¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tras la partida del ahora expresidente Compoaré, la sociedad civil de Burkina Faso limpia las calles y rechaza al ejército

Saran Sereme, presidenta del partido opositor CDP - Foto de Manya Riche en twitter

Saran Sereme, presidenta del partido opositor CDP – Foto de Manya Riche en Twitter

Después de la salida de Blaise Compoaré y de su exilio en Yamoussoukro, la incertidumbre planea sobre quien va a presidir la transición de Burkina Faso hasta las nuevas elecciones. Varias personalidades se han declarado ya líderes de esta transición en el espacio de unas pocas horas: el general Honoré Traoré se declaró presidente el 30 de octubre antes de verse apartado por el teniente coronel Zida, antiguo número dos de la guardia presidencial. El general retirado Kouamé Lougué también lleva mucho tiempo vislumbrándose como potencial presidente. Un cuarto candidato parece surgir de la sociedad civil: Saran Sérémé Séré, presidenta del PDC y una de las promotoras de las manifestaciones públicas contra el poder que se han llamado «la revolución de las espátulas».

La sociedad civil no ve con buenos ojos los intentos de acaparar el poder por parte de los militares durante este periodo de incertidumbre política. Saran Sérémé Séré ha declarado en su página de Facebook:

Ne laissons pas prendre en otage notre révolution populaire. pourquoi des militaires, en l’occurrence le chef d’état major général des armées par ci et le chef d’état major adjoint de la sécurité présidentielle par là, se bagarreraient ils pour une présidence durant une période éphémère, transitoire et surtout pour la récupération d'une lutte menée par le digne peuple burkinabé?

No permitamos que secuestren nuestra revolución popular, porque los militares, en este caso el jefe del estado mayor general de los ejércitos por aquí y el jefe del estado mayor adjunto a la seguridad presidencial por allá, ¿se pelearían por una presidencia efímera, transitoria, y sobre todo, por la recuperación de una lucha organizada por el digno pueblo burkinés?

Saran Sérémé y sus partidarios intentaron realizar una declaración en la radio nacional para anunciar la decisión de pilotar la transición, pero fueron rechazados por las fuerzas del orden.

Burkina Faso: Tiros de advertencia en la RTB, desbandada del grupo. Saran Sereme iba a hacer una declaración

La tensión entre el ejército y la sociedad civil no va a desaparecer de forma inmediata. De hecho, ya se han convocado manifestaciones contra la toma del poder por parte del teniente coronel Zida. Sin embargo, Zida se considera una garantía para la juventud de Burkina Faso, que ha llevado el peso de las manifestaciones que provocaron la caída de Compaoré. No obstante, la oposición sigue mostrándose escéptica ante las intenciones del ejército. En efecto, la Constitución burkinesa es clara: en caso de vacío de poder, es el presidente de la Asamblea Nacional quien debe ocupar la presidencia de forma interina. Desde Uagadugú, Salif Ouedraogo afirma:

Nous sommes totalement contre la prise de pouvoir par les militaires. Nous réclamons un civil à la tête de l'État et demain nous allons nous regrouper place de la Révolution pour dire non au pouvoir militaire, même s'il faut que le peuple saigne davantage

Estamos totalmente en contra de la toma del poder por los militares. Reclamamos un civil a la cabeza del estado, y mañana vamos a reunirnos en la Plaza de la Revolución para decir no al poder militar, aunque la gente tenga que verter su sangre.

Los manifestantes limpian la ciudad de Uagadugú. Foto publicada con permiso de Oeil d'Afrique

Los manifestantes limpian la ciudad de Uagadugú. Foto publicada con permiso de Oeil d'Afrique

Antes de estos últimos enfrentamientos ante la radio nacional que causaron un muerto, la sociedad civil había dado ejemplo limpiando las calles de Uagadugú tras las manifestaciones que convocaron a varios millones de civiles. El colectivo Balai Citoyen («Escoba ciudadana») hizo un llamamiento al sentido cívico de los ciudadanos para poner en orden la capital. Un joven manifestante explica la importancia de este gesto:

Hier on a balayé un président et aujourd’hui, on balaie les rues. Il fallait casser aussi, pour montrer qu'on n'a peur de rien [..]. Mais après tout ce qu'on a fait, il fallait rendre la ville propre. Maintenant, les étrangers vont venir, c'est comme si de rien n'était.

Ayer barrimos un presidente y hoy barremos las calles. Había que romper con todo para demostrar que no tenemos miedo de nada (…). Pero después de todo lo que hemos hecho, había que limpiar la ciudad. Ahora, los extranjeros van a venir, es como si no hubiera pasado nada.

El futuro inmediato de Burkina Faso sigue siendo un total misterio. Pero las acciones de la juventud burkinesa han permitido ya acabar con 27 años de gobierno de un presidente africano. El siguiente vídeo repasa las acciones del movimiento Balai Citoyen para reclamar más democracia en Burkina Faso:

Lo que está claro es que otros dirigentes africanos con intenciones de impulsar reformas para extender sus mandatos (República Democrática del Congo, Burundi, Congo Brazzaville, Benín) van a observar de cerca la evolución de las manifestaciones. Compoaré ya se encuentra entre los que han aprendido a su propia costa que nada se adquiere para siempre.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.