¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Lourdes Sada, voluntaria por el gusto de hacerlo

La dinámica del voluntariado según el campo donde se dé, puede ser muy cambiante, los voluntarios van probando diversas opciones hasta que encuentran una o dos que les gustan y ahí se quedan… hasta que vuelven a sentir deseos de cambiar y todo empieza de nuevo. Lourdes Sada llegó a Global Voices en español hace ya más de dos años y desde entonces ha colaborado con más de 400 artículos, entre traducciones y artículos propios. Además de ser una de las voluntarias más activas del grupo, también realiza otras tareas y… bueno, mejor conozcámosla un poco más.

Hola Lourdes, cuéntanos de ti, ¿dónde vives, de dónde eres, qué haces?

Soy española, de Aragón. En España he vivido en Valencia y en Euskadi, pero ya hace 22 años que vivo en Bruselas. Trabajo en casa, por eso tengo bastante tiempo para dedicarlo a lo que más me gusta hacer, voluntariado en línea.

¿Qué te llama la atención del voluntariado en línea? ¿Qué experiencias tienes al respecto?

Empecé a hacer voluntariado en línea cuando mis hijos comenzaron a ir a la escuela. Después de varios años ocupada con ellos, me encontré con unas horas libres durante el día que quería dedicar a algo que fuera útil para los demás y al mismo tiempo me enriqueciera. Como antes de instalarme en Bruselas había empezado la carrera de informática, aunque no pude acabarla por el traslado, el mundo de los ordenadores y de Internet no me era ajeno, y el voluntariado en línea me pareció ideal en mi situación ya que podía aprovechar muy bien el tiempo mientras seguía cuidando de mi familia. Buscando por la red di con una web francesa que buscaba traductores voluntarios y ahí empezó todo.

03

Lourdes en su “bunker”, foto usada con su autorización.

¿Cómo llegaste a Global Voices y qué te mantiene entre nosotros hasta ahora?

Encontré GV buscando en Internet proyectos que necesitaran traductores. Al principio dudaba si ofrecerme como voluntaria, pensé que era un entorno muy profesional, y yo no lo soy. Pero los editores de GV decidieron darme una oportunidad y espero no haberles decepcionado. La traducción para GV es un trabajo que me gusta mucho, porque tengo la oportunidad de traducir sobre temas muy variados. A menudo son noticias de países que no suelen aparecer en la prensa tradicional, otras veces son cosas cotidianas que tampoco llegan a las primeras planas de los periódicos. Todo eso me da una visión más amplia del mundo.

También escribes tus propios artículos. ¿Fue esto una experiencia nueva para ti?

Sí, nunca había escrito antes para ningún medio. A raíz de un incidente en el parlamento español que me indignó, como a muchas otras personas, me ofrecí para empezar a colaborar también escribiendo artículos en GV. Las cosas en España están bastante mal, pero el problema no es solo económico, también es muy doloroso ver la injusticia, la corrupción, la impunidad. Escribiendo artículos sobre todo esto intento que mi indignación se canalice de forma positiva, difundiendo estos hechos para que más gente tenga la información necesaria para tomar las decisiones más convenientes.

¿Has recibido feedback sobre tus artículos?

Sobre todo de compañeros de GV, de amigos y familiares que los leen. En general, creo que les gusta mi forma de escribir, y sobre todo aprecian el esfuerzo que hago para que los artículos resulten amenos y entretenidos. Cuando escribo intento ponerme en la piel del lector, creo que así el texto tiene más posibilidades de resultar interesante y agradable de leer. Ya que tienen la deferencia de leerme, lo menos que puedo hacer por ellos es no aburrirles

Como traductora, ¿cuáles han sido tus mayores desafíos?

Siempre he trabajado como voluntaria, por lo que en general las personas con las que he colaborado han tenido mucha paciencia y me han enseñado muchísimo. Mi primer webmaster me dio un cursillo rápido de html para que pudiera traducir directamente las páginas web, buscando todos los textos entre las etiquetas. Quizá el mayor apuro lo pasé con mi primer encargo, un “tocho” larguísimo que me enviaron con muy poco tiempo, tuve solo cuatro o cinco días para terminarlo y corregirlo. Casi no dormí, pero disfruté muchísimo. El trabajo más grande lo he hecho para Community Empowerment Collective, con los que he colaborado durante muchos años, como traductora, coordinadora y diseñadora web, y aún colaboro cuando me necesitan. No solo traduje más de 400 páginas al español, sino que también diseñé el nuevo formato de la web y convertí más de 4000 páginas en 30 idiomas distintos al nuevo diseño.

¿Cómo ves el panorama actual para los traductores freelancers en la comunidad europea?

Tengo entendido que bastante mal. Nunca ha sido bueno, pero con la crisis, la situación va de mal en peor. Por ejemplo, muchos fabricantes recurren a traductores electrónicos para traducir las instrucciones de sus productos a otros idiomas, aunque resulte un batiburrillo ininteligible. Así, poco a poco se va reduciendo el campo en el que se mueven los freelancers. La mayoría de los traductores que conozco trabajan en las instituciones europeas, quizá sea más aburrido, pero elimina riesgos.

lourdes-bruselas

Lourdes con el autor de esta nota en Bruselas. Foto del autor y cedida para su uso.

¿Qué les dirias a los que están iniciándose en el mundo de la traducción?

Algo muy simple: que lean sus traducciones. En mi humilde opinión, hay una regla básica para que una traducción cumpla con su cometido: que no se note que es una traducción. Por otro lado, que tengan paciencia, que por mal que estén las cosas tarde o temprano tendrán que ir a mejor. Además, como han hecho otros profesionales, los traductores deberían plantearse luchar contra el intrusismo y empezar a exigir que se proteja su campo profesional de personas no cualificadas y sobre todo, de máquinas. Si lo logran, todos saldremos ganando.

Si dependiera de ti, ¿qué cambiarías o profundizarías en Global Voices?

La verdad es que me gusta tal cual está, y aun más con el nuevo diseño. Yo creo que en este caso lo mejor es aplicar la primera ley de la mecánica: si funciona, no lo toques.

Cuéntanos una historia de ti que te defina, o al menos defina un aspecto tuyo que creas es especial.

Si hay algo que creo que se me da muy bien es moverme por la Red, encontrar cosas en Internet, ya sea información, aplicaciones, programas, objetos en venta… no sé si será por paciencia, por intuición o por simple terquedad, pero rara vez no acabo encontrando lo que necesito. Tanto así, que mis amigos me llaman en broma “yopreguntoaLourdes.com”.

En otro orden de cosas, hace unos años, Phil Bartle, autor del CEC, y John Petroff, administrador del PEOI, con quien también colaboré varios años, me nominaron para el premio “Voluntarios del Año” que concede el servicio de voluntarios en línea de Naciones Unidas. Este premio me dio una gran alegría, no solo porque dejó claro cuánto apreciaban ambos mi trabajo, sino por constatar qué buenos amigos he ido haciendo por el camino.

¡Gracias Lourdes!

Pueden leer y seguir las traducciones y artículos de Lourdes acá, y también seguir sus publicaciones en Twitter: @LulesSada.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.