¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En su guerra mediática contra Palestina, Israel lucha para ganar “los corazones y la razón”

"Infographics: What Would You Do?" by Israel Defense Forces via Flickr (CC BY-SA 2.0)

“Infografía:¿Tú qué harías?” de las Fuerzas de Defensa israelíes a través de Flickr (CC BY-SA 2.0)

Escrito por Leila Nachawati. Una versión de este artículo fue publicada por el periódico español Eldiario.es. 

En 2009, los ataques israelíes contra Gaza fueron el primer conflicto en el que mediaron las redes sociales [en]. Tanto fuera como dentro de la Franja de Gaza, ciudadanos y miembros de Hamás hicieron uso de Facebook, Twitter, YouTube y otras plataformas para documentar y condenar los ataques. Sin embargo, ninguno de estos grupos usaron estas redes de una forma tan intensiva y coordinada como las Fuerzas de Defensa israelíes (IDF).

Cinco años más tarde, mientras las escenas de terror y destrucción se vuelven a repetir, Israel redobla sus esfuerzos en material propagandístico con objeto de mostrarle al mundo su lado más tierno.

Una batalla online por los “corazones y la razón”

Las operaciones militares israelíes siempre han ido acompañadas de intensos informativos que intentan mitigar su impacto en la opinión pública internacional. Desde noticias más sensibles como en “Cast Lead” [en] en 2009 a más explicativas como en “Protective Edge” [en] en 2014, los miembros del hasbara (en hebreo: propaganda pro-israelí) han sido creados para mostrarle al mundo los motivos de Israel.

En 2008, justo antes de que empezaran los ataques en Gaza, el gobierno israelí decidió reemplazar las conferencias de prensa tradicionales en tiempos de guerra por una serie de iniciativas basadas en los medios sociales. Yarden Vatikai, antiguo oficial del ejército, preparó las directrices para realizar la campaña junto con el Ministerio de Defensa y la Agencia Judía.

En este respecto, una de las iniciativas consistió en ofrecer talleres a los oficiales del ejército sobre los nuevos medios de comunicación. Todo esto tuvo lugar en el Centro Interdisciplinario de Herzliya. Por su parte, Avi Benayahu, portavoz de las Fuerzas de Defensa, declaró [en] en febrero de 2009 lo siguiente: “A la hora de comunicar lo que tenemos que decir, el futuro está en los nuevos medios de comunicación. El IDF ha llegado a Internet para ganarse los corazones y la razón”.

YouTube se convirtió en el frente más importante de la campaña cuando el ejército israelí creó su propio canal. El canal incluye un vídeoblog donde algunos portavoces del ejército describen los ataques como “acciones de autodefensa humanitaria”. Asimismo, en 2009, entre las labores del hasbara, se incluía contactar de forma directa con periodistas de todo el mundo. Por tanto, a diario, se enviaban mensajes de textos a miles de periodistas, diplomáticos y autores de blog de influencia. Estas personas recibían notas de prensa, sesiones informativas y, también, se les ofrecía visitar la comunidad israelí de Negev (que limita con Gaza).

Niv Calderon, experto israelí en estrategias en medios sociales, fue contratado por el Ministerio de Asuntos Exteriores [en] antes de la invasión de Gaza. Su misión consistía en crear un “sentimiento prebélico sin precedentes para luego promover la propaganda israelí por todo el mundo”. En las propias palabras de Calderon, “Hay una guerra mediática y cada ciudadano, cada computadora, es un soldado”.

"When is a House a Home?" visualization by Israel Defense Forces.

“¿Es esto una casa?” visión de las Fuerzas de Defensa israelíes.

Haneen Zoubi, directora del Centro de Prensa I'lam para Árabes y Palestinos en Israel [en], se refirió a la cobertura de los ataques de 2009 como “un insulto a la libertad de prensa”. En 2006, durante la invasión del Líbano, Zoubi denunció [en] a la prensa israelí al argumentar que “habían abandonado su labor periodística sin disculparse o anunciarlo previamente. […] Parece que ya no son capaces de realizar su deber profesional al haberse convertido en marionetas del patriotismo“.

Por otra parte, Avital Leibovich, Directora de Prensa Internacional del IDF, afirmó “haberse sorprendido positivamente” por la forma en que la prensa internacional había cubierto el conflicto, incluso en medios que se consideraban neutrales o, desde luego, no pro-israelíes. Asimismo, terminaba diciendo lo siguiente: “Al fin, la comunidad internacional comprende que Hamás es un agresor”.

Los esfuerzos del Hasbara aumentan

Cinco años más tarde, el rol del ejército a la hora de documentar y divulgar propaganda ha aumentado a través de vídeos en YouTube y nuevas cuentas oficiales en Facebook y Twitter que a su vez, muestran un flujo constante de mensajes [en].

La actual estrategia mediática incluye docenas de infografías y materiales visuales en un intento de mostrar la forma de pensar de los israelíes. Esta estrategia es similar a la empleada por el galardonado proyecto Visualizing Palestine, que se centraba en mostrar los efectos que la ocupación de Gaza tenía en los palestinos.

En este sentido, una de las imágenes más virales muestra cómo una casa en Gaza se convierte en un objetivo. En la imagen, se lee: “¿Cuándo una casa es una casa y cuándo es un objetivo militar?” Esta imagen se realizó en respuesta a las acusaciones de que Israel bombardeaba casas en Gaza de forma indiscriminada. Asimismo, otra imagen realiza la siguiente comparación: “lo que hace Israel para proteger a sus civiles contra lo que hace Hamás para poner en peligro a sus civiles”.

Otra imagen bastante efectiva (al principio del artículo) muestra una serie de misiles cayendo sobre capitales del mundo; entre las que se incluyen, Nueva York, Londres y París. En esta imagen tan poderosa, se les pide a los internautas que comparten la imagen si “creen que Israel tiene derecho a autodefenderse”.

En 2014, la campaña pro-israelí también incluía anuncios que aparecían cuando una persona estaba viendo vídeos en YouTube. Esta cuenta está administrada por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel y contiene un gran número de vídeos propagandísticos en contra de Hamás.

Entre 2009 y 2014, los esfuerzos propagandísticos aumentaron con el fin de incluir en las batallas online a mayores segmentos de la sociedad israelí. En el punto de mira se situaban las universidades. Según un artículo [en] publicado por Haaretz en agosto de 2013, la oficina del Primer Ministro estaba planeando, en colaboración con el Sindicato Nacional de Estudiantes Israelíes, la creación de “grupos secretos” en las siete universidades del país para que trabajasen por el hasbara (es decir, para limpiar la imagen diplomática y mediática de Israel).

Screen capture of YouTube Channel for Israel's Foreign Affairs Ministry.

Captura de pantalla del canal de YouTube del Ministro de Exteriores israelí.

En 2014, la universidad de Haifa anunció un curso de ciberguerra [en] para luchar online contra la falta de legitimidad que se le está dando a Israel. Además, hay otras universidades que están trabajando en iniciativas propagandísticas como, por ejemplo, Bar Ilan [en], la Universidad Judía y la Universidad Ben Gurion [en].

Las historias que se cuentan a través de la máquina propagandística oficial de Israel chocan con las imágenes de devastación en Gaza. Tan solo el 16 de julio, cuatro niños murieron a manos de aviones de guerra israelíes mientras jugaban en la playa; asimismo, el hospital Wafa de Gaza fue reducido a escombros por los tanques israelíes. De momento, el 77% de las víctimas son civiles, lo que el historiador israelí Ilan Pappé ha descrito como “aumento del genocidio” [en].

La campaña mediática del ejército también crea confrontación con algunos israelíes. Algunas iniciativas ciudadanas en Internet como Breaking the SilenceB'Tselem, sumadas a protestas en la calle [en], intentan mostrar una historia muy diferente a la oficial.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.