¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La nueva ley del aborto de España podría quedar definitivamente aparcada

Manifestación contra la ley Gallardón del aborto, febrero de 2014. Foto subida a Twitter por Javier López

Manifestación contra la ley Gallardón del aborto, febrero de 2014. Foto subida a Twitter por Javier López

Sin duda, la ley más controvertida que ha proyectado el gobierno de Mariano Rajoy desde que llegó al poder en 2011 con mayoría absoluta, ha sido la ley del aborto, o como la bautizó su promotor, el ministro Alberto Ruiz Gallardón, la «Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada». Y lo ha sido porque no solo ha encontrado oposición en los otros partidos del panorama político español, sino porque también ha sido muy criticada dentro de las filas del propio partido gobernante, el Partido Popular. Ahora, este proyecto de ley podría quedar definitivamente estancado.

Así lo afirmaron el 13 de septiembre de 2014 varios periódicos de tirada nacional. El Mundo, en un artículo titulado «La ley del aborto no verá la luz» explica que hay que buscar la causa de esta rectificación en la proximidad de varias elecciones:

la ley del aborto ha sido muy perjudicial para los intereses electorales del PP, ya que una sólida mayoría de sus votantes se han sentido sumamente incómodos con el tema. Ni querían ni esperaban que el Gobierno legislara de forma tan restrictiva sobre una cuestión que afecta de lleno a las mujeres, por lo que la conclusión de los expertos es clara: hay que reconducir la situación y pasar la página para no abrir otra vez una controversia que haga daño al PP en un año clave con dos convocatorias electorales: las municipales y las generales.

El diario afirma que la masiva pérdida de votos en las últimas elecciones habría provocado un fuerte rechazo a esta ley dentro del Partido Popular:

Según fuentes de la cúpula del PP citadas por el medio, “no existe consenso en torno a este proyecto, y si no se logra un acuerdo, cosa que parece muy difícil, la ley no se aprueba y en paz”. Otros interlocutores son incluso más contundentes: “Esa ley nunca llegará al Parlamento”.

La primera ley del aborto en España data de 1985, y fue aprobada durante el primer gobierno socialista de la democracia. Esta ley despenalizaba la interrupción del embarazo en tres supuestos: violación, malformación del feto y peligro para la vida de la madre. En 2010, la nueva ley, actualmente en vigor, amplió los derechos reproductivos de las españolas, permitiendo abortar libremente en las primeras 14 semanas de embarazo, hasta la semana 22 en caso de peligro para la madre y en cualquier momento en caso de graves malformaciones.

Con la reforma de Gallardón, esta ley, similar a las de la mayoría de países europeos, se hubiera visto reducida drásticamente, incluso a niveles anteriores a la ley de 1985: no solo se elimina el supuesto de malformación y niega a las menores el derecho a abortar sin permiso de sus tutores, sino que exige que la mujer acredite un supuesto peligro para su salud mental o física con informes de dos médicos de distintos centros sanitarios, convirtiendo este estresante momento en una auténtica carrera de obstáculos, a los que añade un periodo de reflexión obligatorio de siete días.

Imagen subida a Twitter por Gonzalo Semprún

Imagen subida a Twitter por Gonzalo Semprún

Son muchos los que acusan a Gallardón de haber legislado de forma sectaria y parcial, teniendo solo en cuenta la voluntad del sector más reaccionario de la sociedad, liderado por la iglesia católica en la persona del anterior arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, y en contra de los deseos de la inmensa mayoría de los españoles, que no ven ninguna necesidad de que se modifique la ley actual.

Defendiendo su proyecto, el ministro Gallardón llegó a decir en el Parlamento que «eso [la maternidad] es lo que a las mujeres les hace auténticamente mujeres», lo que llevó a la diputada socialista Patricia Hernández a contestarle: «Ni una mujer es menos mujer por no ser madre, ni un hombre es más inteligente por ser ministro».

Tras conocerse la noticia de la supuesta suspensión de la nueva ley, son numerosos los internautas que han achacado este cambio de rumbo del Partido Popular a la proximidad de las elecciones municipales, e incluso muchos dan por hecho que el proyecto de ley se rescatará si el PP gana las próximas elecciones municipales, como comentaba Otrociudadano en el diario:

#26 Otrociudadano
Lo hacen por el descalabro electoral que se avecina, no por ideas y conciencia social. Otra mayoría absoluta y lo encajan al día siguiente.

Sciuro en Público y mason33 en el mundo también piensan que se trata de una simple maniobra electoralista:

#35 Sciuro
Ya se sabe, la postura oficial del PP respecto del aborto es “radicalmente en contra en los dos años siguientes a unas elecciones y respeto democrático el resto del tiempo”. 

#4 mason33
Mas claro, el agua! La ley del aborto les ha perjudicado electoralmente y la retiran por ahora. Hasta despues de las elecciones. Habra algun ingenuo que pique? Lo que importa es el poder. No tienen ni espina dorsal!

Rouco y varios ministros del PP en Londres, ciudad en la que abortaron miles de españolas antes de la ley de 1985. Imagen subida a Twitter por no_pasaran#

Rouco y varios ministros del PP en Londres, ciudad en la que abortaron miles de españolas antes de la ley de 1985. Imagen subida a Twitter por no_pasaran#

También en Twitter se da por hecho que la retirada de esta ley responde a motivos electorales:

Quizá la proximidad de las elecciones no sea la única causa, como apunta Javier Lezaola en Twitter:

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.