¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Una mujer brasilera, pobre y negra, cuenta como luchó contra todas las dificultades

Programa afroatiude, autor Alexsandro de Brito Almeida

Cubierta de Alexsandro de Brito Almeida para el informe sobre el primer año del programa Afroatitude. Reproducido con autorización.

Podría decirse que Gabriela Moura, a los 27 años, ha vencido muchos escollos en la vida. Originaria de los suburbios y alumna de escuelas públicas pobres en el norte del Estado de Paraná en Brasil, tenía el deseo, que ella llama ‘muy audaz’, de entrar a estudiar relaciones públicas en la Universidad del estado de Londrina. Este no es un sueño fácil en un lugar como Brasil donde los niños hijos de costureras, empleadas domésticas, cuidadoras de niños como ella generalmente no aspiran a llegar más lejos que la escuela secundaria.

“Yo, ex cotista, ‘vagabunda'” es un post íntimo y conmovedor en el blog de Gabriela donde ella cuenta la saga por la que debió pasar para su examen de admisión a la universidad a la edad de 17 años y como se enfrentó al prejuicio y racismo dirigido a los estudiantes que lo aprobaron por medio del ‘sistema de cuotas raciales’ (de ahí lo de “cotista”) para llegar a la enseñanza superior. Gabriela habla sobre su primer contacto con la cultura de raza negra, algo que le cambió la vida para siempre empoderándola e igualmente cambiando la vida de todos los otros jóvenes negros que ella encontró.

El sistema de cuotas raciales en Brasil comenzó en el 2000 y fue validado por el Tribunal Federal Supremo en el 2012. Su objetivo es reservar lugares en las instituciones estatales y privadas para grupos específicos tales como negros e indígenas nativos como una forma de acción afirmativa para revertir el racismo histórico para determinadas clases raciales/étnicas. La identidad racial en Brasil es un tema complejo relacionado estrechamente con el estatus económico y social, el racismo es un tema espinoso entre los brasileños – (por favor vea algunos post de nuestra cobertura pasada sobre el tema en las referencias listadas al final de este post).

Gabriela Moura

Gabriela Moura, 7 marzo 2014. Publicado con permiso.

A continuación lea extractos del blog de Moura sobre su experiencia que llama la atención de la blogósfera brasileña. Comienza con su preparación autodidacta para el examen de admisión en la universidad:

Quando eu tinha 16 anos eu decidi mudar de período na escola, indo do matutino ao noturno, para que assim tivesse um tempo para trabalhar e pagar o cursinho pré-vestibular. E isso já era uma audácia muito grande: desejar ingressar na Universidade Estadual de Londrina. A minha mãe não deixou que eu seguisse com estes planos, dizia que seria pesado demais conciliar trabalho e escola, e me sobraria pouco ou quase nenhum tempo livre pra diversão e coisas de adolescente. Por isso eu comecei a tentar estudar em casa mesmo, só com os materiais da escola – internet era um luxo inimaginável. Na verdade, nem computador eu tinha, e não tinha vaga ideia de quando eu teria um. A minha mãe trabalhava como costureira autônoma.

Cuando tenía 16 años decidí cambiar mi horario de estudio en la escuela pasando desde el horario matinal al vespertino, así podía tener tiempo para trabajar y pagar por un curso de preparación para el examen de admisión universitario. Eso ya era una audacia para alguien como yo que quería ir a la Universidad Estatal de Londrina. Mi madre no quería que siguiera mi plan diciéndome que era muy difícil trabajar y estudiar al mismo tiempo y que me quedaría poco o ningún tiempo para divertirme y otras cosas de adolescente. Así, comencé a estudiar en casa solo con mis libros ya que tener acceso a internet habría sido un lujo inimaginable. En verdad no tenía ni computador o la menor idea de cuando tendría uno. Mi madre trabajaba como costurera por cuenta propia.

Aquí ella habla sobre el examen de admisión a la universidad y los prejuicios en la universidad:

Para encurtar esta parte da história: Em fevereiro de 2005 eu fui a uma festa promovida pela rádio pop local, que divulgaria o resultado do vestibular ao vivo, e quando eles distribuíram o jornalzinho do resultado (patrocinado pelo maior colégio particular da cidade, risos), meu nome estava lá, e naturalmente minha mãe chorou quando recebeu a notícia por telefone, um celular que eu peguei emprestado de um amigo.

Estaria tudo ok se não fosse um porém: eu era cotista. Isso aí é como se eu carregasse alguma placa em neon piscante dizendo que eu não pertencia àquele lugar. Desde o começo eu ouvi manifestações hostis de pessoas que diziam abertamente que eu não deveria estar ali, pelos seguintes motivos:
– Elas estudaram muito, pagaram 2, 3, 4 anos do cursinho mais caro da cidade justamente para terem mais chance.
– Um possível mau desempenho meu atrasaria a turma toda.
– É racismo inverso contra brancos (sic).
– Cria vagabundos.

Para resumir esta parte de la historia: en febrero 2005 fui a una fiesta organizada por la radio local que anunciaría en vivo los resultados del examen de admisión a la universidad y cuando distribuyeron la hoja con los resultados (patrocinado por el mejor colegio particular de la ciudad, JAJAJA), allí estaba mi nombre. Por supuesto mi madre lloró cuando le dí la noticia por el teléfono móvil que pedí prestado a una amiga.

Habría estado todo bien: yo era una cotista. Esto fue como si yo llevara un anuncio de neón diciendo que yo no pertenecía a ese lugar. Desde el comienzo oí comentarios hostiles de personas que decían abiertamente que yo no debería esta allí por lo siguiente:
– Ellas habían estudiado mucho, pagaron 2, 3, 4 años de los cursos mas caros de la ciudad para tener mejores posibilidades (de tener éxito en el examen de admisión).
– Un posible mal desempeño mío atrasaría a todos.
– Es el racismo invertido contra los blancos.
– Cría vagabundos.

Habla sobre la realidad de una estudiante pobre:

Sobre o racismo inverso a gente finge que não ouviu, pro bem da nossa saúde mental. E se insistirem, uma aula explicando o massacre das populações negras deveria ser suficiente. Se não for, é porque o ouvinte é mau-caráter, mesmo. E também me surgia a dúvida: a pessoa estuda 4 anos em escola particular e culpa uma cotista de ter roubado a vaga? Não soa razoável. Mas dinheiro ainda importava.

Ai vem a nova parte da minha novela.
Sobre a vagabundagem cotista: possivelmente a acusação mais esdrúxula neste mar de chorume racista. O curso de Relações Públicas não é dos mais caros. Os livros saem por cerca de 40 reais. A exceção são os livros de Economia e Marketing que, às vezes, passam dos 100. Mas todo aquele volume de xérox começou a falir a conta bancária que eu já não tinha. E, em certos dias, eu precisava escolher entre pagar 3 reais de passagem de ônibus ou usar estes mesmos 3 reais para comprar comida. Dentro do ambiente acadêmico, porém, o desempenho era equivalente. Eu não sentia que era menos capaz do que meus colegas oriundos de escolas particulares.

Pretendemos que no oímos sus comentarios sobre el racismo inverso para mantener nuestra salud mental. Y si insisten, una lección describiendo la masacre de las personas negras debiera ser suficiente para callarlos. Y si no, se demostró que esa persona no valía la pena de todos modos. Y otra cosa: alguien estudia durante cuatro años en un colegio privado y ¿luego culpa a una cotista de robarle su lugar en la universidad? Esto no parece razonable. Pero parece que a ellos el dinero les importa.

Y ahora una nueva parte de mi historia:
Sobre el vagabundaje de los estudiantes cotistas: esta es quizás la acusación mas extraña en este mar de basura racista. Tuve que hacer un gran esfuerzo para seguir en el curso. Relaciones públicas no es el mas caro de todos los cursos y los libros cuestan cerca de R$ 40 [$15] cada uno con excepción de los libros más especializados en economía y marketing que cuestan alrededor de R$ 100 [$38]. Pero todo el fotocopiado de los libros estaba mandándome seriamente a la bancarrota. Hubo días en que tenía que elegir entre pagar R$ 3 [$1] por el boleto de autobús o comprar algo para comer. En lo académico sin embargo no había diferencias en mi desempeño. No sentí que era menos capaz que mis compañeros de curso que venían de escuelas privadas.

Sobre Afroatitude, un proyecto que reúne estudiantes cotistas de diez universidades estatales: 

Com este projeto eu entrei em contato com a cultura negra, o que me era inédito, usei o dinheiro da bolsa pra comprar o primeiro computador da minha vida, estudei a vulnerabilidade da população negra e isso serviu de estopim pra tudo o que eu sou hoje. Apoiados pela Secretaria dos Direitos Humanos do Governo Federal, nós tivemos a chance de estudar a influência e as carências das populações negras das regiões em que vivíamos, e pudemos finalmente ter a noção do tanto de trabalho que ainda havia a ser feito. Eu não sei se consigo ser objetiva neste ponto e explicar direito a importância deste projeto em minha vida. Digamos que minha intelectualidade ganhou na loteria acumulada. Muita riqueza de informação. Em paralelo a isso, eu queria entender por que alguns colegas insistiam que eu e meus demais amigos cotistas éramos inúteis e tão dispensáveis, e por que não deveríamos estar ali. 

Primero estuve en contacto con la cuItura negra a causa de este proyecto y fue completamente nuevo para mi. Usé el dinero de mi beca para comprar la primera computadora de mi vida y estudié especialmente sobre lo que ha pasado la población negra [en Brasil] y que resultó ser un catalizador para todo lo que soy hoy. Puesto que estábamos apoyados por la Secretaría de Derechos Humanos del Gobierno Federal teníamos la suerte de estudiar la influencia y necesidades de las poblaciones negras en las áreas en las que vivíamos y tuvimos una idea de todo lo que quedaba por hacer. No estoy segura si puedo ser objetiva en este punto y explicar exactamente cuan importante ha sido este proyecto en mi vida. Digamos que por esto mi intelecto ganó en la lotería. Tanta información a considerar y paralelamente tenía que intentar comprender porque algunos de mis compañeros de clases insistían en decir que yo y mis compañeros cotistas eramos inútiles y prescindibles y que nosotros no deberíamos ni siquiera estar ahí.

Sobre el tema de la graduación:

Eu me formei em 2008, sem ter a minha foto de criança exposta no painel da festa, como meus outros colegas, por eu não ter conseguido pagar a festa. Eu fui como convidada de uma amiga. Eu me formei odiando festas de formatura e me sentindo deslocada.

Mas o que é importante dizer que cotas funcionam, sim. E incomodam, também. Incomodam porque provam que vestibular não serve mais pra nada, e porque “mescla” um ambiente que, até 10 anos atrás, era homogêneo. Branco. As cotas provam que elite intelectual é um termo inventado para deprimir e assustar aqueles que não possuem grandes quantias de dinheiro para serem gastas em escolas que vendem mais imagem do que conhecimento. Ou para manter estas pessoas longe da preocupação da escola pública, porque afinal, pra que se preocupar com a escola da filha da empregada se a tua cria pode estudar no palácio do centro?

Me gradué en el 2008 sin que mi foto de niña fuera incluida en el panel de Ia fiesta, con mis compañeros de curso, esto porque no había podido pagar por la fiesta. Estuve como invitada de una amiga. Me gradué odiando las fiestas y sintiéndome desconectada.

Pero lo que es importante decir es que las cuotas funcionan y hacen que otras personas también se sientan inconfortables. Las hacen inconfortables porque prueban que el examen de ingreso a la universidad no sirve para nada y porque produce una ‘mezcla’ en un ambiente que hace diez años era homogéneo, esto es, blanco. Las cuotas prueban que la ‘élite intelectual’ es un término hecho para oprimir y asustar a quienes no tienen mucho dinero para gastar en escuelas privadas que venden mas apariencia que conocimiento. O para mantener esa gente alejada de pensar sobre las escuelas estatales (públicas) porque a finde cuentas ¿porqué preocuparse sobre la escuela a la que asiste la hija de mi empleada doméstica si mi pequeño puede estudiar en el palacio en el centro de la ciudad?

Y después de la graduación:

Como profissional de Relações Públicas, aos 24 anos eu alcancei a posição de gerência da empresa onde trabalhei. Não me soa nada ruim.

Eu voltei a estudar em 2010, desta vez escolhi aprender a ler, escrever e falar árabe coloquial e árabe clássico. Estudei cinema árabe, literatura árabe, filosofia árabe, história árabe.

Como profesional de relaciones públicas a los 24 años tuve el cargo de gerente en la compañía que trabajé. No me suena mal.

Volví a estudiar en el 2010 y en ese tiempo aprendí a leer, escribir y hablar árabe coloquial y clásico. Estudié cine árabe, literatura, filosofía e historia.

Sobre el sistemas de cuotas:

O sistema de cotas para negros é bem simples de entender, ele é feito para a inserção de pessoas negras na universidade. Ele não substitui a necessidade de repensarmos a educação de base, mas impede que a disparidade racial do país aumente. O sistema de cotas não é outra coisa, senão um sistema inclusivo. Também é leviano chama-lo de “esmola governamental”, porque uma das obrigações do governo é justamente zelar pelo bem estar de seus cidadãos, e os cotistas estão apenas utilizando um direito, que é o de estudar. Errado é achar que, porque estas pessoas não tiveram 1.500 reais por mês durante 15 anos, não merecem entrar pelos portões da frente do ensino superior. O sistema de cotas incomoda porque mostra que dinheiro pode comprar coisas, pode até comprar gente, mas não pode comprar humanidade.

El sistema de cuotas para negros es muy fácil de entender y su objetivo es insertar a los negros a la universidad. No reemplaza la necesidad de reconsiderar la educación básica pero previene el aumento de la disparidad racial en este país. Es de hecho un sistema inclusivo y es frívolo llamarlo un ‘consejo gubernamental’ porque es una obligación del gobierno asegurar el bienestar de sus ciudadanos y los estudiantes cotistas están usando este derecho, el que es poder estudiar en la universidad. Lo que está equivocado es pensar que porque esa gente no tiene R$ 1500 [$572] mensuales durante 15 años para pagar la escuela privada no tienen derecho de entrar a la universidad por la puerta principal. El sistema de cuotas molesta a algunos porque muestra que el dinero puede comprar cosas e incluso personas, pero no puede comprar humanidad.

Aquarela de Gabriela Moura

Reunión selectiva de desechos: Papeles, Plásticos, Metales, Vidrios, Corazones humanos. Acuarela de Gabriela reproducida con autorización.

De nuestro archivos: Raza y Racismo en Brasil

Un brasileño usa Twitter para atacar el racismo y agresión a empleadas domésticas por sus patrones

Brasil: El racismo en primera plana tras brutal golpiza a un adolescente negro

El racismo recibe a los médicos cubanos en Brasil

Ex modelo brasileño convertido en mendigo provoca debate sobre racismo

Brasil: Censo “Revela” que la mayoría de la población es de raza negra

Brasil: Donde la violencia tiene una edad y un color de piel

Brasil: Libro infantil enciende debate de racismo

Brasil: Afro-Brasileños reclaman por la discriminación positiva denegada

Brasil: Blogueros explican las razones por las que todavía hay racismo en el país

Brasil: ¿Las puertas de los bancos tienen detectores de metal o de melanina?

Brasil: ¿Pueden los negros manejar autos de lujo?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.