¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Singapur: Primer ministro demandó a bloguero por difamación

royEl Primer Ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, presentó una demanda por difamación contra el bloguero Roy Ngerng por un artículo de su blog en el cual afirmaba que el funcionario estaba involucrado en hechos de corrupción.

El 15 de mayo de 2014, Roy escribió y publicó un artículo en su blog The Heart Truths [Las verdades del corazón] titulado “Adónde va su dinero de fondos centrales de previsión: Aprendamos del juicio al City Harvest”. Roy acusó al pimer ministro de malversar los Fondos Centrales de Previsión (CPF, por sus siglas en inglés), fondo federal de seguridad social destinado a la pensión de las personas mayores, pero no ofreció pruebas firmes que apoyaran sus afirmaciones. Según AFP, Ngerng publicó el post “con la intención de pedir una mayor transparencia sobre cómo invierte el gobierno los fondos de CPF a través de sus dos firmas de fondos soberanos”.

Unos días después, Roy fue objeto de una demanda por difamación que presentó el abogado del primer ministro Lee. A pesar de que Roy se disculpó y ofreció eliminar el post ofensivo de su blog, la disculpa fue rechazada tras descubrirse que había enviado enlaces alternativos y una grabación en vídeo a periodistas de los medios locales e internacionales.

Ahora el caso será llevado a tribunales. Roy solicita el apoyo del público:

Hola a todos, gracias por el apoyo y sus buenos deseos. Han sido dos semanas muy difíciles. Hasta ahora me encuentro bien.

El domingo pasado, el primer ministro de Singapur me demandó por difamación. Hasta ahora, he accedido al pedido del primer ministro de eliminar varios de los artículos que había escrito y un vídeo que realicé. Además, le he ofrecido mis disculpas.

El primer ministro, a través de sus abogados, ha rechazado mi ofrecimiento de indemnización por daños de SGD 5000,00.

Ahora el caso irá a juicio. Se va a centrar, esencialmente, en audiencias en las que se incluirá una evaluación de los daños y perjuicios en vista de que ya me he disculpado. En última instancia, incluirá repreguntas al primer ministro sobre la cuantía de los daños y perjuicios.

Hasta el 30 de mayo de 2014, Roy ha recaudado SGD 14.596 (poco más de 11.500 dólares estadounidenses) de los 70.000 (alerdedor de 56.000 dólares estadounidenses) que necesitará para su fondo de defensa legal.

Los abogados del primer ministro Lee explicaron el motivo de su rechazo a la disculpa de Roy:

Está claro que su cliente siempre supo que las acusaciones de malversación criminal contra nuestro cliente eran falsas, pero igual eligió publicarlas de forma sensacionalista para promover su perfil público y obtener apoyo.

Roy siempre especuló e hizo uso de manera oportunista de la oportunidad de la demanda legal y legítima de nuestro cliente para elevar su perfil público, ganar apoyo y solidaridad y así renovar sus ataques contra nuestro cliente.

Dado que Roy se ha disculpado por el controvertido artículo, muchos consideran que ya no es necesario que el primer ministro siga adelante con su demanda por difamación. Blogging for Myself le recordó al primer ministro que los singapurenses nunca han basado su juicio únicamente en el artículo escrito por Roy:

Me mueve a risa que se insinúe que Roy pudo difamar al primer ministro con el post de su blog. ¿Cuántos lectores del blog son tan insensatos para leerlo sólo a él y no a otros, como puntos de vista de expertos, antes de formarse una opinión? Ya no estamos en la Edad Media ni en un país muy subdesarrollado donde la gente cree y difunde cualquier rumor.

Alan Tang opina que el tema despertó la curiosidad de la población acerca de los fondos previsionales:

¿Por qué hacer de ese bloguero un mártir? No hay nada que perder para Roy y sí mucho que perder para el primer ministro. En el peor de los casos, el bloguero se declara en quiebra, pero ya ha despertado a las masas. Creo que el primer ministro se enfrenta a un dilema.

Será tanto una victoria como una derrota para el primer ministro, según expresa Political Writings:

Es muy probable que el primer ministro Lee gane en el tribunal legal. No porque la justicia esté sesgada, sino simplemente porque Roy no tiene pruebas de que hubiese malversación. Un ‘comentario imparcial’ no cambiará eso.

Sin embargo, Lee va a perder en los tribunales de la opinión pública. Lo verán como una intimidación legal, un viejo mezquino, hipersensible y fuera de lugar.

Working With Grace no siente mucha lástima por Roy:

Busco a una persona con más sustancia, alguien más creíble, alguien que mantenga su palabra, alguien que sepa “cesar y desistir” cuando las cosas, evidentemente, no están a su favor.

A Vincent Wijeysingha lo preocupa que la demanda por difamación tenga la intención de desalentar las críticas públicas:

…Las acciones por difamación por parte de los funcionarios del gobierno, ¿serán con la intención de recuperar su reputación dañada o de inocular a la sociedad de los desagradables intelectuales públicos? ¿Servirán más para castigar a los recalcitrantes, los indisciplinados, los locuaces; los ‘alborotadores’, como le gustaba llamarlos antes al primer ministro? Estas paralizantes cargas financieras que se imponen por daños y perjuicios, ¿serán una forma de paralizar a la disidencia popular?

Braema Mathi del grupo de derechos humanos Maruah instó al primer ministro a retirar los cargos:

El artículo de Roy Ngerng puede y tiene que ser refutado por el primer ministro ante cualquier desinformación o errores de comunicación. Es necesario para el bien público. La crítica a importantes instituciones, incluido el cargo del primer ministro, es mejor afrontarlas a través del derecho a réplica mediante refutaciones bien argumentadas, no a través de estas acciones legales arcaicas como primer recurso. Si el artículo de Roy Ngerng en cuestión estaba errado, lo mejor que se puede hacer es refutarlo públicamente. La amenaza de llevar a cabo acciones legales contra él no convencerá al público de que Roy está equivocado o de que el primer ministro tiene razón.

En Singapur, muy pocos se han puesto públicamente del lado de Roy en cuanto al asunto de los fondos previsionales. Pero a muchos los preocupa el hecho de que el primer ministro insista en un juicio por difamación contra un bloguero casi desconocido y el preocupante efecto que esto pueda tener sobre la libertad de expresión dentro del país.Roy Ngerng

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.