- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

¿Por qué Turquía no interviene en Siria?

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Siria, Turquía, Derechos humanos, Guerra y conflicto, Medios ciudadanos, Refugiados, Relaciones internacionales, Respuesta humanitaria
Manifestación pro Kurdistán en París. Foto de Jiel beaumadier con licencia CC-BY 3.0 [1]

Manifestación pro Kurdistán en París. Foto de Jiel beaumadier con licencia CC-BY 3.0

Es la pregunta del momento en la esfera internacional: ¿acabará la ciudad siria de Kobane en manos del grupo autodenominado ISIS (Estado Islámico de Iraq y Siria)? Puesto que la ciudad está situada en una región fronteriza con Turquía, Ankara ya ha votado un dispositivo que permite la intervención militar. Sin embargo, el ejército turco aún no ha hecho ningún movimiento para socorrer a Kobane. ¿Por qué?

Tensiones entre turcos y kurdos

Kobane se encuentra al noreste de Siria, en una zona principalmente poblada de kurdos que proclamaron su independencia del régimen sirio en noviembre de 2013. Los kurdos son una población de entre 30 y 40 millones de personas que viven en Turquía, Irak, Siria e Irán. Es un pueblo sin país, pero desde hace un tiempo, se habla cada vez más de la creación de un Kurdistán totalmente independiente.

A la cabeza de este embrión de país se encuentra un movimiento armado, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, el PKK. De hecho, son las fuerzas armadas del PKK, las llamadas Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) las que defienden Kobane. El PKK se creó en 1978 en Turquía, y desde entonces lucha por la independencia del Kurdistán contra el ejército turco, en un conflicto que ha provocado 40 000 muertos en treinta años.

Esta es la razón por la que el ejército turco no interviene en Kobane. Ankara teme que se instaure un estado kurdo autónomo, dirigido por el PKK, en la frontera de Turquía. Para el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y su gobierno, «el ISIS y el PKK son lo mismo». Los kurdos, que representan menos del 20% de la población turca, tienen muchas dificultades para integrarse en el régimen autoritario turco, en el que el ejército tiene una gran preponderancia.

Un doble juego peligroso

En la frontera con Siria, vehículos militares y combatientes turcos se mantienen inactivos aunque el Parlamento de Turquía votó el pasado 2 de octubre un dispositivo que autorizaba la intervención militar en Irak y Siria con el objetivo de luchar contra el ISIS. Mientras tanto, desde el principio de los enfrentamientos, Turquía ha acogido 200 000 refugiados kurdos de la región de Kobane [2]. Además, los soldados kurdos heridos en los combates se trasladan a Turquía para su hospitalización.

Esta es la situación de los refugiados, según explica uno de ellos [2]:

Des centaines de familles sont parquées ici. Nous sommes contraints de dormir à même le sol et nous ne recevons qu’un seul repas par jour de la part d’ONG, comme le Croissant-rouge turc. Ankara a autorisé ceux qui le souhaitent à traverser la frontière, mais elles refusent toujours catégoriquement de laisser passer les cheptels, les véhicules et autres engins agricoles

Aquí se hacinan cientos de familias. Nos vemos obligados a dormir en el suelo, y no recibimos más que una comida al día de ONG como la Media Luna Turca. Ankara ha permitido cruzar la frontera a los que lo deseaban, pero se niega categóricamente a dejar pasar rebaños y vehículos agrícolas.  

El gobierno turco también ha pedido la creación de una zona de seguridad [3] entre Siria y Turquía, a fin de acoger a los desplazados. Esta idea ha recibido el apoyo del presidente francés, François Hollande. A esta exigencia se añade la idea de crear una zona de exclusión aérea en el norte de Siria para proteger los sectores en manos de la oposición al régimen sirio.

Así se ha expresado el Elíseo [4]:

Ils (les présidents turcs et français NDLR) ont constaté leur pleine convergence de vues sur la nécessité d’aider davantage l’opposition syrienne modérée en lutte à la fois contre Daech et contre le régime de Bachar el-Assad. Le Président de la République a insisté sur la nécessité d’éviter le massacre des populations au Nord de la Syrie. Il a apporté son soutien à l’idée avancée par le Président Erdoğan de créer une zone tampon entre la Syrie et la Turquie pour accueillir et protéger les personnes déplacées

[Los presidentes de Turquía y Francia] han constatado su total convergencia de opiniones sobre la necesidad de ayudar ante todo a la oposición siria moderada, que lucha a la vez contra Daech y contra el régimen de Bachar el-Assad. El presidente de la República ha insistido en la necesidad de evitar la masacre de las poblaciones del Norte de Siria, y ha apoyado la idea, avanzada por el presidente Erdogan, de crear una zona de seguridad entre Siria y Turquía para acoger y proteger a los desplazados.

El gobierno turco tendrá que acabar pronto con este doble juego. Su rechazo a prestar ayuda a los habitantes de la región de Kobane ha provocado manifestaciones a favor de los kurdos en Turquía, lo que ha obligado a Ankara a declarar el toque de queda en el sudeste del país. Si sigue por ese camino, Turquía se arriesga a ser señalada como responsable de lo que podría ser la caída de Kobane.