- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Una sanitaria española, primer caso de contagio de ébola fuera de África

Categorías: Europa Occidental, España, Ciencia, Desastres, Medios ciudadanos, Noticias, Periodismo y medios, Política, Respuesta humanitaria, Salud, Últimas noticias
Llegada del primer misionero repatriado con ébola a Madrid, el de julio de 2014. Foto del blog Paciente Cero, con licencia CC-BY-SA 4.0 [1]

Llegada del primer misionero repatriado con ébola a Madrid, el de julio de 2014. Foto del blog Paciente Cero, con licencia CC-BY-SA 4.0

El 6 de octubre se confirmó el primer caso de ébola producido por contagio fuera de África. La afectada es una auxiliar de enfermería española del hospital Carlos III, que atendió a Manuel García Viejo, misionero español repatriado en septiembre tras contagiarse de ébola en Sierra Leona, donde llevaba 12 años como director del Hospital San Juan de Dios. García Viejo murió pocos días después de su llegada a España.

Según se ha sabido, la auxiliar estuvo en contacto dos veces con el enfermo, y después de su fallecimiento, tomó vacaciones e incluso se presentó a unas oposiciones [2]. El 30 de septiembre, al sentir fiebre, acudió a un centro de atención primaria, donde no dieron importancia alguna a su estado. Durante seis días insistió en que se le hicieran pruebas, acudiendo a urgencias, donde estuvo en contacto con varios pacientes.

En este momento, las autoridades sanitarias elaboran una lista de las personas que podrían haber estado en contacto con la contagiada [3], y en el hospital Carlos III ya hay varios pacientes aislados: el marido de la auxiliar, que por el momento no parece afectado, un paciente español procedente de Nigeria y una enfermera que también atendió al misionero y que presentaba síntomas que hicieron pensar en un segundo contagio, aunque su análisis ha dado negativo [4].

La decisión de repatriar a los misioneros ha sido polémica desde el principio. Por una parte, los expertos acusaron al gobierno de tomar una decisión política y no sanitaria, y desaconsejaron asumir el riesgo de introducir enfermos de ébola en España y en Europa, donde la población es más frágil ante estas enfermedades. Además, las asociaciones y sindicatos de personal clínico denunciaron la falta de preparación y de medios en el sistema sanitario español que se ha ido desmantelando poco a poco a causa de los sistemáticos recortes en sus presupuestos. El presidente de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS) , Daniel Bernabéu, criticó [5] en agosto la improvisación ante la inminente llegada del primer enfermo de ébola:

Se está improvisando [y eso] entraña muchos riesgos. Hay una queja generalizada (…) y es la escasa preparación (…) en el manejo de los equipos de aislamiento específicos. (…) Se está llevando a cabo un acondicionamiento acelerado, urgente y a toda prisa de las instalaciones de aislamiento.

Personal sanitario protesta ante un hospital de Madrid tras conocerse el caso de contagio. Captura de pantalla de un vídeo de eldiario.es, con licencia CC-BY-SA 3.0 [6]

Personal sanitario protesta ante un hospital de Madrid tras conocerse el caso de contagio. Captura de pantalla de un vídeo de eldiario.es, con licencia CC-BY-SA 3.0

Los propios trabajadores del hospital Carlos III denunciaron graves irregularidades en la forma en que se gestionó el traslado, ingreso y hospitalización del enfermo. Así se expresaba un enfermero en una reveladora carta enviada a la web de la Asociación Madrileña de Enfermería [7] (AME):

El servicio de Medicina Preventiva del hospital imparte dos charlas informativas (45 minutos) de como son los equipos de protección personal necesarios. En aquellas charlas y por la inexperiencia del mismo personal que las impartía, los trajes se rasgaban, sustituían las calzas por bolsas de plástico, no existían escafandras completas y venían a decir poco más o menos que había que hacer un apaño para cubrirse la cara con cinta de carrocero.

(…) personal [que] no está bien formado por que no se ha dado formación específica y no se le ha informado de los protocolos a seguir, ni cuál es su función cuando acudan a allí, se le obliga a desplazarse con coacciones y amenazas de perder su puesto de trabajo o abrírsele un expediente disciplinario si se niega a ser enviado al Carlos III. (…)

Son las mismas enfermeras/os los que una vez allí en el Carlos III se informan de unos a otros como es el proceder y como hay ponerse las medidas de protección.  (…) esto ocurre allí minutos antes de entrar en la sala del paciente. 

El médico Juan Antonio Palacios Castaño escribió en Zona Crítica [8]:

Los costes de la parafernalia puesta en marcha superan con mucho el de medios que podrían instalarse sobre el terreno, posibilitando el cuidado de un número considerable de pacientes infectados y el acceso preventivo y protector de otros, con resultados costoefectivos. Todo ello, sin necesidad de exponer a la población en nuestro país y Europa en general a un riesgo innecesario (…)

En EEUU existen 10 hospitales con nivel 4 de aislamiento y aquí solo disponemos del Hospital Carlos III (ahora adscrito a La Paz) con un nivel 2 y elementos de nivel 3 para manejo de muestras.

El diario Estrella Digital publica los comentarios [9] de un médico militar experto en Defensa Nuclear, Biológica y Química (NBQ):

Cuando hay un caso, no hay que moverlo. Nos hemos traído a España el Caso 0. Ya tenemos el Caso 1 y está, de momento, sin control. (…) El resto, es ponerse a rezar. Si se disemina estamos ante una pandemia. (…) Traer a dos enfermos, además en la fase de máxima posibilidad de contagio, enfermos que no se pueden curar además, es jugar a la ruleta rusa.

Ana Mato, ministra de Sanidad. Foto de la revista de humor Rokambol news, con licencia CC-BY-NC 2.5 [10]

Ana Mato, ministra de Sanidad. Foto de la revista de humor Rokambol news, con licencia CC-BY-NC 2.5

La ministra española de Sanidad, Ana Mato, que ya fue muy criticada por continuar sus vacaciones en la playa [11] mientras se activaba el protocolo para repatriar al primer misionero, compareció en rueda de prensa para anunciar el contagio de la auxiliar española, aunque los medios le reprochan [12] que «no ha sabido responder» y «no ha hecho más que inquietar más aún a la opinión pública». En Twitter, la etiqueta #AnaMatoDimisión [13] es trending topic desde que se conoció la noticia: