¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La «bofetada» política del ministro de Justicia de Bahréin a sus oponentes en Twitter

A opposition rally near Manama, Bahrain, on November 22, 2013. Photo by Sayed-Baqer. Copyright Demotix.

Manifestación de opositores cerca de Manama (Bahréin) el 22 de noviembre de 2013. Foto de Sayed-Baqer. Derechos de autor: Demotix.

Con la proximidad de las elecciones en Bahréin, que se celebrarán en noviembre, el régimen gobernante ha echado toda la carne en el asador en cuanto a la intimidación política.

Durante años, el pequeño reino petrolero, importante aliado de Estados Unidos, ha recibido críticas sobre las violaciones de los derechos humanos de los disidentes. En 2011, los militares llevaron a cabo una sangrienta represión de las protestas que exigían más derechos políticos a sus gobernantes, la familia Al Khalifa. Hoy se siguen produciendo protestas más discretas.

Se ha comprobado que bofetadas, patadas y otras formas de violencia física forman parte de los malos tratos o torturas sistemáticas del gobierno hacia los opositores políticos desde las revueltas de 2011, según la Comisión Independiente de Investigación nombrada por el gobierno de Bahréin.

Por eso, un reciente tuit del ministro de Justicia, Khaled Al Khalifa, en el que mencionaba un «bofetón político» a Ali Salman, secretario general de Al Wefaq, la mayor «sociedad» opositora de Bahréin, poco antes de las elecciones al parlamento, no se toma a la ligera:

Cuando salió el político fracasado y propuso [una democracia consensuada pluriconfesional], le ofrecimos una bofetada política en recompensa por su sectarismo. Parece que ahora quiere más.

El ministro de justicia está a cargo de las sociedades políticas de la isla. El término «partido» está prohibido porque implica una institución que pretende cambiar el gobierno. Con «político fracasado» se refiere a Salman, el líder de Al Wefaq, que más tarde reveló una oferta secreta del gobierno que incluía dividir el próximo gabinete en tres partes: seis ministros chiíes, seis ministros suníes y seis ministros de la familia real. Salman se había ofrecido a negociar una solución que pudieran aceptar las dos grandes sectas del país (suníes y chiíes) para poner fin a la crisis política.

Al Wefaq rechazó la oferta, y el régimen bahreiní respondió suspendiendo todas las sociedades políticas por «violar las reglas de la asamblea general». Esto sucede después de que un diplomático estadounidense fuera expulsado de Bahréin tras reunirse con miembros de Al Wefaq.

Con las próximas elecciones, que se consideran cruciales para ambas partes, esta maniobra podría impedir que la oposición organice protestas masivas como las de años anteriores.

Las elecciones, que están previstas para el 23 de octubre de 2014, serán las terceras desde el establecimiento del parlamento en 2002. Se elegirán cuarenta candidatos para la cámara baja legislativa, y el rey elegirá a otros cuarenta que representarán la cámara alta en la división legislativa. La cámara baja tiene poderes muy limitados, ya que está supeditada a la cámara alta (llamada Consultiva o Consejo de la Sura), al primer ministro y al rey.

Una de las condiciones que puso Al Wefaq para participar fue que hubiera un parlamento legislativo totalmente electo. Al Wefaq obtuvo la mayoría de los votos en las pasadas elecciones de 2010 antes de retirarse tras la brutal represión que las fuerzas armadas perpetraron a principios de 2011 contra los manifestantes a favor de la democracia, que provocaron varios muertos. A pesar del boicot de la oposición se celebraron elecciones parciales para asignar los escaños de los miembros dimitidos, con una participación del 17,4%, lo que muestra la impopularidad del régimen en aquel momento. 

El segundo grupo de la oposición, los nacionalistas seculares de Acción Democrática Nacional (WAAD), es otro de los objetivos. Fue listado como uno de los grupos que violan las normativas gubernamentales por negarse a expulsar a su líder, Ebrahim Sharif, ahora en prisión por unirse a las protestas de 2011.

El gobierno ha interpuesto una demanda contra la sociedad política. El sistema judicial del país ha recibido críticas por ser incapaz de «garantizar una responsabilidad básica y una justicia imparcial» en un reciente informe de Human Rights Watch.

Khaled Al Khalifa, ministro de Justicia, explicó en Twitter a sus más de 38 000 seguidores su versión de lo que podría ser una solución para Al Wefaq. Sus tuits indican que uno de los objetivos es cambiar el liderazgo de Al Wefaq:

La sociedad está en peligro por una interpretación adulterada de su código, que ha llevado a la marginalización de su asamblea general y al control de unos cuantos por los llamados candidatos conformistas

El único camino correcto para esa sociedad es convocar una asamblea general para elegir a sus líderes de una forma transparente con el procedimiento adecuado para acabar con el caos del liderazgo interno

El secretario general de Al Wefaq respondió al ministro en una conferencia de prensa, diciendo que recibieron una oferta del gobierno para que aceptaran puestos ministeriales a cambio de terminar las protestas. También dijo que Al Wefaq rehusó la oferta si no concedían a la gente el poder de participar en la toma de decisiones.

La cuenta de Al Wefaq en Twitter, con más de 182 000 seguidores, tuiteó la conferencia:

El secretario general en la conferencia de prensa: Por cierto, declaramos que en cualquier elección interna que realice Al Wefaq son bienvenidas las Naciones Unidas, la Fundación Carter y otros observadores

El secretario general en la conferencia de prensa: Si quieren ver lo popular que es Al Wefaq, permítannos celebrar nuestra asamblea general en el estadio nacional, es decir, si el estadio nacional tiene capacidad para acoger a nuestro público

El secretario general en la conferencia de prensa: La oposición propone una distribución igualitaria de los distritos electorales, la respuesta oficial es que no se pueden celebrar elecciones con distritos electorales distribuidos de forma igualitaria

La manipulación para favorecer al partido gobernante ha sido uno de los puntos por los que la oposición de Bahréin lleva mucho tiempo quejándose. Esta tabla (traducción de Google) muestra cómo se hubieran distribuido los escaños entre los distritos si se aplicara el voto igualitario en comparación con la distribución actual.

El secretario general en la conferencia de prensa: La oposición propone un gobierno electo, la respuesta oficial es que no puede haber un gobierno electo

El secretario general en la conferencia de prensa: La oposición propone un parlamento legislativo totalmente electo, la respuesta oficial es que no puede haber un parlamento legislativo totalmente electo

El secretario general en la conferencia de prensa: Proponemos una solución que acabe con la crisis para siempre y no deje ningún punto candente en uno o dos meses.

El secretario general en la conferencia de prensa: No participaremos en las elecciones de ninguna forma, ni pública ni secretamente, y pedimos a toda la gente que boicotee las elecciones parlamentarias y municipales

Nabeel Rajab, un popular activista de derechos humanos y exprisionero, resumió para sus 232 000 seguidores lo que el gobierno tiene que hacer desde ahora hasta las elecciones:

Hasta las próximas elecciones esperamos que el régimen lleve a cabo procedimientos descabellados para debilitar los poderes políticos, pero la resistencia de la gente será el factor determinante

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.