¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Parece que al Ministro del Exterior de Bahréin se le han olvidado los malos tratos a periodistas en su país

A poster at an opposition rally in Bahrain in May 2013 describes the country as "Capital of torture."  Photo by Ammar Bin Yasser. Copyright Demotix

Carteles en una manifestación de mayo de 2013 en Bahréin en los que se lee “Capital de la tortura”. Foto de Ammar Bin Yasser. Copyright Demotix

Bahréin ha negado la entrada de periodistas internacionales [en] en infinidad de ocasiones debido a las fuertes medidas que está tomando contra manifestantes opuestos al régimen. Desde que empezasen las protestas en febrero de 2011, alrededor de cien personas han muerto, así como miles han sido encarceladas. La monarquía suní que gobierna el país ha coartado la libertad de expresión (y va a seguir en esta línea).

Por tanto, no es de dudar que el tuit publicado por el ministro de exteriores Khalid Alkhalifa va a despertar bastante indignación, ya que en él se queja de la doble moral que usan los medios internacionales a la hora de cubrir la invasión israelí en Gaza.

Después de que informase sobre la situación Ayman Mohyeldin [en], reportero de la NBC que cubre los eventos en Gaza, Alkhalifa publicaba el siguiente tuit:

Fue testigo del crimen con sus propios ojos… y no pudieron soportar su honestidad a la hora de hacer su labor periodística… Por eso, lo expulsaron de Gaza.

Mohyeldin recibió una llamada de atención por parte de su canal después de que tuitease sobre la matanza de cuatro niños en la costa de Gaza; posteriormente, se eliminaron las publicaciones que había realizado de la tragedia en Twitter y Facebook. La periodista Rania Khalek, que cuenta con más de 40.000 seguidores, tuiteó las capturas de los mensajes anteriores:

Los mensajes originales, que fueron virales, han sido eliminados. Parece que la @NBCNews ha censurado a su reportero…

La decisión del medio de comunicación desató el enfado de muchos periodistas [en], lo que produjo que Moheyeldin fuera devuelto a su puesto.

Sin embargo, el tuit publicado por el ministro de exteriores Alkhalifa no pasó desapercibido.

Said Yousif, residente en Alemania y vicepresidente del Centro para los Derechos Humanos de Bahréin, contestó a su tuit de esta forma:

Al igual que Al Khalifa expulsó de Bahréin a periodistas por ser testigo de los arrestos y delitos producidos contra ciudadanos.

El usuario Bahrain Doctor, que pide la liberación de médicos en Bahréin, tuiteaba lo siguiente para sus más de 62.000 seguidores:

Tú no eres el más indicado para hablar de libertad de prensa, le has prohibido a cientos la entrada a Bahréin y lo que es peor has torturado a periodistas del país.

La ONG Bahrain Watch ha documentado cientos de casos de periodistas y activistas a los que se les ha denegado la entrada en Bahréin [en]. Nicholas Kristof, columnista del New York Times y ganador de un premio Pulitzer, contó que se había usado gas lacrimógeno y fue detenido [en] en 2011 durante un período breve. Esto sucedió cuando cubría el alzamiento contra el gobierno. Asimismo, también fue deportado [en] poco después de que llegase al aeropuerto de Bahréin en 2012. Después de que también se expulsase [en] del país a Tom Malinowski, Asistente del Secretario de Estado para la Democracia, los Derechos Humados y el Trabajo, por reunirse con un grupo de oposición chií, Kristof publicó este tuit:

Una vez más, tener prohibida la entrada en Bahréin es como si fueras galardonado con el Premio a los Derechos Humanos del Siglo XXI por el rey Hamad. Deberían dar certificados.

Los periodistas que fueron arrestados en Bahréin también han acusado a las autoridades de haberles torturado. Nazeeha Saeed, corresponsal bahreiní de France 24 y Radio Monte Carlo, afirmó ante Media Legal Defence Initiative haber sido golpeada y torturada repetidas veces mientras estuvo bajo custodia policial hace dos años [en]. Por su parte, según informa Reporteros Sin Fronteras [en], el fotógrafo independiente Hussain Hubail, que afirmó haber sido torturado, fue sentenciado a cinco años de prisión por “incitar el odio contra el gobierno” sumado a otros cargos.

En Twitter, Bahrain Doctor publicaba un tuit para el ministro para hacerle recordar lo sucedido con Saeed:

Ejemplo fácil, en caso de que te hayas olvidado: lee las torturas que ha sufrido la periodista Nazeeha Saeed en tus centros de detención.

Antes de la vigésimo sexta sesión, que ha tenido lugar en junio, del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, diez organizaciones que luchan por los derechos humanos y la libertad de expresión volvieron a pedir públicamente la liberación de los periodistas [en] que continúan detenidos en Bahréin (incluyendo a Hubail). De momento, no hay respuesta por parte de Bahréin.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.