¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Música y humor acompañan a usuarios de metros de Latinoamérica

3478443714_5e7de07b82_z

Imagen de Fernando Messino en Flickr, usada bajo licencia Creative Commons (CC BY-NC-SA 2.0).

¿Vives en Buenos Aires, Santiago, Quito, Caracas o México DF? Es muy probable entonces que hayas usado los metros de esas ciudades. Entonces, es probable también que en algún momento te hayas topado con aquellos músicos callejeros que usan esos medios de transporte como escenario.

Puede ser que te agraden o que te molesten. Puede que incluso consideres que es una actividad ilegal, como pasó recientemente en Medellín, Colombia. Pero es difícil quedar indiferente cuando el artista demuestra sus habilidades o manifiesta una contagiante chispa personal.

Empecemos un cómodo y rápido recorrido virtual por algunas de las ciudades latinoamericanas cuyos metros son frecuentemente tomados por el arte popular.

Buenos Aires, la capital argentina, es tradicionalmente conocida como una ciudad cosmopolita y dueña de un vibrante ambiente artístico y cultural. Eso se ve reflejado en las interpretaciones que he podido encontrar en el metro bonaerense.

El usuario de YouTube buenosaires34 subió en 2011 este video de un par de músicos en una estación del metro de Buenos Aires. Se hacen llamar Rusia Kalipso y se les puede oír también en MySpace. Con una guitarra, un serrucho musical y mucha buena onda, entretienen a los usuarios mientras esperan que llegue el metro y de paso logran ganar algunos centavos:

Dejemos la estación y subamos al metro. ¿Un poco lleno? No creerías que en los estrechos pasillos de un vagón pueda entrar una orquesta de cinco integrantes. Sin embargo la banda de swing Los Hijos del Sodero se las arregló para entrar y para tocar e incluso usar el propio vagón del metro como instrumento, tal como podemos apreciar en el siguiente video publicado en YouTube por Mr. Duke Baires.

Estos tipos de música no son los únicos que se pueden encontrar en el Metro de Buenos Aires. Según Jorge Gobbi, colaborador de Global Voices, “hay muchos músicos dando vueltas, algunos de ellos con amplificadores portátiles, y que tocan desde música folklórica hasta punk. Se los puede encontrar fácil los fines de semana (los días de semana determinadas líneas van muy llenas). Pero es algo informal, no producto de políticas estatales o algo por el estilo. Sin embargo en los últimos meses se endureció el tema, y la Policía Metropolitana, que depende del gobierno de la ciudad, los está corriendo bastante. Pero parecen políticas puntuales, porque no es difícil encontrar músicos en los vagones y andenes”.

Crucemos los Andes y vayamos a Santiago de Chile. Aunque la imagen que mayormente se tiene fuera de Chile de los santiaguinos es de personas  dedicadas al trabajo, ellos mismos se ven a veces como indolentes o hasta malcriados. Hay que recordar que por ejemplo Los Caporales, un dúo humorístico chileno, hizo reír a toda Latinoamérica durante varias décadas desde los años 50. El actual humor chileno puede ser un poco fuerte para el gusto de otros países, pero no deja de ser efectivo.

¿Y que tiene que ver el humor con la música? Vean el siguiente video subido a YouTube por el usuario Jonathan Alzamora y lo entenderán:

Elizabeth Rivera, colaboradora de GV en Santiago, nos cuenta que Rafael Budú, el artista que interpreta el video de arriba, ha ganado mucha visibilidad gracias a sus interpretaciones en el metro, o Transantiago, y que incluso se he convertido un fenómeno de internet, según algunos medios, por lo que ha sido contratado por empresas y hasta ha aparecido en la televisión.

Saltemos ahora hasta México DF, más específicamente al metro del DF, donde los músicos tocan rock con sus respectivos instrumentos eléctricos y parlantes. ¿Lo dudas? Mira el siguiente video subido por Carlos Luis el 2012:

Pero en el metro del DF no sólo hay artistas mexicanos, en el siguiente video compartido por Eduardo Franco el 2011, podemos apreciar a un dúo, aparentemente colombiano, interpretando música de ese país.

Indira Cornelio, colaboradora de GV en el DF dice: “este tipo de grupos son comunes en el metro y en los camiones, una vez encontré a un cuentacuentos excelente en el metro, y también en un parque hay un señor que se viste de juglar y se echa todas las canciones de Cri-Cri, es muuy popular. Tengo un cuate (amigo) que se gana la vida tocando trova en los camiones (buses). Y recientemente se ha prohibido a los ambulantes en el metro la verdad no sé si eso haya afectado a los musicos del metro también”.

Pasemos ahora a Quito, donde si bien no hay aun un metro propiamente dicho, existe un sistema de buses articulados o tranvías conocidos como trolebús, que es también usado por los músicos callejeros, como se ve en el video subido a YouTube por el usuario del diario Elcomerciocom.

Estos hiphoperos son comunes en el trolebús, hasta yo que no vivo en Quito me los he cruzado algunas veces. A decir de Susana Morán, bloguera ecuatoriana: “Por allí también pasan raperos, baladistas, merengueros. Unos gozan y vibran cantando y si nadie les da una moneda no muestran su molestia porque -quizá- hacen lo que más les gusta. No obstante, a algunos se les nota -quién sabe tras cuántas cantadas- las voces roncas y el desgano en sus presentaciones. Por el cansancio se permiten uno que otro ‘gallo’ (una nota mal entonada). Llevan ternos (trajes) a pesar de que en Quito los soles del medio día son insoportables. O en la noche, van en camisa, jean y una guitarra a la espalda”.

Finalmente vayamos a Caracas, donde terminaremos nuestro recorrido virtual musical con este video subido a YouTube por todovariedad en el 2009. Permítenos presentarte a Cindy:

Cindy, la abuelita rapera, (¡gracias Luis Carlos!) ha sido la sensación del metro caraqueño durante años. Según la web Buenamúsica: “Lo hermoso de esta doñita es que no se mete con nadie, ella misma se burla de sus ocurrencias, tales como su difícil vida en el barrio, de su perro enamorado, de sus tres gatos, de sus tres maridos que no le paran (no le hacen caso) ni se les para”. Pero quizás por la convulsa situación venezolana, ahora anda ausente. “Lo más seguro es que últimamente ya no se le ve más en el metro, debido al resultado de la nueva ley que prohíbe los actos culturales dentro de los vagones del metro”.

En definitiva, a pesar del incremento de restricciones por parte de las autoridades ciudadanas, en pleno ejercicio del derecho a la libertad de expresión y la necesidad de los elementos de la sociedad de tener un intercambio cultural no reglamentado, el arte musical urbano en Latinoamérica está vivito y coleando. Esto, en tiempos de ciudades inteligentes que amenazan con convertir a nuestras urbes en espacios de trabajo y vigilancia permanentes, no es poco decir.

La versión original de esta publicación apareció en el blog Globalizado.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.