¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Empresas francesas quieren crear casas más inteligentes

Panel de control digital para una casa CC BY-SA 3.0

Panel de control digital para una casa. CC BY-SA 3.0

El Internet de las cosas ha dado lugar a nuevas aplicaciones con las que mejorar la operatividad de los edificios. Se trata de un mercado en plena expansión con nuevas empresas francesas a la vanguardia del sector. 

Los objetos conectados van poco a poco entrando en los hogares de Francia. Los franceses, en un momento en el que se democratiza el uso de Internet móvil, se muestran entusiasmados ante las aplicaciones para la gestión del hogar, en concreto, para tratar de ahorrar dinero en sus facturas de la calefacción.

Jean-Luc Beylat, presidente de Alcatel Lucent, una compañía de telecomunicaciones con sede en París, explicó la importancia del crecimiento de la Internet de las Cosas en una entrevista con la web de noticias tecnológicas Silicon:

Je pense que nous sommes en train de vivre la première révolution technologique du 21éme siècle. Quelque chose d’aussi important que l’arrivée du train, de la vapeur ou de l’électricité. Ce n’est pas un hasard si des philosophes comme Bernard Stiegler s’y intéressent. Mais il faut bien attention faire à ne pas créer de blocages

Creo que estamos viviendo la primera revolución del siglo XXI. Algo tan importante como la invención de la locomotora, la máquina de vapor o la electricidad. No es casualidad que filósofos como Bernard Stiegler se hayan interesado en esto. Sin embargo, tenemos que tener cuidado de no crear obstáculos.

El concepto de “domótica” (automatización doméstica), que consiste en conectar en red y automatizar el funcionamiento de los equipos eléctricos de una casa o edificio con el fin de ahorrar energía o mejorar el confort, se originó en los años 80. Hoy hablamos de “edificios inteligentes”, término que se refiere tanto a la idea de casas conectadas individualmente (“casa inteligente”) como a edificios con energía neta positiva (“edificio inteligente”).

Comedero para gato doméstico controlado por Internet en un hogar CC BY 3.0

Comedero para gato doméstico controlado por Internet en un hogar CC BY 3.0

Hasta ahora, los “servicios domésticos” de eficiencia energética no han encontrado realmente su mercado. Sin embargo, ya existe una demanda de información y de atención al cliente, que tendrá que verse reforzada considerablemente en los próximos años. Además, dentro del contexto creado por las directivas europeas, por el Grenelle Environnement y por las decisiones que se derivan de ello, el desarrollo de nuevas aplicaciones, el rendimiento y la inteligencia de los equipos llevarán a que los suministradores de energía refuercen las relaciones con sus clientes.

Con más ahorro, mejor confort y protección del medio ambiente, y cada vez más incentivos para gestionar su demanda a través de unas ofertas tarifarias más dinámicas, los clientes van a exigir estar mejor informados y asistidos por las tecnologías para una utilización más adecuada de sus aparatos. Un estudio publicado por Accenture en 2013 reveló que solamente el 22 por ciento de los encuestados en Europa confían en su compañía eléctrica a este respecto. 

Para aprovechar este mercado, la empresa Qivivo, una nueva empresa de Nantes, comercializa un “termostato inteligente” con servicios web asociados para calderas y calentadores eléctricos.

Para que el sistema funcione, basta con que la casa esté equipada con un router ADSL. Una vez instalado, el termostato se conecta al router gracias a un módulo “pasarela” con el que se comunica. No es necesario realizar ajustes, ya que un software informático en la nube controla el termostato mediante la conexión de Internet. El usuario no tiene, por tanto, que hacer ninguna manipulación ni hay cables que recolocar; es una solución “plug and play”. No obstante, si fuera necesario, podría tomar el control a través de una aplicación en su ordenador, tablet o smartphone.

Además, gracias a los algoritmos de la inteligencia artificial, el termostato optimiza el funcionamiento del sistema de calefacción por aprendizaje. El fundador de Qivivo, Adrien Suire, explica cómo funciona:

Durant la première semaine d’utilisation, le thermostat va se programmer pendant la nuit des cycles marche/arrêt pour déterminer le temps de montée en température. Par itération, le thermostat intègre dans son fonctionnement le comportement d système de chauffage, ainsi que la signature énergétique de la maison. De plus, en collectant les données météo, le système va être en mesure d’anticiper la demande de chauffage.

Durante la primera semana de uso, el termostato se programa durante la noche en ciclos de encendido/apagado para determinar el tiempo de subida en la temperatura. Por iteración, el termostato integra en su funcionamiento tanto el comportamiento del sistema de calefacción como la firma energética de la casa. Además, al recopilar la información meteorológica, el sistema será capaz de anticipar la demanda de calefacción.

Otra  nuevaempresa francesa, Netatmo, dispone igualmente de un termostato conectado, con capacidad de “aprendizaje”, en fase de desarrollo.

Su estación meteorológica adyacente mide la calidad del aire en el exterior (humedad, temperatura, presión atmosférica); y otra mide la calidad del aire en el interior (concentración de CO2 y humedad). De nuevo, su puesta en funcionamiento es inmediata: los módulos se comunican entre ellos y con el router de Internet en el hogar a través de wifi; los usuarios solamente tienen que descargarse la aplicación Netatmo en un dispositivo de su elección -ordenador, teléfono o tablet- y configurarlo con el módulo.

Para la implementación de su aplicación de hábitat interconectado “B Domo”, Netatmo se ha asociado con Bouygues Telecom. Teniendo en cuenta la importancia actual de la calidad del aire en espacios interiores, otros acuerdos son imaginables, especialmente, con suministradores de sistemas de circulación del aire.

Francia, convertida en un terreno fértil de empresas emergentes especializadas en objetos interconectados, aparece como un Silicon Valley pero sin ser consciente de ello. La tecnología digital entra de lleno en los edificios y el mercado de las Smart Homes (casas inteligentes) experimentará innovaciones y un boom sin precedentes. Un paso adelante para una Francia digital que no debería ser desaprovechado.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.