¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Periodista de Myanmar fue detenido por el ejército y luego asesinado

Muchos activistas en línea usaron esta imagen como  su foto de perfil en Facebook. El texto en birmano dice “todos debemos involucrarnos para lograr el esclarecimiento de lo sucedido con el periodista independiente Ko Aung Kyaw Naing @ Ko Par Gyi”

La misteriosa muerte de Ko Aung Kyaw Naing, un periodista ampliamente conocido como Ko Par Gyi, ha desatado la ira de muchos en el país del sudeste asiático.

Ko Par Gyi, quien previamente se había desempeñado como guardaespaldas de Aung San Suu Kyi, estaba cubriendo los recientes enfrentamientos entre el ejército de Myanmar y las fuerzas armadas del grupo rebelde minoritario Karen en el estado de Mon cuando fue detenido por el ejército de Myanmar el 30 de setiembre. Luego de tres semanas, oficiales del ejército notificaron al Consejo interino de prensa de Myanmar que el periodista fue asesinado el 4 de octubre, mientras se encontraba bajo custodia y que su cuerpo ya ha sido sepultado.

La muerte del periodista mientras estaba en poder del ejército provocó la indignación de muchos y llevó a que se reunieran más de 1000 personas en una protesta en el centro de Yangon, la ciudad capital, el 26 de octubre. Ciudadanos preocupados, activistas y aproximadamente 46 grupos de la sociedad civil se han reunido para exigir que se realice una investigación sobre la muerte del periodista. Según Radio Free Asia, aproximadamente 20 manifestantes fueron arrestados y han sido acusados conforme a secciones no especificadas del código penal.

Un informe militar oficial indica que Ko Par Gyi fue acusado de actuar como “comandante de comunicaciones” del grupo opositor armado Karen (DKBA – Democratic Karen Benevolent Army) y que recibió disparos cuando trató de quitarle el arma a un guardia, en un intento de escapar de la prisión. Tanto los líderes de Karen cuanto la familia de la víctima aseguran que él no estaba asociado al grupo.

La esposa del periodista, Than Dar, una activista pro-democracia, se mantiene escéptica acerca del alegato del ejército de que su esposo intentó huir de prisión. Ella teme que fuera torturado y asesinado, y ha solicitado que se realice una investigación a fondo sobre las circunstancias de su deceso, incluyendo la exhumación y autopsia del cadáver.

La junta militar de Myanmar ha ocupado el poder desde 1962, aunque se han implementado reformas democráticas en los últimos años. Actualmente el gobierno está a cargo de civiles pero el ejército continúa teniendo poder e influencia considerable en la burocracia.

Min Ko Naing de 88 Generation Peace y Open Society considera que al ejército se le ha otorgado demasiada autoridad sin hacerlo responsable por sus acciones. Hablando durante la protesta, él citó las disposiciones previstas en la Constitución para proteger al ejército: 

Think about it carefully; the fact that there is a law in the constitution which states that if anyone from the army — from the rank of a soldier to the general — commits any kind of crime, the civil court cannot judge; it means that they have too much privilege, and this is a bully.

Piensen en esto con cuidado; el hecho de que exista una norma en la constitución que establece que si alguien del ejército– de cualquier rango, de soldado a general–comete cualquier tipo de delito, la corte civil no puede juzgarlo; esto significa que tienen demasiados privilegios y es una intimidación.

Ko Ko Gyi, un activista político de la misma organización, siente que no existe estado de derecho o seguridad en el país. Él dice:

Just look at the statement of the Defense Ministry. He was arrested on 30th (September), and killed on 4th (October); his wife inquired about him on 19th (October) but they did not answer anything and then only released a statement on 24th (October). It almost took a month, more than 20 days. Who is to take responsibility for this?

Sólo observen la declaración del ministro de Defensa. Él fue arrestado el 30 (de setiembre) y asesinado el 4 (de octubre); su esposa preguntó por su paradero el 19 (de octubre) pero no le respondieron nada y luego recién publicaron la declaración el 24 de octubre. Les tomó un mes, más de 20 días. ¿Quién es responsable de esto?

Nay Myo Zin de la Organización para el desarrollo social de Myanmar cree que la promesa del ejército de otorgarle una indemnización a la familida del periodista asesinado podría significar que los “ciudadanos no valen más que una bala.”

Moethee Zun, un activista político y fundador del Partido demócrata por una nueva sociedad, sostuvo que el ejército no debió haberlo matado aún cuando haya tratado de escapar:  

It is obvious that Ko Par Gyi has never held a gun. He is a good and responsible person. Even if he had a gun, they (the army) should not have done that to him.

Es obvio que Ko Par Gyi nunca tuvo un arma. Él es una persona buena y responsable. Aún en el caso de haber tenido un arma, (el ejército) no debió haberle hecho eso.

El bloguero Moe Zay Nyein también considera que la acusación del ejército no es creíble.

Ko Par Gyi was not someone who is afraid of prisons. His wife was also a political prisoner. He knew that he would be released again if he went to jail. In this age of democracy, he knew that there are people who would support him if he were ever sent to prison. He was familiar with the concept of imprisonment. Therefore, it is absolutely not believable that he tried to seize a gun in order to run and escape imprisonment.

Ko Par Gyi no era alguien que temiera las prisiones. Su esposa también ha sido prisionera política. Él sabía que sería liberada si él iba a prisión. En esta era democrática, él sabía que había gente que lo apoyaría si alguna vez iba a prisión. Él estaba familiarizado con el concepto del encarcelamiento. Por lo tanto, es absolutamente increíble que él haya tratado de apoderarse de un arma para correr y escapar de la prisión.

Moe Thway de Generation Wave, uno de los organizadores de la protesta, exhortó a las personas a brindar apoyo a los periodistas.

During the time when we did not have media freedom, political activists were the reporters. Even the wife of Ko Par Gyi was once sentenced to life imprisonment for writing political articles. If they did not risk their lives, we would never know the truth. Therefore, instead of calling them simply as reporters or political activists, the people should protect those who are trying to bring the truth to us.

Durante la época en la que no teníamos libertad de medios, los activistas políticos eran los periodistas. Incluso la esposa de Ko Par Gyi fue condenada a prisión perpetua por escribir artículos políticos. Si ellos no arriesgan sus vidas, nosotros nunca conoceremos la verdad. Por eso, en lugar de llamarlos simplemente periodistas o activistas políticos, la gente debe proteger a quienes están tratando de acercarnos la verdad.

Este último asesinato demuestra una vez más la apremiante necesidad de brindar protección a los profesionales de los medios en el país. Aunque la junta de censura ha sido abolida, la muerte de Ko Par Gyi es un triste recordatorio de las continuas limitaciones a la libertad de los medios y de la democracia en Myanmar.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.