¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

#FreeZone9Bloggers: el 31 de julio de 2014, tuiteamos por los derechos humanos —y seres humanos

FreeZone9 Tumblr. Images reused with permission.

FreeZone9 Tumblr. Imágenes reusadas con permiso. 

#FreeZone9Bloggers. Pareciera que ya lo hubiéramos escrito mil veces. Pero los blogueros aún permanecen detenidos en la cárcel. Y ahora han sido formalmente acusados de terrorismo [en].

Seis de estos hombres y mujeres trabajaron juntos para crear Zone9, un grupo de blogueros [en] bajo el lema, “blogueamos porque nos importa.” Ellos lo hicieron en su Etiopía natal, un país donde los medios estatales dominan el negocio de la información y donde prestigiosos grupos por la libertad de expresión han sido alcanzados por acusaciones de brindar apoyo a actividades terroristas.  

En amárico y en inglés, los blogueros escribían sobre los temas sociales y económicos más acuciantes del país. Escribieron sobre arte y literatura. Como colectivo, comenzaron a escribir y a hablar sobre la constitución de su nación. Los miembros de Zone9 consideraban que esta era la clave:  Si los ciudadanos lograran que su gobierno se sometiera a su propia legislación, las estructuras políticas del país y el tejido social podrían resultar fortalecidos. 

Journalist Reeyot Alemu, jailed in Ethiopia since 2011. Photo used with permission.

Periodista Reeyot Alemu, presa en Etiopía desde 2011. Fotografía usada con permiso.

Arrestados el 25 y 26 de abril de 2014 seis de los blogueros de Zone9 y tres periodistas etíopes fueron llevados frente a un juez en repetidas oportunidades-al menos cinco veces. En cada una de esas oportunidades los investigadores de la policía solicitaron una prórroga para reunir evidencia buscando meticulosamente en las cuentas en línea, en los discos duros de las computadoras e incluso en documentos secuestrados de los hogares de los acusados.

Durante tres meses, la realidad cotidiana de los blogueros ha estado determinada por el sistema de justicia del Frente Democrático Revolucionario del pueblo etíope (EPRDF), el partido que gobierna la nación desde 1991. Como líder del país más populoso de África, el EPRDF es el beneficiario de un enorme flujo de ayuda humanitaria y militar extranjera, principalmente orientada a fortalecer y mantener un baluarte de seguridad en el Cuerno de África, donde los niveles de tensión étnica, corrupción, y crimen son elevados. 

Los cargos de terrorismo no son nada nuevo para los periodistas en Etiopía. Los miembros de Zone9 de hecho tomaron su nombre de Kality, una prisión en las afueras de Adís Abeba, donde los periodistas Eskinder Nega [en] y Reeyot Alemu han estado detenidos desde 2011. Kality está dividida en ocho zonas diferentes, la última de las cuales — la Zona ocho — está dedicada a los periodistas, activistas por los derechos humanos y disidentes. Endalk, uno de los tres miembros de Zone9 que hoy permanece libre, explicó que cuando el grupo se formó “decidimos crear un blog para la proverbial prisión en la cual los etíopes viven: la Zona Nueve.”

Si fueran condenados, los blogueros se sumarán a la lista de al menos dieciocho periodistas que han corrido la misma suerte en los últimos años. Todos los condenados permanecen aún en prisión.

La lista de cargos que se les imputan a los blogueros, 19 fojas escritas en amárico, parece una lista de las actividades populares entre los activistas por los derechos digitales en todo el mundo. Los cargos detallan las campañas públicas que ellos han impulsado, el contenido de su blog, y sus esfuerzos para aprender las herramientas de seguridad de vanguardia usadas por los activistas alrededor del mundo.

Este lunes, el 4 de agosto de 2014, comenzará el juicio contra estos blogueros que viven en un país donde menos del 2% de la población usa internet. Sus amigos más cercanos pronostican que el proceso judicial podría llevar meses y extenderse al menos hasta las elecciones nacionales, programadas para mayo de 2015. Por lo tanto, ellos deben esperar y nosotros también. 

Hoy, estamos tuiteando pidiendo justicia para los miembros de Zone9. La red de amigos y partidarios de los blogueros tiene la firme convicción de que contribuir al esclarecimiento de la historia podría marcar una verdadera diferencia en el resultado del caso. Y la organización de la etiqueta para la campaña es crucial en momentos como este. Pero hay momentos en los que la tarea me permite hacer una pausa.  

Tres meses atrás, sin ser consultados ni decidir por sí mismos, los miembros de Zone9 pasaron a integrar las filas de los reflexivos, decididos, usuarios de internet que comparten el dudoso honor de que sus nombres aparezcan insertados en una etiqueta “#Liberen a___”. En cuanto comencé a tipear la etiqueta, la función de Twitter trató de completar mi pensamiento y me ofreció una extensa lista de opciones que han sido usadas previamente: #FreeAlaa [en] #FreeAlexSodiqov [en], #FreeAnouzla [en], #FreeBassel, Liberen a _____ – siempre un nuevo nombre para llenar otro vacío. 

Befeqadu Hailu. Photo used with permission.

 Befeqadu Hailu, miembro de Zone9 y autor de GV. Fotografía usada con permiso. 

Cada una de estas personas estaba haciendo algo importante, poderoso. Los gobiernos muy rara vez buscan silenciar a aquellos cuyas palabras tienen poca llegada o un impacto menor. Pero intento entender cómo estos individuos se vuelven extrañamente similares, una vez que son arrestados, detenidos, encarcelados y silenciados. Desde la distancia ¿quién puede diferenciar una etiqueta  #Liberen a ______ de la siguiente? 

Pero nosotros estamos haciendo todo esto porque creemos que puede hacer una diferencia. Planeamos estrategias “alternativas” y campañas públicas, todo porque nos interesan los individuos en particular y los derechos que las personas representan. Tuiteamos con las mejores intenciones. Espero que cuando nuestros amigos finalmente sean liberados y sus etiquetas no se necesiten más, ellos sabrán que esta no fue una campaña más, sino que fue un esfuerzo mediado que surgió desde el fondo de nuestros corazones.

Con esto en mente, pasaré el día tuiteando acerca de los blogueros de Zone9. La comunidad de Global Voices quiere se haga justicia con estas personas – queremos que sean liberados y que continúen impulsando los cambios sociales y políticos en Etiopía y puedan vivir libres de la amenaza de ser perseguidos, arrestados o encarcelados. 

Y queremos que sean libres para ser ellos mismos. Cuatro de los detenidos son miembros activos de la comunidad de GV. Zelalem debe recuperar la posibilidad de leer y compartir antiguos textos griegos en su blog. Edom debe volver a informar los desafíos ambientales que enfrenta su país. Befeqadu debe continuar planteando preguntas provocativas acerca de la nación y de la revolución en el blog de Zone9. Y Abel debe volver a liderar el equipo de amárico de Global Voices, con más seguidores, autores, traductores y lectores que nunca antes. 

Si tiene un momento libre hoy, haga lo que pueda por los blogueros de Zone9. Tuitee, comparta una fotografía, envíe una carta, haga una declaración o escriba un post en un blog. Esas actividades en verdad pueden hacer la diferencia. 

Six of the detained bloggers in Addis Ababa. Photo used with permission.

Seis de los blogueros detenidos en Adís Abeba. Fotografía usada con permiso. 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.