¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El grupo de derechos humanos «Memorial» en el punto de mira del Ministerio de Justicia ruso

«Memorial» bajo presión en Rusia. Imagen editada por Kevin Rothrock.

«Memorial» bajo presión en Rusia. Imagen editada por Kevin Rothrock.

«Memorial», una de las más antiguas y respetadas organizaciones rusas de derechos humanos, podría estar en grave peligro de extinción. El 9 de octubre, el ministro de Justicia pidió al Tribunal Supremo que liquidara parte de Memorial, y los jueces, obedientemente, fijaron una vista para el 13 de noviembre. De momento, el Ministerio de Justicia no ha sido muy explícito a la hora de elaborar sus quejas contra el grupo de derechos humanos, pero según Memorial, el mayor problema reside en que los funcionarios quieren que adopte una estructura organizativa más centralizada.

Memorial se registró en 1992 como una organización paraguas que supervisaba más de 60 ONG distintas repartidas por todo Rusia, muchas de las cuales siguen siendo legalmente independientes de las otras. El grupo en su conjunto se dedica a la defensa de los derechos humanos de las víctimas pasadas y presentes del estado ruso, centrándose en los gulag y en el Cáucaso Norte.

El Ministerio de Justicia inició el proceso tras la emisión en la televisión rusa de un programa especial en el que se difamaba a la organización Memorial, acusándola de ayudar y ser cómplice de «extremistas y terroristas».

Pavel Andreev, que dirige la oficina de Memorial en Komi, desestimó en Facebook la posibilidad de que el Kremlin forzara la desaparición de su grupo. Las acusaciones, según Andreev, son simplemente otra traba impuesta por el siempre cambiante panorama legal ruso. Como las leyes se han modificado desde que se fundó Memorial, la organización solo tiene que estipular nuevos acuerdos con sus subsidiarias que satisfagan las normas federales

Так что моя оценка на данный момент: значение новости преувеличено. Речь о какой-либо травле не идет, это юридическая ситуация, выход из которой найден и реализуется. «Мемориал» безусловно продолжит свою работу.

Según mi valoración en este momento, se ha exagerado la importancia de esta noticia. No hay ningún acoso, es una situación legal y se va a encontrar y aplicar una solución. Lo que está claro es que Memorial va a seguir con su labor.

Un día después, el 11 de octubre, Memorial emitió su propia declaración, en un tono algo más alarmado:

Претензии Минюста совершенно беспочвенны – не случайно в ответ на наше недоумение мы так и не смогли получить никаких ссылок на нормы закона. Нам представляется недопустимой сама ситуация, когда Минюст противозаконно пытается ограничивать конституционное право граждан на объединение.

Las alegaciones del Ministerio de Justicia no tienen ninguna base, y no es casualidad que no hayamos podido conseguir referencia alguna a disposiciones legales en respuesta a nuestra confusión. Nos parece una situación inaceptable, en la que el Ministerio de Justicia intenta ilegalmente restringir el derecho constitucional de los ciudadanos a formar asociaciones.

En 2009, el líder checheno Ramzan Kadyrov llevó a Memorial ante los tribunales, acusando al grupo de libelo, después de que su presidente de derechos humanos, Oleg Orlov, sugiriera que Kadyrov podría haber actuado como cómplice en el asesinato de la activista de Memorial Natalia Estemirova. En 2011, se obligó a la organización a suspender casi por completo sus operaciones en Nalchik, en la república sureña de Kabardia-Balkaria, después de que dos de sus abogados de la zona recibieran amenazas de muerte.

Esta última amenaza de «liquidación» tampoco es la primera que recibe Memorial: una ley aprobada en 2012 exige que el grupo se registre en el Ministerio de Justicia como «agente extranjero» porque acepta fondos del exterior. Como otras ONG rusas, Memorial se negó a inscribirse, y en lugar de hacerlo, ha llevado al estado ante los tribunales para intentar anular la ley. Además, Memorial se ha unido a otras ONG en un proceso contra el gobierno ruso en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Como ya ha sucedido en el pasado, es muy probable que Memorial encuentre la forma de eludir su destrucción y sobrevivir. Hace menos de dos semanas, Valery Fedotov, jefe del Consejo de Derechos Humanos del Kremlin, dijo que apoya la labor de Memorial, e incluso se ha ofrecido a mediar en las conversaciones entre el grupo y el Ministerio de Justicia:

А Минюст должен действовать по закону, если в уставе организации нарушения. Поэтому мы поможем им найти общий язык.

El Ministerio de Justicia debería actuar de acuerdo a la ley, si hubiera alguna violación de la normativa. Por eso, les ayudaremos a encontrar un lenguaje común.

El 21 de octubre, el Ministerio ruso de Justicia comentó que no le importaría retirar su petición para desmantelar Memorial si la organización consigue reestructurarse a gusto del gobierno en una próxima conferencia. Si el grupo logra apaciguar a las autoridades, todo esto podría quedar en otro simple capítulo en la ya larga historia de adaptaciones políticas de Memorial.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.