¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cientos de yazidís rescatados, pero muchos más corren peligro mientras el Estado Islámico gana terreno en el norte de Iraq

Militant hoisting the Islamic State flag, replacing the Kurdish flag

Militantes izan la bandera del Estado Islámico reemplazando la bandera kurda, tuiteado por una cuenta supuestamente asociada al Estado Islámico @nynwa_news.

Cientos de yazidís que se encontraban atrapados en las montañas al norte de Iraq fueron rescatados, según los funcionarios de la ONU. Desde el 3 de agosto de 2014, decenas de miles de hombres, mujeres y niños yazidís han estado atrapados bajo temperaturas abrasadoras. Al menos 40 niños han muerto de sed y otros 25,000 están amenazados por la hambruna. 

Los yazidís son una minoría étnico-religiosa en Iraq, que huyeron de sus casas en la antigua ciudad de Sinjar cerca de la región autónoma de Kurdistán y de la frontera entre Iraq y Siria, luego de la derrota de las fuerzas kurdas en la región ante los militantes del Estado Islámico (también conocido como el ISIS), el domingo 3 de agosto.

Los yazidís, así como otras minorías en Iraq, son blanco de secuestros y ejecuciones por los militantes de ISIS. Étnicamente kurdos, la religión yazidí posee algunos aspectos del antiguo Zoroastrismo. Muchos de los iraquíes se refieren a los yazidís como “adoradores del diablo”, pues su fe contiene la narrativa de un ángel caído, similar a las religiones abrahámicas.

Mientras el grupo extremista suní ha estado tomando el control de ciudades al oeste y ahora al norte de Iraq, y ha llegado a tomae un cuarto del territorio iraquí en los últimos meses, la mayoría chiita y las minorías cristianas y yazidís han sido forzadas a huir de sus casas o a enfrentarse a ejecución.

La guerra del Estado Islámico contra los “infieles”
No todos los habitnates yazidís lograron huir a tiempo de Sinjar. Algunas páginas web de noticias kurdas hablan de 100 a 2000 muertos. La página web kurda, Rudaw, entrevistó a refugiados yazidís que hablan de 300 muertos. Cuentan también que 500 mujeres y niñas fueron llevadas a Mosul para ser” vendidas”.

No es el primer intento del Estado Islámico de limpiar étnicamente una región y librarse de personas consideradas como “indignas” o “infieles”. Los militantes del ISIS hicieron lo mismo con los cristianos asirios en Mosul, la segunda ciudad más grande de Iraq, ocupada el 10 de junio de 2014, y a los chiitas turcos en Guba y Shireekhan, ciudades que controlan desde el 23 de junio. Algunos cristianos asirios habían huido y buscaban refugio entre los yazidís en Sinjar.

El patrón parece ser el mismo: el Estado Islámico ordena que la población civil evacúe el área, se convierta al islamismo o enfrente al exterminio. El bombardeo a los lugares sagrados importantes para los chiitas, los suníes, los cristianos, judíos o yazidís es muy común.  

Ayub Nuri escribe en la página web kurda, Rudaw:

Shingal [Sinjar] is occupied by a group that has no business being there. Do they hope to convert the local population to Islam? Do they hope to stay forever? It is impossible. The Yezidis have held on to their beliefs for 4,000 years. They have resisted, defied and survived the first Islamic conquest and hundreds of years of subsequent persecution and degradation at the hands of their neighbors. They will not give up now. Like the people of Leningrad during World War II, they would rather resist not five days but five years than descend the mountain and submit to the will of a radical group that commits a massacre wherever it goes.

[…] The people of Leningrad withstood a siege by Hitler’s forces that lasted almost three years until they saw their enemy defeated. The Yezidi Kurds will also see the backs of their enemies and will sooner or later return to rebuild their homes and shrines. But why to sit and watch them die? Young men from every corner of Kurdistan have taken up arms and are now fighting for Shingal. The whole world should do the same.

Sinjar fue ocupada por un grupo que no tiene nada que hacer estar ahí. ¿Esperan convertir a la población local al islamismo? ¿Esperan quedarse para siempre? Es imposible. Los yazidís han mantenido su creencia por 4000 años. Han resistido, derrotado y sobrevivido a la primera conquista islámica y a cientos de años de persecución consecutiva y degradación de las manos de sus vecinos. ¡No renunciarán a su fe! Cómo el pueblo de San Petersburgo durante la segunda guerra mundial, preferirán resistir no cinco días sino cinco años, antes que bajar de las montañas y rendirse a la voluntad de un grupo radical que comete masacres por donde pasa.

El pueblo de San Petesburgo soportó el asedio de las fuerzas de Hitler por casi tres años hasta que vieron al enemigo derrotado. Los kurdos yazidís también verán la derrota de sus enemigos y tarde o temprano volverán y reconstruirán sus casas y templos. ¿Por qué sentarnos a observar su masacre? Jóvenes de todos lados de Kurdistán han tomado las armas y luchan actualmente por Sinjar. El mundo entero debería hacer lo mismo.

El Estado Islámico (IS), también conocido como Estado Islamista del Iraq y el Levante (ISIS) era Al Qaeda en Iraq. Pero el IS y Al-Qaeda se separaron oficialmente en febrero del 2014, después que el IS, según consta, desafiara repetidas órdenes de matar menos civiles en Siria. Desde el 10 de junio, el IS ha tomado el control de cinco yacimientos de petróleo en Iraq. Algunos  expertos creen que el IS puede reemplazar a Al-Qaeda como el grupo extremista más importante en el mundo. El grupo actualmente controla un tercio de Siria y un cuarto del Iraq, un área equivalente en tamaño a Gran Bretaña.

Las fuerzas kurdas se enfrentan al Estado Islámico
La ocupación de Sinjar fue la primera gran derrota de las fuerzas kurdas, que han estado defendiendo el norte de Iraq de los avances del Estado Islámico.

Al momento de redactarse esta publicación, las fuerzas kurdas estaban planeando un contraataque. El primer ministro Nouri al-Maliki ordenó que su fuerza aérea apoyara a las fuerzas kurdas. Hasta ahora, Maliki ha tenido roces con las fuerzas kurdas de la región semiautónoma del Kurdistán, en Iraq, en la lucha contra el Estado Islámico. Luego de la ocupación de Mosul por el Estado Islámico, las fuerzas kurdas tomaron control del vecino Kirkuk, una estratégica ciudad petrolera, lo que no recibió muy buena acogida por parte de Maliki.

El 6 de agosto, en una declaración emitida por una cuenta de los medios sociales que se cree pertenece al Estado Islámico, el grupo declara haber capturado una presa estratégica en el norte y prometió seguir su objetivo y establecer un califato islámico que conecte las fronteras de Iraq y Siria. El grupo actualmente controla una parte significante del territorio en dos de las fronteras de Kurdistán – con Iraq y Siria.

Yazidís bajo amenaza
Los yazidís han sido discriminados durante siglos, acusados de ” adoradores del diablo”.

“En nuestra historia, hemos sufrido 72 masacres. Tememos que Sinjar pueda convertirse en el número 73”, dijo Haji Ghandour, parlamentario yazidí iraquí, en una entrevista para el Washington Post. 

Según las Naciones Unidas, a causa del Estado Islámico, 200,000 yazidís abandonaron varias ciudades del norte de Iraq y cerca de 147,000 se han refugiado en las regiones semiautónomas kurdas, causando el más grande y más rápido influjo de refugiados en décadas. Existen cerca de 500,000 yazidís en Iraq.

Los yazidís de tercera edad fueron particularmente vulnerables durante el éxodo hacia el Monte Sinjar y las áreas vecinas bajo control kurdo. Donatella Rovera, consejera principal sobre la capacidad de respuesta a la crisis de Amnistía Internacional, tuiteó la historia de un anciano que, afortunadamente, logró sobrevivir:

Caminé 10 horas para escapar al ataque del ISIS en mi pueblo, dijo un yazidí de 80 años. Ahora esta es su casa…

Hay una grabación de la llegada de los yazidís a Monte Sinjar de Ajansa Nûçeyan a Firatê, o ANF, y republicado en la página web de The Guardian, en Reino Unido.

El Estado Islámico publicó una declaración en árabe, en Twitter, con un adjunto explicando su “conquista. El enlace contenía más de 40 imágenes gráficas, pero por alguna razón el IS las ha retirado:

Los últimos detalles sobre las más recientes invasiones y conquistas, entre ellos dos operaciones de martirio.

El enlace en este tuit llama a los yazidís de “apóstatas”. Una de las imágenes que fue después retirada, enseñaba el asesinato de un hombre yazidí y contenía una leyenda con un versículo del Corán sacado de contexto:

فإذا لقيتم الذين كفروا فضرب الرقاب

¡Cuando encuentres a los que [en la guerra] se empeñan en ocultar a la verdad, aniquílalos!

Los yazidís piden detener el genocidio

Fiyan Dakheel, miembro yazidí del parlamento iraquí y de la Alianza Kurda, estalló en lágrimas el 5 de agosto, pidiendo a la asamblea “detener el genocidio”:

Mr Speaker,

We are being butchered under the banner of “No God but God” [some disturbances in the parliament after that statement]. To this day, 500 Yazidi men and boys have been butchered. As we speak, there is a genocide taking place against the Yazidis. [Some more disturbances]. Please Mr Speaker, allow me to finish. My family is being butchered! Just like all Iraqis are being killed. Shias, Sunnis, Christians, Turkmen, Shabak… and today Yazidis. Please brothers, lets put aside all political differences, and stand with us as fellow human beings. I am speaking here in the name of humanity. Please save us! Save us! For the 48 hours, 30 thousand families have been stuck in the Sinjar mountains. Without water, without food, they are dying. Seventy children died from thirst. Fifty elderly men and women died from the bad circumstances. Our women are being used as concubines and sold in the markets. Mr Speaker, we demand the immediate intervention of the Parliament to stop this genocide. There have been 72 attempts to wipe out the Yazidis, and it is being done again in the 21st century. We are being killed. We are being butchered. A whole religion is being wiped out from the face of the Earth. Brothers, I call upon you upon the name of humanity, rescue us!

Sr. Presidente:

No están masacrando bajo el lema “Ningún Dios más que Dios” [algunos disturbios en el parlamento luego de la declaración]. Al día de hoy, 500 hombres y niños yazidís han sido masacrados. Mientras hablamos, un genocidio se está llevando a cabo en contra de los yazidís [más disturbios]. Por favor, señor presidente, permítanme terminar. ¡Están masacrando a mi familia! Están masacrando a los iraquíes. Chiitas, sunís, cristianos, turcos, chabaquiés… y ahora yazidís. Por favor, hermanos, dejemos de un lado nuestras diferencias políticas y unámonos cómo seres humanos. Hablo en nombre de la humanidad. ¡Sálvennos!  Desde hace 40 horas, 30 mil familias se encuentran atrapadas en los montes de Sinjar. Sin agua y comida, están muriendo. Varios niños han muerto de sed. 50 ancianos han muerto por las pésimas condiciones. Nuestras mujeres están siendo utilizadas como concubinas y vendidas en los mercados.

Señor presidente, exigimos una intervención inmediata del Parlamento para detener este genocidio. Ha habido en la historia 72 intentos de aniquilar a los yazidís y ahora, en el siglo XXI, vuelve a ocurrir. Nos están matando. Nos están masacrando. Se está aniquilando a toda una fe religiosa de la faz de la tierra. Hermanos, les pido en nombre de la humanidad ¡sálvennos!

Su pedido de ayuda fue repetido por el Príncipe Tahseen Said, el “líder mundial de los yazidís” y  publicado en la Agencia Internacional de Noticias Asiria. 

I ask for aid and to lend a hand and help the people of Sinjar areas and its affiliates and villages and complexes which are home to the people of the Yazidi religion. I invite them to assume their humanitarian and nationalistic responsibilities towards them and help them in their plight and the difficult conditions in which they live today.

Pido ayuda y darle la mano al pueblo de las áreas de Sinjar y zonas y aldeas circundantes, que son hogar de personas de la religión yazidí. Los invito a asumir su responsabilidad humanitaria y nacionalista hacía los yazidís y ayudarlos en su sufrimiento y en las difíciles condiciones en las que viven en la actualidad.

La ausencia de respuesta mundial y en especial de los gobiernos árabes no ha pasado desapercibida. El bloguero satírico libanés-iraquí Karl Sharro tuiteó:

¿Han visto todos los tuits de mis compañeros árabes, indignados por lo que está ocurriendo a los kurdos yazidís en Iraq? Yo tampoco.

La activista izquierdista israelí Elizabeth Tsurkov lo llamó “genocidio de nuestro tiempo”:

Genocidio de nuestro tiempo. “Están masacrando a centenares de mi gente”.

El historiador Vijay Prashad se pregunta sobre el papel de Arabia Saudí en este caos:

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.