¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

México: ¿Ahora qué sigue? “Nuestros muertos no se merecen nuestro olvido”

Desde Mérida, Andres Mayorquín reflexiona sobre los sentimientos de los mexicanos una vez que ya han participado en las marchas por la desaparición de los normalistas. Unos ya están cansados y se interrogan si valió la pena salir a las calles. Los desconfiados quieren que los mexicanos dejen de protestar y se dediquen “a trabajar más, a dejar de dar mordidas, a respetar la libertad del otro, o ser más productivos, a dejar de quejarnos”.

Hacer lo contrario ya no es suficiente en México, concluye Marroquín. Tres proposiciones a esta pregunta: “¿Qué debemos esperar o hacer con todo este movimiento desatado por la desaparición de unos normalistas que terminaron representando a todos los desaparecidos, asesinados, secuestrados y violentados del país?”:

Primero que nada, negarnos radicalmente a la violencia… La mayoría no queremos más agresión, queremos paz, queremos encontrar mejores formas de relacionarnos unos con otros en nuestra sociedad diversa y queremos justicia, que respete la dignidad de cada uno de nosotros.

[…]

Tercero, desarrollar una propuesta concreta…una legislación sobre la revocación de mandato, la formación de una Comisión de la Verdad, hacer obligatorias y públicas las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos y sus familiares, facilitar los requisitos de las candidaturas independientes, una regulación sobre los legisladores plurinominales.

Visite Se hace camino al andar, el blog de Andrés Mayorquín. También puede interactuar con él en Facebook, Twitter y G+

El post reseñado participó en el trigésimo #LunesDeBlogsGV el 24 de noviembre de 2014.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.