¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Activistas solicitan a la ONU actuar en el caso del bloguero egipcio encarcelado Alaa Abd El Fattah

Alaa Abd El Fattah with his wife and intellectual partner, Manal Hassan. Photo by Lilian Wagdy via Wikimedia Commons (CC BY 2.0)

Alaa Abd El Fattah con su mujer y compañera intelectual, Manal Hassan. Foto de Lilian Wagdy via Wikimedia Commons (CC BY 2.0)

Escrito por Nani Jansen y Adrian Plevin.

Después de que el bloguero egipcio encarcelado y defensor de los derechos humanos Alaa Abd El Fattah empezara una huelga de hambre el pasado agosto, la Iniciativa de Defensa Legal de Los Medios (MLDI) y la Electronic Frontier Foundation (EFF) hicieron una petición al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de las Naciones Unidas (UNWGAD) para que tome todas las medidas necesarias para garantizar la liberación inmediata de Abd El Fattah.

El galardonado bloguero de 32 años, fue uno de los primeros internautas en reivindicar los cambios políticos en Egipto. Trabajando junto a su mujer, Manal Hasaan, Abd El Fattah promovió la libertad de expresión a través de las páginas web Manalaa y Omraneya – los primeros agregadores de blogs árabes en no restringir la inclusión basado en el contenido. Sus escritos en línea lo convirtieron en un líder en Internet en la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la sociedad egipcia.

El 11 de junio del 2014, se suponía que Abd El Fattah iría a juicio por la presunta organización de una protesta en contra de la nueva y controvertida ley anti-protestas. En cambio, fue condenado sin juicio y sentenciado a quince años de prisión.

Abd El Fattah ha sido encarcelado o investigado por todos los dirigentes de Estado egipcios en ejercicio durante su vida. En 2006, fue detenido por participar en una protesta pacífica. En 2011, pasó dos meses en la cárcel, perdiendose el nacimiento de su primer hijo. En 2013, fue arrestado y detenido por 115 días sin juicio.

Egipto se enfrenta a una creciente presión internacional para afrontar el empeoramiento de la situación de los derechos humanos que siguió a la agitación política luego de la destitución del entonces Presidente Hosni Mubarak. Algunas fuentes especulan que la situación actual es peor que durante el gobierno de Mubarak, pues un número cada vez más grande de periodistas y blogueros ha sido condenados a penas de prisión: la atención mundial ha sido recientemente enfocada en el ampliamente criticado juicio a los tres periodistas extranjeros, destacando los acontecimientos preocupantes del sistema de justicia de Egipto. Mientras el gobierno apoyado por los militares fomenta la retórica de supresión a los Hermanos Musulmanes, los activistas seculares y liberales están cada vez más cayendo presos por el régimen. El judiciario inició una oleada de represión contra los disidentes políticos y las sentencias de muerte están siendo aplicadas a gran escala: en marzo de 2014, más de 500 manifestantes fueron condenados a muerte. Otros 683 partidarios de los Hermanos Musulmanes sufrieron la misma condena en junio de 2014.

El caso de Alaa Abd El Fattah merece una atención especial. Se ha expresado enérgicamente e instado a sus conciudadanos egipcios a luchar por el reconocimiento de sus derechos fundamentales. Lo llevó a cabo con un alto coste personal, provocando su detención e investigación bajo cada jefe de Estado en el poder durante sus años de vida.

La MLDI y la EFF han hecho una petición a UNWGAD para que declare que su detención es arbitraria y va en contra de la obligación de Egipto bajo el Pacto Internacional de Derechos Políticos y Civiles. Pidieron que UNGWAD tome acción urgente a la luz de la huelga de hambre de Abd El Fattah, y reconozca que la privación de su libertad resulta del ejercicio de sus derechos de libertad de opinión y expresión, libertad de reunión pacífica y asociación y declare que Abd El Fattah ha sido privado de su derecho de un juicio justo y una audiencia pública por un tribunal independiente y imparcial. La petición fue esbozada con la ayuda de Rosa Curling del bufete jurídico basado en el Reino Unido Leigh Day. Curling ha estado monitoreando el juicio de Abd El Fattah en nombre de la Red de Derechos Humanos Euro-Mediterránea. Lea aquí la petición completa.

Nani Jansen es Director Legal de la Iniciativa de Defensa Legal de los Medios (MLDI). MLDI opera a nivel mundial en ayuda a los periodistas, blogueros y medios de comunicación independientes a defender sus derechos, ofreciendo ayuda financiera y asistencia substancial en los procesos judiciales.

Adrian Plevin es Oficial Jurídico Adjunto en la Cámara de Apelaciones del Tribunal Criminal Internacional de las Naciones Unidas para la antigua Yugoslavia.

Los puntos de vista expresados aquí son de los autores y no necesariamente reflejan el punto de vista del Tribunal Internacional o de las Naciones Unidas en general.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.