¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Miedo, amor y el enemigo favorito de Internet en Irán (es Facebook)

"My Stealthy Freedom" page and Foreign Minister Zarif. Images used with permission, mixed by Fred Petrossian.

Página web “My Stealthy Freedom” y el Ministro de asuntos exteriores Zarif. Foto usada con autorización, collage por Fred Petrossian.

Escrito por Mahsa Alimardani y Fred Petrossian [en].

El 13 de julio 2014, la agencia oficial de noticias de Irán informó que ocho personas habían sido sentenciadas en conjunto a un total de 127 años de prisión por sus actividades en Facebook. Según se informa, los ocho jóvenes fueron acusados de “atentar contra la seguridad nacional, distribuir propaganda contra la clase dirigente, insultar lo sagrado así como a los jefes de la República Islámica”. El Poder Judicial iraní no ha revelado las identidades de los sentenciados o los detalles de estas actividades ofensivas. Los activistas iraníes tanto dentro como fuera del país parecen no conocer nada más del caso.

Las sentencias parecen ser parte de una tendencia. En mayo de 2014, una mujer británico-iraní de 47 años fue sentenciada [en] a 20 años de prisión por comentarios en Facebook contra el líder supremo y la República Islámica. Otros siete usuarios de Facebook [en] en el país fueron apresados al mismo tiempo.

En sus 35 años de existencia, la República Islámica de Irán no ha tolerado la libertad de expresión ni las reuniones públicas fuera de su control. Facebook se parece en algo a estas dos cosas y es una plataforma fácil de usar.  ¿Qué podría suceder si los ciudadanos iraníes dispusieran de acceso ilimitado a Facebook? Persecución —y persecución— a los usuarios de Facebook como una forma de infundir miedo en la población. Los casos recientes constituyen un ejemplo escalofriante de lo que podría suceder a los iraníes que tratan de expresar sus ideas en línea.

Irán y Facebook: ¿Un romance condenado?

La relación del Gobierno con la red social más popular [en] es complicada, frágil y con frecuencia parece vacilar entre el amor y el odio. A pesar de que en Irán, Facebook está controlado, el presidente Hassan Rouhani y muchos en su gabinete, particularmente el ministro de Asuntos Exteriores Mohammad Javad Zarif, están entre los usuarios de Facebook más experimentados y populares en Irán. Todos los candidatos presidenciales de 2013 [en], aprobados por las máximas autoridades dentro de Irán, conocidas como el Consejo de guardianes, usaron Facebook para promover sus campañas. Esta aceptación tácita de la plataforma de quenes están dentro de la élite destaca dos hechos. El primero es que el filtro no funciona dentro de Irán. El Ministro de Cultura y Orientación Islámica ha verificado esta afirmación diciendo que estima [en] que alrededor de 4 millones de iraníes usan Facebook. Segundo, Irán no odia a Facebook, más bien Irán desea controlarlo.

El gobierno de Rouhani ha destacado [fa] públicamente su preocupación por el estado de internet en Irán y desde hace mucho tiempo ha criticado las prácticas de filtrado. Pero las acciones de Rouhani han estado lejos de sus promesas cuando los usuarios de Facebook y los blogs de artilugios han recibido largas penas de cárcel. Técnicamente, estas decisiones se encuentran fuera del control de la autoridad presidencial y dentro de la discrecionalidad del poder judicial y a veces del líder supremo. Aún así, el presidente tiene voz y puede tomar partido por los injustamente encarcelados. Sin embargo, se ha mantenido en silencio.

Facebook y el Movimiento Verde

Facebook se convirtió en una herramienta central durante los movimientos de protestas del 2009 mientras millones de iraníes desafiaban al régimen y protestaban por la controvertida elección presidencial. El candidato presidencial Mir-Hussein Mousavi, figura destacada del Movimiento Verde que siguió las elecciones, usó Facebook para transmitir su mensaje y comunicarse con sus seguidores. El miedo a la popularidad de los candidatos reformistas como Mousavi en Facebook llevó a filtrar [en] el sitio un mes antes de las elecciones de 2009.

Cuatro años después de que el Movimiento Verde fuera reprimido y sus líderes puestos bajo arresto domiciliario, las autoridades iraníes denunciaron [fa] públicamente a Facebook como un enemigo de la República Islámica.

Esta represión ha tenido un efecto doble. Mientras algunos internautas dejaron de bloguear pues fueron encarcelados, otros escaparon de la represión y se trasladaron al extranjero solo para perder su relevancia así como su audiencia en línea fuera del país. Esto ayudó a crear el fenómeno conocido como la disminución [en] de los blogueros. Facebook emergió rápidamente para llenar este vacío, pues emergieron campañas exitosas que con frecuencia funcionaron como un puente entre Irán y el exterior. Un ejemplo popular de esto es “My Stealthy Freedom” (Mi sigilosa libertad), la página de Facebook de la periodista londinense Masih Alinejad que publicó una serie de fotos de ella en espacios públicos iraníes sin hijab. Esto dio inicio a un movimiento de masas virtuales y su página [en] obtuivo más de 500.000 me gusta y una afluencia de fotos y comentarios desde Irán. Esta página de Facebook se convirtió en una salida para las mujeres iraníes a desafiar el sistema islámico de 35 años de hijab obligatorio.

Un llamado a Rouhani

Actualmente, ocho usuarios de Facebook enfrentan acusaciones de actividad criminal contra la clase dirigente, pero los detalles de sus delitos son desconocidos. Hay líneas rojas en la República Islámica sobre qué constituye contenido criminal en línea pero son difíciles de identificar y parecen estar siempre en proceso de cambio. Esto perpetúa aun mas las ambigüedades sobre qué constituye un delito en línea y deja a los internautas, sin saberlo, vulnerables a arrestos arbitrarios y a veces incluso a asesinatos como el de Sattar Beheshti [en] en 2012. La imprecisión de estas detenciones crea una atmósfera de temor donde las autoridades pueden acusar a quien quieran de actuar contra el Estado y deja a los ciudadanos adivinar cuáles son las consecuencias que enfrentarán por hablar en línea.

En una entrevista [en] con David Gregory de NBC, Zarif hizo a Occidente una solicitud razonable: respeto por la gente del Medio Oriente. En el mismo sentido, solicitamos al gobierno de Rouhani adoptar una postura de respeto hacia los ciudadanos iraníes y condenar los injustos arrestos y castigos a sus internautas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.