¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Una nueva vida para los zapatos viejos en Bután

olunteers concentrating on how to recycle the shoes collected during the collection drive. These will soon be sent to corners of Bhutan for distribution. 500 pairs equals 500 smiling faces. Image used with permission.

Voluntarios concentrados en cómo reciclar los zapatos durante la campaña de recolección. Estos pronto serán enviados a diferentes lugares de distribución. Foto de ‘Help Shoe Bhutan’. Usada con autorización.

Una campaña en Bután liderada por un empresario butanés está reuniendo zapatos usados, los que limpian y distribuyen a todos los que no pueden acceder a un par de zapatos decentes. ‘Help Shoe Bhutan’ hasta ahora ha dado zapatos a casi el 1 por ciento de la población del país cuyos habitantes son 740.000.

La historia comienza con Sandeep Gajakas, un ingeniero de India, que fundó el concepto de lavado de zapatos. Gajakas vio que algunas personas no hacían el esfuerzo de limpiar su calzado. Si esperan que alguien lo haga por ellos, entonces ciertamente es un modelo realizable de negocio. En 2003, él comenzó en India el primer servicio de lavandería profesional de zapatos y arreglo para todo tipo de zapatos en Mumbai. En la actualidad la red ShoeVival se ha expandido a 10 ciudades en tres países.

El joven empresario butanés Dawa Drakpa llevó ShoeVival a Bután en el 2011 y lo ocurrido después de eso es narrado a continuación por el bloguero butanés Passang Tshering:

His parents had sent him to get a degree in BSc Nursing from Bangalore [India], but to their disappointment he returned from Mumbai with a shoe laundry franchise, and without the degree. Unimaginable, but that's the strangeness of destiny. [..]

Overnight he turned what was earlier perceived as ‘dirty job’ into a sexy profession.

Sus padres lo habían mandado a Bangalore [India] para obtener una licenciatura en enfermería pero, para su descontento, regresó de Mumbai con una franquicia de lavado de zapatos y sin ningún título. Impensable pero esto fue el giro del destino.

De la noche a la mañana él convirtió el otrora “trabajo sucio” en toda una profesión envidiable.

help shoe bhutanDawa Drakpa escribe en su blog acerca de las dificultades por las que tuvo que atravesar en un comienzo y de cómo se aventuró a empezar esta empresa social llamada Help Shoe Bhutan. Drakpa vio un montón de zapatos en un lugar donde se acumulaba basura y pensó que una buena parte de ellos podía ser reciclada y reutilizada. En el Bután rural, muchos niños recorren largas distancias cada día para ir al colegio, y todo esto sin siquiera un par de zapatos decentes. Similar es el caso de los agricultores, quienes frecuentemente trabajan el campo descalzos ya que no pueden darse el lujo de comprar calzado.

La campaña de recolección de zapatos viejos comenzó en setiembre del 2011 y así la resume Drakpa:

The intention was clear-
1. Collect as many old shoes.
2. Revive them.
3. and finally distribute them among the people who cannot afford a decent pair of shoe.

La meta era clara:

1. Recolectar el mayor número posible de zapatos viejos.
2. Darles nueva vida.
3. Y finalmente distribuirlos entre aquellos quienes no tienen para comprar un par decente.

Help-Shoe Bhutan distributes 500 pairs of shoes at Blind school in Merak. Image used with permission.

Help Shoe Bhutan distribuyó 500 pares de zapatos en Merak, un poblado ubicado en el extremo este de Bután, en el distrito de Trashigang. Foto de Help Shoe Bhutan. Usada con autorización.

Drakpa recuerda cuántas organizaciones, negocios y personas de Bután se ofrecieron para ayudar a esta causa aportando dinero o simplemente participando como voluntarios. La limpieza y reparación de los zapatos tiene un pequeño costo de Nu. 80 ($1.30) por par, servicio que la empresa de lavado de zapatos de Drakpa brinda. Bhutan Dragons Motorcycle Club se unió como socio para entregar los zapatos en las áreas rurales donde se necesiten. Narra como sus miembros cabalgaban juntos en una paseo de caridad con tiempo brumoso y frío para distribuir el calzado y otros elementos en el distrito de Samtse en el sudoeste de Bután.

A little girl with a pair of recycled shoes during distribution in Ghasa. Image used with permission.

Una niñita con un par de zapatos reciclados durante una distribución. Foto de Help Shoe Bhutan. Usada con autorización.

La primera distribución fue en marzo 2012. Drakpa escribe:

The distribution team reached there around 3pm. And the children started standing in queue. Even at this moment, i was not very sure how those shoes will be accepted. […] There were different kinds of shoes- adults, kids, flip flops, boots, leather shoes and the list goes on. […] Help-Shoe Bhutan took 221 pairs of cleaned and repaired shoes.

Kids came one at a time to try out shoes… They were very excited, we could clearly see that the kids and adults as well were choosing their shoes even before their turn came to try out their shoes. Soon kids and adults rushed towards the shoes and the view looked more like a fish market.Having said that, it was indeed a honor for us, the distributing team.

El grupo de distribución llegó allí cerca de las 3pm. Los niños comenzaron a hacer una fila. Aún en ese momento no estaba muy seguro como serían aceptados esos zapatos. […] Habían diferentes tipos de zapatos para- adultos, niños, flip flops, botas, zapatos de cuero y la lista continúa. […] Help-Shoe Bután llevó 221 pares de zapatos limpios y reparados. 

Los niños se acercaron de a uno a probarse los zapatos… Estaban muy nerviosos podíamos ver claramente que ellos así como los adultos estaban escogiendo sus zapatos aún antes de probárselos. De pronto niños y adultos corrieron hacia los zapatos y parecía mas bien un mercado de pescado. Dicho esto, para nosotros el equipo de distribución era un honor.

The signs of joy of getting a pair of shoes to walk during distribution in Zhemgang district, one of the poorest regions in Bhutan. Image by Help Shoe Bhutan & used with permission.

La alegría de tener un par de zapatos para caminar, durante la distribución en el distrito de Zhemgang, una de las regiones mas pobres de Bután. Foto de Help Shoe Bhutan. Usada con autorización.

El equipo de The Help Shoe Bhutan también distribuyó zapatos en Zhemgang, el distrito mas pobre de Bhutan. Drakpa recuerda:

We made it a point not to miss a single person leave the room without getting a pair of shoes. The distribution began with Bardo Tshogpa calling the names according to the house hold names. There are 68 households in Bardo gewog. And approximately 300 people. The charity goods include shoes, clothes, toys, New blankets, sweets, biscuits etc.

Nos comprometimos a no dejar a ninguna persona sin un par de zapatos. La distribución comenzó con Bardo Tshogpa llamando por los apellidos. Hay 68 familias en Bardo gewog y aproximadamente 300 personas. Lo entregado incluyó zapatos, ropa, juguetes, mantas nuevas, caramelos, galletas y mas.

La primera campaña, que funcionó hasta marzo 2012, distribuyó cerca de 1 300 pares de zapatos. La segunda campaña de Help Shoe Bhutan fue iniciada en junio 2012 por su Alteza Real la princesa Chimi Yangzom Wangchuck y preveía la distribución de 2 000 pares. La iniciativa está activa con un total de 5 996 pares de zapatos distribuidos al 21 de mayo 2014.

Distributing partner Bhutan Dragons Motorcycle Club had distributed 742 pairs of shoes in Pemagatshel. Image by Help Shoe Bhutan. Used with permission.

El socio distribuidor ´Bhutan Dragons Motorcycle Club’ ha distribuido 742 pares de zapatos en Pemagatshel. Foto de Help Shoe Bhutan. Usada con autorización.

¿Cuál es el próximo objetivo de esta campaña? Según su página de Facebook, el equipo irá a las escuelas secundarias a formar a los estudiantes en la limpieza y reciclado de zapatos. Un post del 24 de julio 2014 menciona:

We are just trying to empower the students themselves to take care of their own shoes.
It is often said “give a man fish, he will feed for a day. Teach him how to fish, he will start a fish shop and feed his neighbourhood”

Solo tratamos de empoderar a los estudiantes a cuidar sus propios zapatos y con frecuencia se recuerda que “da un pescado a un hombre, él comerá un día. Enséñale a pescar, él instalará una pescadería y alimentará a su barrio.”

Puede seguir el proyecto vía su página de Facebook.

Happy kids with recycled shoes. Image by Help Shoe Bhutan. Used with permission.

Niños felices con sus zapatos reciclados. Foto de Help Shoe Bhutan. Usada con autorización.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.