¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

13 fotografías de personas atrapadas en el conflicto del Medio Oriente, tomadas por una exiliada reportera gráfica iraní

Inside the Iranian Communist party of the Komala’s camp in the Sulaymaniyah province, a group of men and women peshmerga who have recently finished their military training are testing their guns in late 2012. All photos provided by Maryam, and used with permission.

Al interior del campamento de Komala, la rama kurda del partido comunista de Irán, en la provincia de Solimania, un grupo de hombres y mujeres peshmerga que ha finalizado su examen de entrenamiento militar, prueba sus fusiles a fines de 2012. Todas las fotografías fueron publicadas por Maryam Ashrafi y son utilizadas con autorización.

Maryam Ashrafi es una iraní viviendo su exilio en París. Ella dejó atrás un país abrumado de luchas étnicas y humanitarias para recorrer diversos rincones del planeta fotografiando las historias de personas que viven en medio de la crisis.

El portafolio de Ashrafi abarca Irán, Irak, Turquía y las protestas de París. Su último proyecto la llevó al Kurdistán iraquí para documentar las historias de mujeres peshmerga (combatientes armadas) kurdas en sus campos de entrenamiento. A continuación presentamos una entrevista realizada a Ashrafi por Global Voices acerca de su labor como reportera gráfica, junto a una selección de 13 fotografías escogidas por ella mientras nos explicaba su trabajo.

Global Voices (GV): ¿Aún puedes volver a Irán? Por favor, explícanos cuál es la situación para una fotógrafa política como tú.

Maryam Ashrafi (MA): Following my recent projects, I have found it quite unsafe to travel back to Iran. As hard as it was for me, a while ago I made the decision to fully dedicate myself to stories I believe are worth telling and events that are needed to be captured. These projects never factored in the effect on my chances of travelling back to Iran, and these stories sometimes involve people fighting or demonstrating for human rights and issues that are not acceptable by the Iranian authorities. My last trip to Iran was during the last year of Mr. [Mohammad] Khatami's presidency [in 2005]. At that time I began to follow the stories of Afghan refugees and their lives in Iran. This was a project which was nipped in the bud when I was arrested visiting some Afghan families, which is why I have no photos to show from that project. When they realised I am a photojournalist living outside Iran, they automatically charged me with espionage and it took me a month of back and forth to the courts to prove my intention. That is when I decided to work with an NGO (named Persepolis) which helps drug addicts overcome their addictions.

Maryam Ashrafi (MA): Después de mis últimos proyectos, me he dado cuenta de que es bastante peligroso volver a Irán. Muy a mi pesar, hace un tiempo decidí dedicarme por completo a las historias que creo que merecen ser contadas y los hechos que necesitan ser capturadas. Esto proyectos nunca tuvieron en cuenta el efecto que tendrían sobre mis posibilidades de volver a Irán, ya que a veces estas historias tratan de personas luchando o protestando por los derechos humanos y problemas que no son aceptables para las autoridades iraníes. Mi último viaje a Irán fue durante el último año de la presidencia de [Mohammad] Jatamí [en el 2005]. Esa vez comencé a seguir las historias de los refugiados afganos y su vida en Irán. Este proyecto fue abortado cuando fui arrestada mientras visitaba a unas familias afganas, por lo que no tengo fotos que mostrar de ese proyecto. Cuando descubrieron que yo era una reportera gráfica que vivía fuera de Irán, automáticamente me acusaron de espionaje y me tomó un mes de ir y venir en tribunales para probar mi real intención. Fue ahí que decidí trabajar con una ONG (llamada Persepolis) que ayuda a drogadictos a superar su adicción.

Maryam captures a recovering addicts portrait in Tehran’s Perspolis drop-in centre in 2005. Of the photo, Maryam explains, “ She was forced to use drugs which she believed was her husband's intention to keep her dependent on him. It took her years to realise the road she was drawn into. Determined to stop, she ran away from her husband and asked for help. Persepolis was amongst the few NGOs in Iran that helped drug addicts overcome their addiction through a step-by-step recovery using methadone.”

Ashrafi retrata a una adicta en recuperación en el centro transitorio de Persepolis en Teherán, en el año 2005. Ella explica, “Ella fue obligada a consumir drogas debido a, según ella misma cree, la intención de su esposo de mantenerla bajo su dependencia. Le tomó años darse cuenta el camino al que había sido llevada. Decidida a parar, escapó de su esposo y pidió ayuda. Persepolis estaba entre las pocas ONG en Irán que ayudaban a drogadictos a superar su adicción a través de una recuperación paso a paso con uso de metadona.”

Also my other projects in Paris (especially those dealing with Iran’s Green Movement) and Kurdistan have made it harder for me to go back. There are many photojournalists living in Iran who are bravely capturing social and political issues still, but that is of course possible only to some extent, and with serious limitations. The best example of this can be the great amount of images and footage captured during the Green Movement in Iran by both professionals and amateurs, namely citizen journalists. This placed many lives in danger, leading some to flee Iran while others were arrested. This shows the incredible power of photography, and the threat those in power feel by it.

También mis otros proyectos en París (especialmente aquéllos sobre el Movimiento Verde de Irán) y Kurdistán me han dificultado aun más el regreso. Hay muchos reporteros gráficos viviendo en Irán que están capturando con valentía los problemas sociales y políticas, pero eso es posible solo hasta cierto punto y bajo severas limitaciones. El mejor ejemplo de esto puede ser la gran cantidad de imágenes y videos capturados durante el Movimiento Verde en Irán, tanto por profesionales como por aficionados, o sea, reporteros ciudadanos. Esto ha puesto muchas vidas en peligro, llevando a algunos a huir de Irán mientras otros han sido arrestados. Esto demuestra el increíble poder de la fotografía, y la amenaza que los poderosos perciben en ella.

The Iranian ambassador in France Mehdi Mir Abu Talebi and his entourage as they are restrained by the French police at Neauphle-le-Chateau, on the outskirts of Paris, where the Ayatollah used to reside. The ambassador tried to confront the protesters on the day to commemorate the founder of the Islamic Revolution Ayatollah Khomeini’s return to France on January 31, 1979.

El embajador de Irán en Francia, Mehdi Mir Abu Talebi, y su séquito siendo contenidos por la policía francesa en Neauphle-le-Chateau, en las afueras de París. El embajador había intentado enfrentar a los manifestantes en el día en que se conmemoraba el regreso a Francia del Ayatolá Jomeini, fundador de la Revolución Islámica, el 31 de enero de 1979, en la antigua residencia del Ayatolá.

French police stand by as Iranians protests against the executions of 5 Iranian and Kurdish prisoners in Evin prison by the Islamic Republic of Iran in front of the Iranian embassy, in Paris on May 9, 2010.

La policía francesa observa en guardia la protesta de iraníes frente a la embajada iraní en París el 9 de mayo de 2010. Los ciudadanos iraníes se manifestaban contra la ejecución de cinco prisioneros iraníes y kurdos en la cárcel de Evin por la República Islámica de Irán.

GV: Según un reportaje de France 24, participaste en manifestaciones contra la embajada iraní y sus diplomáticos en París en el 2010. ¿Crees que los iraníes exiliados pueden hacer algo para mejorar la situación de los derechos humanos en su país?

​MA: I was partaking in the protests in Paris as more of a photographer. And yes, I do believe the role of those living outside Iran is really important. At some level, we in the diaspora are a great support to those inside Iran, but more than that, we can send a message to the world and show them what is befalling Iranians, and what people are struggling with and fighting for. Sometimes issues related to human rights cannot freely be spoken about inside Iran. This becomes the responsibility of those who are living outside Iran.​ This is perhaps the best way the world can understand the Iranian government and people are two different things. The system in Iran doesn’t represent the nation as a whole.

MA: Yo participé en las protestas de París más bien como fotógrafa. Y sí, yo realmente creo que el rol de quienes vivimos fuera de Irán es muy importante. En cierto modo, los que estamos en la diáspora somos un gran apoyo para quienes viven en Irán, pero más que eso, podemos enviar un mensaje al mundo y mostrar qué está ocurriendo con los iraníes, contra qué luchan y por qué luchan. A veces, los problemas de derechos humanos no pueden ser tratados libremente en Irán. Eso pasa a ser la responsabilidad de quienes vivimos fuera de Irán. Quizá esta sea la mejor manera en que el mundo pueda entender que el gobierno iraní y el pueblo iraní son cosas diferentes. El sistema iraní no representa a toda la nación.

Iranians gather in Paris on June 12, 2010 to mark the first anniversary of the Green Movement, on the day the government was accused of rigging the 2009 Presidential elections.

Iraníes reunidos en París el 12 de junio de 2010 para conmemorar el primer aniversario del Movimiento Verde. En la jornada surgieron protestas contra el fraude electoral del gobierno.

GV: ¿Puedes contarnos cómo descubriste el tema de las peshmerga kurdas?

​MA: The stories of Kurdish people is not new. Throughout history they've endured calamities and injustice, and that goes beyond the Kurds of Iran, but in Syria, Turkey and Iraq too. ​What drew me to this subject was the role of women within Kurdish parties, where they fight shoulder to shoulder with men.

MA: Las historias del pueblo kurdo no son nuevas. A través de la historia han sufrido calamidades e injusticias, y eso va más allá de los kurdos de Irán, sino también en Siria, Turquía e Irak. Lo que me atrajo de este tema fue el rol de las mujeres en los partidos kurdos, donde combaten codo a codo con los hombres.

Maryam captured Kurdish peshmergas learning to use their guns inside the military training camp of the Komala party of Iranian Kurdistan in late 2012. Sulaymaniyah, Kurdistan.

Ashrafi fotografió a peshmergas hombres y mujeres aprendiendo a usar rifles en el campo de entrenamiento militar del partido Komala del Kurdistán iraní a fines del 2012. Solimania, Kurdistán.

Their battle, I believe, is even harder compared to their male counterparts,​ as they are not only fighting for their basic rights as Kurds, but also as women in rather male-dominated societies. My interest in their story came in two layers. First to know their role and part in political parties like the Komala [an Iranian communist political party] or PJAK [Party of Free Life of Kurdistan], and on the other hand to learn more about societies which push them out and make them join such groups. I wanted to learn more about their intentions, the problems they face, not only politically but also culturally, problems such as early age marriage, domestic violence, female circumcision, right to education and so forth.

En mi opinión, su batalla es más difícil que la de sus colegas hombres, ya que no solo están luchando por sus derechos básicos como kurdos, sino también como mujeres en sociedades dominadas por hombres. Mi interés en su historia tiene dos capas. Primero, conocer su rol y participación en los partidos políticos como el Komala [un partido político comunista de Irán] o el PJAK [Partido por una Vida Libre en Kurdistán], y por otro lado, aprender más sobre las sociedades que las expulsan y las hacen ingresar a estos grupos. Quería aprender más sobre sus intenciones, los problemas que enfrentan, no solo en lo político sino también en lo cultural, problemas como el matrimonio a edades tempranas, la violencia doméstica, la circuncisión femenina, el derecho a la educación, etc.

Kurdish peshmergas during their politic theory training course inside the military training camp of Komala party of Iranian Kurdistan. This was during Maryam’s 2012 stay in Sulaymaniyah, Kurdistan.

Peshmergas kurdos durante su clase de teoría política en el campamento de entrenamiento militar del partido Komala del Kurdistán iraní. Fotografía tomada en el 2012 por Ashrafi durante su estadía en Solimania, Kurdistán.

GV: Tú capturaste fotos íntimas de estas mujeres. ¿Cómo lograste ganar su confianza y obtener su permiso para fotografiarlas? ¿Y cuánto tiempo estuviste con ellas?

MA: I've made 4 trips to Iraqi Kurdistan between late 2012 and 2014, spending about two weeks each time with these women. During my last trip in June 2014 I met the Kurdish female Peshmergas of the 2nd Battalion who are the only female official branch of the Kurdish National Army.

As a female journalist, I was able to join them in their private moments, and gain their trust to share their stories. As they told me several times, we all fight for women and human rights. While their weapon was their guns, mine was my camera, so they said.

MA: Yo he hecho cuatro viajes al Kurdistán iraquí entre fines de 2012 y 2014, pasando con ellas cerca de dos semanas en cada visita. En mi último viaje en junio de 2014, conocí a las peshmergas kurdas del 2º Batallón, quienes son la única rama oficial femenina del Ejército Nacional Kurdo.

Como periodista mujer, pude estar con ellas en sus momentos íntimos y ganar su confianza para compartir sus historias. Como me dijeron en varias ocasiones, todas estábamos luchando por las mujeres y los derechos humanos. Su arma eran los fusiles, la mía era mi cámara, decían.

Portrait of Tina, a Kurdish woman Peshmerga inside the camp of Kurdistan Democratic Party of Iran. Like many other girls her age, following the social pressure in Kurdistan she fled Iran to join the group. While fighting for Kurdish rights Tina explained to Maryam about learning about her rights as a woman. Taken in Kurdistan, near Erbil in 2013.

Retrato de Tina, una peshmerga kurda en el campamento del Partido Democrático del Kurdistán Iraní. Como muchas otras de su edad, luego de sufrir presión social en Kurdistán, huyó a Irán para unirse al grupo. Mientras luchaba por los derechos de los kurdos, Tina le explicó a Ashrafi que también había aprendido acerca de sus derechos como mujer. Tomada en Kurdistán, cerca de Erbil en el 2013.

We connected with each other on that level. It was important for me to share only what they were comfortable to share given their conditions, duties and commitments. I believe their role and problems have largely been missing from news headlines and sometimes lost in everyday news. Having said that, I dedicated myself to a long term and in depth reportage of their lives.

A ese nivel nos conectamos. Para mí era importante compartir solo lo que ellas tenían confianza en compartir, dadas sus condiciones, deberes y compromisos. Yo pienso que su rol y sus problemas han estado por mucho tiempo ausentes de los titulares noticiosos y a veces se pierden en las noticias cotidianas. Dicho esto, yo me dediqué a hacer un reportaje largo y profundo acerca de sus vidas.

Zilan, a female PJAK guerrilla binds her hair before starting her daily routines inside the camp located in Qandil, Kurdistan in 2012.

Zilan, una guerrillera del PJAK guerrilla, se ata el pelo antes de comenzar su rutina diaria en el campamento ubicado en Qandil, Kurdistán, en el 2012.

GV: ¿Qué idea daban estas mujeres sobre los peligros del campo de batalla?

MA: These women saw their role in the Peshmerga as a way to assert their equality with men in society in general. For them fighting is not only with a gun. Part of their responsibilities lie in informing their societies about the rights of women. They work with the media through their television and radio programs to inform women about their rights as women. During the time I spent with them, these women were preparing to defend their lands from the Iranian regime and fight for Kurdish people's rights in Iran. On the other level, the Kurdish female Peshmergas of the 2nd Battalion were also ready to defend Kurdistan against ISIS, side by side with men who are fighting on the front lines these days.

MA: Estas mujeres veían su rol en los peshmerga como una manera de reivindicar su igualdad con los hombres en la sociedad en general. Para ellas, no solo se pelea con fusiles. Parte de su responsabilidad es educar a sus sociedades acerca de los derechos de las mujeres. Ellas trabajan con los medios de comunicación a través de programas de televisión y radio para educar a las mujeres sobre sus derechos como mujeres. Durante el tiempo que pasé con ellas, estas mujeres se estaban preparando para defender sus tierras del régimen iraní y luchar por los derechos del pueblo kurdo en Irán. Por otro lado, las peshmergas kurdas del 2º Batallón también estaban listas para defender a Kurdistán de ISIS, codo a codo junto a los hombres que hoy combaten en el frente.

Kurdish female Peshmergas of the 2nd Battalion during their daily military training.  The 2nd Battalion comprises exclusively of 550 female Peshmergas and is the only official female branch of the Kurdish National Army. This battalion is responsible for defending Kurdistan against ISIS, side by side with men who are fighting on the frontlines these days. Maryam captured this image in Sulaymaniyah, Kurdistan in July 2014.

Peshmergas kurdas del 2º Batallón en su entrenamiento militar diario. El 2º Batallón consta exclusivamente de 550 mujeres peshmergas y es la única rama femenina oficial del Ejército Nacional Kurdo. Este batallón se preocupa de defender a Kurdistán de ISIS, junto a batallones masculinos. Ashrafi capturó esta imagen en Solimania, Kurdistán, en julio de 2014.

GV: ¿Tú luchas con lo que los fotógrafos suelen enfrentar cuando capturan a individuos en medio de crisis — los argumentos que hablan de la explotación o la victimización condescendiente de las personas?

MA: I believe that is the case for many photographers, and I should admit there have been instances where I questioned whether or not photographing certain moments are appropriate. These moments are when I have to remind myself why I’m there in the first place, and why it’s important for those lives and situations to be captured​. Of course if I know my physical help and reaction is more appropriate or needed, that's when I put down my camera to help.

MA: Yo creo que les pasa a muchos fotógrafos, y debo admitir que ha habido ocasiones en que me he preguntado si es apropiado fotografiar o no determinados momentos. Es en esos momentos cuando debo recordarme a mí misma por qué estoy aquí en primer lugar, y por qué es importante capturar esas vidas y situaciones. Por supuesto, si sé que mi ayuda y mi reacción física es más adecuada o más necesitada, entonces bajo la cámara y ayudo.

Maryam captures Syrian children at a UN refugee camp in the Iraqi Kurdistan Arbat camp, July 2014.

Ashrafi fotografió a niñas sirias en un campamento de refugiados de la ONU en el campamento Arbat del Kurdistán iraquí, en julio de 2014.

The moment that comes to mind is when I started watching two Syrian girls from a distance. The older girl was trying to make a shelter for her little sister. At some point she gave up and when I approached them she was curious, presuming as a grown-up I could help her. My intention was to show their condition in the Arbat refugee camp, but then I thought to myself what is more important to them at this very moment? Me staring at them with my camera or joining them during their game? I joined them.

El momento que se me viene a la mente es cuando empecé a observar desde lejos a dos niñas sirias. La mayor estaba tratando de armar un refugio para su hermanita. En un momento, se dio por vencida, y cuando me acerqué a ellas, se mostró curiosa, asumiendo que, como yo era adulta, la ayudaría. Mi intención era mostrar su condición en el campamento de refugiados de Arbat, pero luego me pregunté a mí misma qué era más importante para ellas en ese momento. Si quedarme observándolas con mi cámara o unirme a ellas en su juego. Me uní a ellas.

GV: ¿Qué impacto esperas que tenga tu labor sobre las temáticas que cubres? ¿Hay algún proyecto en particular en el que hayas trabajado que te ha afectado más?

MA: I believe that photographs are capable of creating awareness for events and situations afar, and help towards social change as the problems of each society are illustrated. For example we can no longer stay ignorant and pretend we don't know what effect the Syrian conflict has on it's people. The photos I took of Syrian refugees in Turkey and Kurdistan were meant to demonstrate this.

MA: Creo que los fotógrafos somos capaces de generar conciencia sobre hechos y situaciones lejanas, y fomentar el cambio social al ilustrar los problemas de cada sociedad. Por ejemplo, ya no podemos permanecer ignorantes y fingir que no sabemos el efecto que ejerce el conflicto sirio sobre su pueblo. Las fotos de refugiados sirios que tomé en Turquía y Kurdistán apuntaban hacia ese objetivo.

Portrait of a young Syrian refugee in Istanbul, February 2014.

Retrato de una joven siria refugiada en Estambul, febrero de 2014.

Out of the 600,000 Syrians who have fled the unrest in their country and have taken refuge in Turkey, 100,000 went to İstanbul and are living in places with poor, unsanitary or dangerous conditions. Although some of the Syrian refugees have been sent to the camps in different parts of Turkey, many still prefer to live in big cities, in the hope of finding work and better conditions for their families. The future of their children is uncertain and fragile. Similar conditions intensified for Iraqis with the invasions of ISIS.

By being a witness and sharing my photos from these situations I hope to make people think deeper and take action, while questioning what’s missing within mainstream media.

De los 600 mil sirios que han escapado de los conflictos de su país y que se han refugiado en Turquía, 100 mil fueron a Estambul y están viviendo en lugares en condiciones precarias, insalubres o peligrosas. Aunque algunos de los refugiados sirios han sido enviados a los campos ubicados en diferentes regiones de Turquía, muchos prefieren vivir en las grandes ciudades, con la esperanza de encontrar trabajo y mejores condiciones para sus familias. El futuro de sus hijos es frágil e incierto. Similares condiciones se vieron intensificadas para los iraquíes debido a las invasiones de ISIS.

Al ser testigo de estas situaciones y compartir sus imágenes, espero hacer pensar más profundo a las personas y que emprendan acciones, a la vez que cuestiono sobre lo que está ausente en los medios tradicionales.

Maryam captured Zahra, an Iraqi girl who fled Mosul with her family a few days after ISIS took over the city. They are among as many as a million internally displaced people throughout Iraq. Captured on June 23, 2014 in the Khazer refugee camp for Iraqis, in Kurdistan.

Ashrafi fotografió a Zahra, una niña iraquí que escapó de Mosul junto a su familia unos días después de que ISIS ocupó la ciudad. Ellos son parte del millón de personas desplazadas en su propio país, Irak. Tomada el 23 de junio de 2014 en el campo de refugiados para iraquíes de Khazer, en Kurdistán.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.