¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Importantes activistas musulmanes estadounidenses boicotearon el iftar oficial de la Casa Blanca

Photo uploaded by Twitter user ‏@whphotos2013

Foto publicada en Twitter por el usuario @whphotos2013 el 12 de julio de 2014

El lunes 14 de julio, siguiendo una tradición de la Casa Blanca iniciada por Bill Clinton, el presidente Obama fue el anfitrión de su sexto iftar, la comida que rompe el día de ayuno durante el mes islámico de Ramadán.

Pero este año, mientras Israel continuaba bombardeando Gaza, y con recientes revelaciones que probaban que el gobierno estadounidense ha estado espiando importantes líderes de la comunidad musulmana estadounidense bajo “procedimientos secretos dirigidos a terroristas y espías extranjeros“, un importante grupo de derechos árabe-estadounidense y algunos destacados activistas musulmanes estadounidenses boicotearon el iftar oficial.

Una declaración emitida el 14 de julio por el influyente Comité Árabe-Estadounidense contra la Discriminación (ADC, por su nombre en inglés) dijo: “El compromiso político es importante y tener un lugar en la mesa es crucial —pero solamente cuando ese sitio sea para ampliar nuestra voz como comunidad, no como señal ni sometimiento”.

Amani Al-Khatahtbeh, bloguera árabe-estadounidense, fundadora de MuslimGirl.net y representante de medios para ADC tuiteó:

Si la Casa Blanca se preocupa por nosotros, que primero haga que Israel detenga la implacable masacre de Gaza y que deje de espiarnos ilegalmente.

La lista de invitados de Washington DC por lo general incluye a diplomáticos de países con mayoría musulmana, políticos que representan circunscripciones estadounidenses musulmanas y líderes claves de la comunidad estadounidense musulmana, con más de 3.5 milones de miembros. Este año, el embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, también fue invitado.

Wajahat Ali, destacado activista y abogado musulmán estadounidense, dramaturgo premiado y coanfitrión de The Stream de AlJazeera América, tampoco fue invitado al iftar de este año, pero publicó en su página pública de Facebook:

I am glad Muslims are attending the White House Iftar.

I am glad Muslims are boycotting the White House Iftar.

I welcome the disagreements.

There can and should be no uniformity of opinion in the most pluralistic religious communities in the most pluralistic society in the modern, globalized 2014 world populated with the most pluralistic identities.

Say Assalam Alikum to Brother Obama from me. And tell him to look outside at the protests and placards so the government can please stop spying on me…unless, of course, they wants biryani recipes and Game of Thrones links.

Me alegra que los musulmanes vayan al iftar de la Casa Blanca.

Me alegra que los musulmanes estén boicoteando el iftar de la Casa Blanca.

Doy la bienvenida a los desacuerdos.

Puede y no debe haber uniformidad de opiniones en las comunidades religiosas más plurales en la sociedad más plural en el moderno y globalizado mundo de 2014, poblado con las identidades más plurales.

Díganle Assalam Alikum (la paz esté contigo) al Hermano Obama de mi parte. Y díganle que mire afuera a las protestas y carteles para que el gobierno pueda por favor dejar de espiarme… a menos, claro, que quiera recetas de biryani (plato de la cocina india a base arroz) y enlaces de Juego de Tronos.

El gobierno de Estados Unidos ha estado realizando iftars para celebrar Ramadán durante más de una década, con actividades organizadas por la Casa Blanca y otras agencias de gobierno. Estas actividades inicialmente recibieron elogios de la comunidad musulmana estadounidense cuando recién empezaron, pero en los últmos años las cenas oficiales han sido criticadas por quienes ven que estos intentos de inclusión son ‘hipócritas‘, dado que el gobierno estadounidense sigue emprendiendo políticas que la comunidad musulmana estadounidense ha condenado -alimentación forzada, prisioneros en la Bahía de Guantánamo, vigilancia estatal dirigida contra musulmanes estadounidenses y financiacion con impuestos estadounidenses de la ocupación israelí de Palestina.

Photo uploaded by Twitter user @amgh0 "Happening now: #whitehouseiftar" on July 14, 2014 at  9:15 pm Washington DC time.

“En este momento: iftar en la Casa Blanca”. Foto del usuario de Twitter @amgh0 el 14 de julio de 2014 a las 9:15 pm, hora de Washington DC.

Asistir al iftar en la Casa Blanca este año dará al gobierno una oportunidad de usarnos como escudos para pedir la aprobación de nuestra comunidad.

En una carta abierta muy fuerte, cien académicos y activistas musulmanes estadounidenses pidieron el boicot del iftar de la Casa Blanca de este año:

We are a group of scholars, advocates, activists and grassroots organizers who are outraged and deeply concerned by the violence that the United States has committed under the guise of national security. We are outraged that human and civil rights of Muslims and non-Muslims alike are so callously rejected in favor of a national security state that purports to be a democracy and the leader of the free world, while furthering undemocratic policies and ideals. We are outraged that so many individuals have suffered from profiling, detention, torture, and murder by virtue of specifically being Muslim or looking Muslim.

Somos un grupo de académicos, defensores, activistas y organizadores de base indignados y profundamente preocupados por la violencia que Estados Unidos ha comprometido bajo el disfraz de seguridad nacional. Estamos indignados de que los derechos humanos y civiles de musulmanes y no musulmanes por igual se rechacen tan despiadadamente en favor de un estado de seguridad nacional que pretende ser una democracia y líder del mundo libre, mientras profundiza políticas e ideales no democráticos. Estamos indignados de que tantas personas hayan sufrido discriminación, detención, tortura y asesinato por virtud de específicamente ser musulmanes o parecer musulmanes.

From the US Campaign to End the Israeli Occupation Facebook page which was more than 45,000 likes.

De la página de Facebook de la campaña estadounidense para terminar la ocupación israelí, que tiene más de 45,000 likes.

Un destacado académico musulmán radicado en Texas y cuya página de Facebook tiene más de 250,000 ME GUSTA, tuiteó:

Mis pensamientos sobre el iftar de la Casa Blanca.

Keith Ellison, la primera estadounidense musulmana elegida para el Congreso en 2006, tuiteó:

Un boicot a la cena de iftar de la Casa Blanca esta noche no ayudará a avanzar en fijar los asuntos y politicas que nos preocupan.

En el discurso de iftar del año pasado, el presidente Obama dijo:

Every day, Muslim Americans are helping to shape the way that we think and the way that we work and the way that we do business. And that’s the spirit that we celebrate tonight — the dreamers, the creators whose ideas are pioneering new industries, creating new jobs and unleashing new opportunities for all of us.

Todos los días, los musulmanes estadounidenses están ayudando a dar forma a la manera en que pensamos y la manera en que trabajamos y la manera en que hacemos negocios. Y ese es el ánimo que celebramos estan noche –los soñadores, los creadores cuyas ideas son pioneras de nuevas industrias, crean nuevos trabajos y generan nuevas oportunidades para todos nosotros.

Mariam Abu-Ali, escritora y activista de derechos civiles musulmana estadounidense, escribió un conmovedor artículo sobre su hermano, un caso que ha recibido poca cobertura de la prensa tradicional en Estados Unidos, titulado Otro iftar de la Casa Blanca, otro Ramadán sin mi hermano:

President Obama, just as he has done every year since coming to office, will probably include in his remarks stories of successful Muslims making significant contributions to American society, attempting to show how interwoven Muslims are in the fabric of this country. What he won't mention, and what most in the room would rather not think about, is the growing number of Muslims who are victims of the U.S government's ruthless persecution of Muslims that includes spying, torture, and unfair trials.

I believe that my brother is one such victim. In June 2003 Ahmed Abu-Ali, a U.S citizen, was detained by intelligence officers in Saudi Arabia while studying at the University of Madinah. He was only 22. The Saudi government, apparently at the behest of the U.S government, detained him without charges for nearly two years. Ahmed was then brought home and charged with conspiracy to assassinate then-President George W. Bush. The only evidence admitted in court was a videotape of a confession obtained in a Saudi Arabian prison — a confession that my brother maintained was coerced through torture. He was subsequently found guilty and sentenced to 30 years (and later life) in prison. My brother will serve life in perpetual solitary confinement for an alleged crime that the judge himself stated “did not result in a single actual victim.”

El presidente Obama, al igual que ha hecho cada año desde que asumió el cargo, probablemente incluirá sus comentarios de musulmanes exitosos que hacen contribuiciones significativas a la sociedad estadounidense, intentando mostrar lo entretejidos que están los musulmanes en la tela de este país. Lo que no va a mencionar, y que la mayoría de los presentes preferirá no pensar, es el creciente número de musulmanes que son víctimas de la implacable persecución del gobierno de Estados Unidos a musulmanes, que incluye espionaje, tortura y juicios injustos.

Creo que mi hermano es una de esas víctimas. En junio de 2003, Ahmed Abu-Ali, ciudadano estadounidense, fue detenido por oficiales de inteligencia en Arabia Saudita cuando estudiaba en la Universidad de Madinah. Tenía solamente 22 años. El gobierno saudita, aparentemente a pedido del gobierno de Estados Unidos, lo detuvo sin forrmularle acusaciones durante casi dos años. Luego, Ahmed fue traído a casa y acusado de conspiración para asesinar al entonces presidente George W. Bush. La única evidencia admitida en la corte fue el video de una confesión obtenida en una prisión saudita —confesión que mi hermano sostuvo que se logró mediante tortura. Luego fue declarado culpable y sentenciado a 30 años (y luego de por vida) en prisión. Mi hermano cumplirá una condena de por vida en confinamiento solitario por un supuesto delito que el propio juez afirmó “no tuvo ni una sola víctima”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.