¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Una exposición fotografica resalta el racismo que sufren los libaneses de herencia africana y asiática

Woman looking at photographs from the Mixed Feelings exhibition at AltCity, September 24, 2014, Beirut. Photo by Marta Bogdanska

Una mujer observando una fotografía de la exposición Mixed Feelings celebrada en AltCity, 24 de setiembre, 2014, Beirut. Foto de Marta Bogdanska (uso bajo licencia)

El artículo original fue publicado originalmente en el blog sobre el Líbano Hummus For Thought. Lo que sigue a continuación es una versión reducida. 

Una nueva exposición busca relatar la historia de los libaneses de herencia africana y asiática y afrontar el racismo en el Líbano. 

La exposición “Mixed Feelings” (Sentimientos contradictorios), creación de la investigadora y activista libanesa-nigeriana, Nisreen Kaj y de la fotógrafa y artista polaca, Marta Bogdanska ha involucrado a varios miembros clave de la sociedad civil libanesa y a varias ONG para resaltar las realidades diarias, que a menudo son olvidadas, de los libaneses de herencia africana y asiática, así como de los trabajadores emigrantes que trabajan en el Líbano.

Kaj y Bogdanksa han presentado el proyecto, que recorrerá todo el Líbano, de dos formas. La primera “Mixed Feelings: Racismo y «Alteridad» desde una perspectiva libanesa” incluye 33 fotos de libaneses que descienden de africanos o asiáticos. Se entrevistó a una tercera parte de los participantes. Las frases en árabe e inglés que tratan sobre racismo y la pertenencia nacional, acompañan las fotos.

La segunda parte del proyecto todavía está en proceso.

En cuanto al motivo por el que Kaj y Bogdanska crearon “Mixed Feelings”, comentaron lo siguiente:

Renee Abi Saad from Jisr Qade. Photo by Marta Bogdanska

Renee Abi Saad procedente de Jisr Qade. Foto de Marta Bogdanska

So, the main motivation of the project is to talk about racism, simply. Racism is an important issue that is rarely directly addressed within and by civil society movements in Lebanon and around the world, yet it is an issue that definitely needs to be understood and defined within its time- and geographic- specific context, and then addressed accordingly.

If you look at Lebanon, we have around 250,000 migrant domestic workers (in an overall workforce of 1.45 million, and this figure is estimated to be higher), primarily women from the Philippines, Nepal, Sri Lanka, Bangladesh, Ethiopia, Eritrea, Madagascar and a number of West African nations. This is a significant number of people who provide much needed services, who live here, who develop relationships here, who have families here, who assimilate, integrate, spend, earn, etc. They are very much part and parcel of Lebanon, and are a significant part of the country’s ethno-scape.

Yet, due to a number of factors – such as socio-economic status; doing what is perceived as dirty work; being perceived as foreign / outsiders / ‘others’; and gender-related vulnerabilities – these women and associated social groups frequently find themselves marginalized and excluded, facing racism and racialization, all of this which sometimes leads to tragic consequences (such as suicides, and physical, sexual, mental and psychological abuses).

La principal motivación del proyecto es, simplemente, el racismo. Es un tema importante que los movimientos de la sociedad civil en el Líbano y en todo el mundo raramente discuten. Aún así, es un asunto que debe ser entendido y definido dentro de su contexto específico temporal (y geográfico), y luego abordarse como corresponde.

Si miras al Líbano, tenemos alrededor de 250.000 trabajadores emigrantes (en un fuerza de trabajo total de 1.45 millones y se prevé que esta cifra aumente) fundamentalmente mujeres de Filipinas, Nepal, Sri Lanka, Bangladesh, Etiopía, Eritrea, Madagascar y varias de las naciones de África occidental. Es un número significativo de personas que ofrecen muchos servicios necesarios, que viven aquí, que desarrollan relaciones, tienen familias, que se integran, gastan, ganan, etc. Son una parte esencial del Líbano y una parte importante del panorama étnico del país.

Aún así, debido a una serie de factores (como el estatus socioeconómico; hacer lo que se conoce como trabajo sucio; ser visto como extranjero/forastero/”otros”; y las debilidades relacionadas con el género) estas mujeres y otros grupos sociales relacionados, se encuentran frecuentemente marginados y excluidos. Se enfrentan al racismo y a los estereotipos que a veces conducen a trágicas consecuencias (suicidios y abusos físicos, sexuales y psicológicos).

Continuaron explicando lo arraigado que está el racismo en la sociedad libanesa:

Audience member looks at a picture that was presented to the public during the panel discusion at IFI in AUB, October 8, 2014, Beirut. Photo by Marta Bogdanska

Un miembro de la audiencia observa una fotografía que fue presentada al público durante el panel de discusión en IFI en AUB, 8 de octubre, 2014, Beirut. 

Furthermore, classism is usually tied to negative stereotyping and has become the excuse for “race” based discrimination in the country, a “we don’t have a racism problem, we just don’t want to swim with a maid or housekeeper, regardless of her nationality” way of thinking, where you have these class divisions (that are also very unacceptable) based on perceived “racial identifiers”, which is actually then racism, and which also demonstrates how racism is about intersectionality, about intersecting oppressions, and not just about “skin color”.

In addition to this “classism, not racism” discourse, you also have a discourse on racism in Lebanon that is very much an ‘us’ versus ‘the outsiders’ narrative; so we have the existence of two seemingly homogeneous and separate units – us the Lebanese and them the outsiders – that leaves little or no room to explore any other position or experience with racism in the country.

Además, el clasismo a menudo se relaciona con los estereotipos negativos y ha llegado a convertirse en la excusa para la discriminación basada en la “raza” en el país, una forma de pensar “no tenemos un problema de racismo, simplemente no queremos nadar con una sirvienta o una empleada doméstica, independientemente de su nacionalidad” donde encuentras esta división de clases (que también son inaceptables) basada en lo percibido como “identificadores raciales” que realmente es racismo y que también demuestra cómo el racismo está relacionado con la interseccionalidad, la intersección de opresiones y no solo sobre “el color de piel”.

Aparte de este discurso “clasismo, no racismo”, también encuentras otro sobre el racismo en el Líbano en el que predomina la historia del “nosotros” contra “los extranjeros”; por lo tanto, contamos con la existencia de dos unidades supuestamente homogéneas y separadas – esto deja poco o ningún espacio para explorar cualquier otra posición o experiencia del racismo en el país.

En cuanto a la fotografía, puesto que la técnica del proyecto fue cuidadosamente elegida para lograr un máximo impacto, expusieron lo siguiente:

Audience listening to the discussion at AltCity on Sep 24, 2014, Beirut. Photo by Marta Bogdanska

[Photography] is accessible to everyone and it talks to you immediately, without words. We want to confuse people a little bit in the beginning: to make then ponder about who are the people in these photographs at first and then to realize and think. It is an awareness project but because all the participants are recognizable it becomes also intimate and personal.

This year, with the traveling exhibition that goes from one place to another, we are also trying to build a community around the project, which is starting to work out. A lot of people speak about it and we are getting positive feedback.

[La fotografía] es accesible para todos y te habla inmediatamente, sin palabras. Al principio queremos confundir un poco a los visitantes: Primero que reflexionen sobre la identidad de la gente que aparece en estas fotografías y después que se den cuenta y piensen. Es un proyecto de concienciación. Sin embargo, puesto que todos los participantes son reconocibles, también se convierte en algo íntimo y personal.

Este año, con la exposición que viaja de un lugar hacia otro, estamos intentando crear una comunidad en torno al proyecto, la cual está empezando a funcionar. Mucha gente está comentando sobre ello y estamos recibiendo un feedback positivo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.