- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

São Paulo se está quedando sin agua, pero las autoridades dicen que el racionamiento no es necesario

Categorías: Latinoamérica, Brasil, Gobernabilidad, Medio ambiente, Medios ciudadanos
The Cantareira System, which supplies 7 million people with water, has reached record lows yesterday with 4,1% of its total capacity. Image by Flickr user Fernando Stankuns. [1]

El sistema Cantareira, que abastece de agua a 7 millones de personas, alcanzó niveles bajos sin precedentes el 16 de octubre con el 4.1 por ciento de su capacidad total. Imagen del usuario de Flickr Fernando Stankuns. CC BY-NC-SA 2.0

São Paulo, el estado más poblado de Brasil, atraviesa su peor crisis del agua en décadas. El verano, el más seco de los últimos 84 años, desencadenó una sequía que ha afectado a 70 ciudades, afectando a las vidas de 13.8 millones de personas [2].

38 de estas ciudades empezaron con un plan de racionamiento del agua donde el suministro es alternado entre los vecindarios a cada semana. Sin embargo, una de las situaciones más preocupantes se encuentra en la ciudad de São Paulo, la capital del estado y la metrópolis más grande de América Latina. El Sistema Cantareira, un complejo de embalses formados por cuatro lagos, responsable por el suministro del 45 por ciento del área metropolitana de la ciudad (cerca de 6.5 millones de personas) y otras ciudades vecinas, se encuentra ahora a niveles bajos sin precedentes con el 4.1 por ciento del total de su capacidad [3].

Pese a esto, durante meses el gobierno del estado y la Sabesp, la empresa estatal de servicios públicos que gestiona el Sistema Cantareira, han negado el riesgo de escasez de agua en la capital [4]y la necesidad de un plan de racionamiento, como se ha hecho en otras ciudades. Sin embargo, desde el inicio del año la gente en varios vecindarios en São Paulo ha estado quejándose de interrupciones semanales o incluso diarias del suministro de agua. La semana pasada, 34 escuelas públicas en la ciudad han tenido problemas con el suministro de agua [5]– y al menos una ha tenido que cancelar las clases por eso motivo.

Algunos creen que existe un racionamiento no oficial. En la página web Faltou Água [6] (Faltó Agua) un mapa colaborativo muestra los sitios donde los usuarios han informado sobre interrupciones en el suministro de agua.

Abajo, una selección de los mensajes publicadas en la página web en agosto y setiembre:

Corte de agua das 00:00 as 6:30 no jardim sao paulo zn de sp. Acontece a pelo menos 1 semana”

Interrupción del suministro de agua desde las 00:00 hasta las 6:30am, en Jardim São Paulo, en la Zona Norte. Viene ocurriendo desde al menos una semana.

Aqui na Vl Monumento falta água toda noite, começou faltando à partir das 0h depois foi aumentando o período, hoje dá 21h e já não tem mais água.

Aquí en VI Monumento hay interrupciones todas las noches. Empezaron a las 0h, pero cada día cortan más temprano. Hoy a partir de las 9pm ya no había agua.

Na v Madalena cortam todas as noites. Isso faz quase 2 meses

En Vila Madalena, desde hace dos meses interrumpen el suministro de agua todas las noches.

Sin embargo, mucha gente en São Paulo todavía no ha tenido problemas con su suministro de agua. En relación a eso, Vinícius Duarte tiene una teoría interesante, que publicó en Facebook [7]:

Boa parte da população paulistana AINDA não sente a falta d'água (e acredita no governo, e continua gastando a rodo, e fazem piadinha com o tema) por uma razão simples: mora em prédio de apartamentos. Quando a Sabesp desliga o fornecimento (todo dia), o morador não vê a torneira seca e fica tranquilão. Afinal, ela continua a ser abastecida pela caixa d'água do edifício, que é coletiva. (…) Como algumas unidades consomem menos que outras, a coisa vai meio que se compensando. Mas isso só enquanto TEM água na caixa.

Gran parte de la población de la ciudad de São Paulo, TODAVÍA no siente la escasez de agua (y sigue creyendo en el gobierno estatal, desperdiciando el agua y haciendo bromas sobre el tema) eso por la simple razón de que viven el edificios residenciales. Cuando la Sabesp interrumpe el suministro (todos los días), siguen teniendo agua en sus grifos y creen que todo va bien. Sin embargo, el agua viene de sus torres de agua, que son colectivas. Como algunos pisos consumen menos agua que otros, naturalmente se compensan entre sí. Sin embargo, esto durará sólo mientras haya agua en el depósito de agua colectivo.

Sistema Cantareira al borde del colapso

Fue revelado esta semana por la fiscalía que la Sabesp sabía que los embalses estaban en riesgo de escasez de agua desde el 2012 [8]. Por entonces, la empresa envío un informe a sus inversores en Nueva York – tiene el 25.4 por ciento de sus participaciones en la Bolsa de Nueva York – advirtiendo que una sequía prevista para abril de 2014 podría impactar sus finanzas. La Sabesp, sin embargo, sólo decidió tomar medidas hace ocho meses [9]: un descuento a los usuarios que ahorren el agua es su principal estrategia de combate al inminente colapso de su principal embalse.

Desde mayo, la empresa está utilizando la primera cuota del “volumen muerto” (el remanente de agua en el fondo del lago). Los reguladores habían prohibido recolectar de la segunda cuota del volumen de agua por temor de mala gestión del suministro, sin embargo la decisión fue revocada el 16 de octubre debido a la emergencia de la situación [10], dado que la primera cuota durará sólo unas pocas semanas.

La segunda cuota contiene 106 mil millones de litros y debería durar hasta marzo de 2015 sin racionamiento. Después de eso se acabó, no hay una tercera cuota de “volumen muerto” en la Cantareira. Todo lo que resta es esperar que la precipitación de la estación de las lluvias, que alcanza su punto máximo entre diciembre y febrero, sea suficiente para proveer más agua para el resto del 2015.

Como la bloguera Camilla Pavanelli colocó para sus más de 1,600 seguidores en Facebook [11]:

O plano do governo do estado é um só: captar até a última gota de volume morto e torcer para que chova. Não há plano B. Sendo assim, eu diria que já passou a hora de reconhecermos o seguinte: O tempo de pensar no uso racional e consciente de água já passou. O assunto, agora, é outro. O assunto não é “usar com parcimônia para que não acabe”. O assunto é que está acabando – ou, se considerarmos que a água do Sistema Cantareira que estamos consumindo é volume morto, já acabou.

El plan del gobierno del estado es este: recolectar toda el agua del embalse y rezar para que llueva. No hay plan B. Dicho eso, creo que es hora de reconocer que el tiempo del consumo racional y consciente del agua se terminó. Este momento pasó. El punto principal de debate ahora no es utilizarlo con prudencia para que no se termine. Se está terminando de todas formas– o si tomamos en consideración el hecho que estamos consumiendo el agua del “volumen muerto”, ya se acabó.

Los especialistas creen que llevará al menos cuatro años para que el sistema vuelva a la normalidad [12], pero esta estimación depende de que las lluvias alcancen promedios históricos. Los planes principales de construcción para empezar a recolectar agua de otros ríos y embalses del país sólo estarán listos en 2016, según los programas de la propia Sabesp.

En el campo

Existen 38 municipios en el campo que se enfrentan a un racionamiento oficial del agua. Estas ciudades no son gestionadas por la Sabesp, pero tienen sus suministros de agua gestionados por pequeñas empresas locales.

La principal ventaja de llevarse a cabo un racionamiento oficial es que la gente puede saber cuándo y a qué horas tendrán su agua interrumpida– y puedan tomar precauciones para no ser cogidas por sorpresa.

Aunque eso, no necesariamente previene protestas y revueltas. Itu, una ciudad con 163,000 habitantes, se enfrenta a racionamientos desde febrero y ha sido abastecida escasamente, con el distrito teniendo que comprar 3 millones de litros de agua de ciudades vecinas. El domingo 10 de octubre, los vecinos participaron de la cuarta protesta en contra del racionamiento de agua [13], bloqueando una autopista y prendiendo fuego a un autobús.