¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cómo no entender el ‘apagón’ de Internet del Kremlim

How far will the Kremlin go with its efforts to dominate the Russian Internet? Images mixed by Kevin Rothrock.

¿Qué tan lejos irá el Kremlin en sus esfuerzos por dominar la internet rusa? Imágenes mezcladas por Kevin Rothrock.

El Kremlin está preocupado porque Occidente podría intentar cerrar el acceso a la internet global. Según un informe del diario ruso Vedomosti del 19 de setiembre de 2014, el Kremlin podría pronto implementar una serie de estrategias en un esfuerzo por defender la “soberanía digital” del país.

Fuentes anónimas de Vedomosti señalaron que el Kremlin puede exigir a los proveedores de Internet rusos (ISP) que instalen “equipos que permitirían limitar el acceso de Rusia a la Internet global, en caso de una emergencia.” Según el diario, los ISP rusos podrían recibir la orden de suprimir el acceso a sitios web alojados fuera de Rusia durante “acciones militares” o “protestas graves a nivel local.”

Los temores de Moscú de una suspensión del servicio de RuNet organizada desde el extranjero responden en parte a las declaraciones de Edward Snowden del mes de agosto acerca de que NSA accidentalmente provocó un corte de Internet a nivel nacional en Siria en 2012. En una entrevista con James Bamford, Snowden le dijo a la revista Wired que hackers de NSA provocaron involuntariamente la caída de la red siria mientras trataban de instalar un “exploit remoto en uno de los principales enrutadores del más grande proveedor de servicios de Internet.”

Anastasia Golitsyna, la reportera que presentó la historia el 19 de setiembre en Vedomosti, le dijo a RuNet Echo que algunos funcionarios de Moscú podrían estar preocupados por la hegemonía de los norteamericanos en Internet de la misma manera que temen la dependencia de la aviación rusa del sistema de posicionamiento satelital (GPS) norteamericano. El mes pasado, por ejemplo, 12 aviones que sobrevolaban Moscú informaron un súbito apagón del GPS, que llevó a alguna confusión en el aire. No hubo accidentes ni heridos, pero algunos de los elementos rusos más duros especularon acerca de que los cortes del servicio de GPS por EE.UU. sobre Moscú fueron intencionales, para hacerle saber al Kremlin del poder de la tecnología norteamericana.

Reclamando dominios para la patria 

Moscú también planea tratar de controlar el sistema de distribución que conecta los nombres de dominio en el ccTLDs (Dominio de nivel superior de código de país) de Rusia—.ru, .рф, y el discontinuado.su—del DNS (Sistema de Nombres de Dominio) de la Internet global, que forma la base para las direcciones web en alfabeto latino en lugar de las fáciles direcciones IP. En otras palabras, los usuarios de la red pueden visitar “www.runetecho.org” en lugar de los menos recordables “69.163.200.55.”

El impulso detrás del intento de Moscú de quitarle a la Corporación de Internet para la asignación de Nombres (ICANN) mayor control sobre las operaciones del DNS es un poco confuso. Los funcionarios rusos han justificado el cambio demonizando al ICANN como un ente controlado por EE.UU, pese a su estructura descentralizada y a los planes de EE.UU. de reducir su influencia en la organización. Las funciones clave de ICANN han estado bajo el poder del Departamento de Comercio de EE.UU. desde que la entidad fue creada durante la administración de Bill Clinton a mediados de la década de 1990.

Mayor participación en las operaciones de los dominios de la red le otorgarían al Kremlin alguna capacidad adicional para alterar el funcionamiento de RuNet, pero el cambio no significaría “renunciar al control de Internet y dárselo a Rusia,” sostiene el presidente de ICANN Fadi Chehadé. El profesor de derecho de Harvard Jonathan Zittrain está de acuerdo, afirmando que Internet trabaja sobre un “consenso,” del que la “numeración y denominación” son sólo una “pequeña parte.”

Aún cuando EE.UU. se retirara de su rol de administrador de los dominios existen obstáculos para colocar al DNS de RuNet en manos del Kremlin. Según un informe publicado en el diario Kommersant, ICANN no entregaría el control del más antiguo y popular dominio .ru sin un acuerdo amplio entre la sociedad rusa de Internet y autoridades de derechos humanos. Transferir el mantenimiento del DNS .ru al gobierno federal ruso requeriría “consenso en toda la sociedad [rusa] de Internet,” una fuente anónima de ICANN le dijo a Kommersant.

¿Tiene sentido generar un ‘apagón’ de Internet?

Si desestimamos el discurso de Rusia sobre la soberanía DNS como una bravuconada patriótica, nos queda el plan del Consejo de Seguridad de instalar equipos especiales a nivel de los ISP, para generar el llamado “apagón de Internet.” Aparentemente, esta herramienta podría proteger a RuNet de ataques maliciosos como el que Edward Snowden afirma que cortó la Internet siria hace dos años. Una RuNet lista para la autonomía total también podría proteger mejor contra hipotéticas “sanciones a Internet” contra Rusia, que el secretario de prensa de Putin ha señalado como una posibilidad, teniendo en cuenta la súbita “imprevisibilidad” de Occidente. (De hecho, uno de los catalizadores para la discusión del Consejo de Seguridad de fines de setiembre fue aparentemente una serie de “ejercicios” del Ministerio de Comunicaciones, el Ministro de Defensa y el Servicio de Seguridad Federal, que descubrieron ciertas vulnerabilidades en la infraestructura de la Internet rusa.)

La idea de que Norteamérica podría desconectar a Rusia de Internet, sin embargo, es antiética para la supuesta comprensión de Moscú de la política exterior de EE.UU. De hecho, los mismos funcionarios rusos han acusado a Occidente de usar Internet para organizar la Primavera árabe. (En febrero de 2011, por ejemplo, Igor Sechin—quizás el hombre más poderoso de Rusia después de Putin—acusó a Google de “manipular las energías del pueblo [egipcio]”). Hasta en Siria, si Snowden está diciendo la verdad, el corte de la red no fue intencional si no—un momento “Ohh mi##da”, según lo manifestó.

Las justificaciones para preparar una “RuNet autosuficiente” son débiles. Las herramientas necesarias para tal tarea, además, implicarían darle al gobierno ruso el poder de limitar la red más esencial de comunicaciones del país en un instante, supuestamente para interferir con las protestas masivas, como las que tuvieron lugar en Moscú en 2011 y 2012, o las manifestaciones que se produjeron recientemente reclamando cambios de régimen en Ucrania, Medio oriente y el norte de África. El Consejo de Seguridad ruso debía tratar el 23 de setiembre el plan de cortar RuNet “desde afuera,” pero la administración de Putin pospuso el debate hasta al menos el 1 de octubre. Teniendo en cuenta la represión que han sufrido la apertura y el discurso en línea en Rusia durante los últimos dos años, colocar la posibilidad de “apagar Internet” en manos del Kremlin debe darles a los usuarios de RuNet muchas razones para preocuparse. 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.