¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La historia de una médica cubana en Brasil

Médicos cubanos llegan a Brasil en agosto del 2013. Foto: Brasil de Fato. Tomada de Cubadebate

Médicos cubanos llegan a Brasil en agosto del 2013. Foto: Brasil de Fato. Tomada de Cubadebate con permiso.

Las colaboraciones médicas de Cuba con otras naciones han sido reconocidas mundialmente. Cuba ha mostrado una solidaridad y un sentido de responsabilidad inquebrantables en comparación con países con muchos más recursos, como demostró, una vez más, con la misión de médicos cubanos que envió a Africa occidental para atender a pacientes de ébola.

La exportación de servicios médicos constituye, además, una de las fuentes principales de ingreso económicos para la isla. El actual convenio con Brasil, a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), como parte del programa “Más médicos”, es uno de los más intensos de colaboración medica cubana en el exterior. En dicho programa, lanzado el 8 de julio del 2013, participan especialistas de Brasil, Cuba, Portugal, Ecuador, Venezuela y España, entre otros países que respondieron al llamado de Brasil para llevar los servicios médicos a comunidades rurales, indígenas, y de difícil acceso.

Lorna Rodríguez: una médica cubana en Brasil

Lorna Rodríguez es una joven médica cubana, especialista en medicina general integral, que participa desde hace casi un año en “Más médicos”. Esta es su segunda misión, la primera fue en Venezuela, donde estuvo entre  2011 y el 2013.

Rodríguez explica que para los médicos cubanos el presente contrato tiene una duración de tres años y tiene una mejor remuneración, si se compara con otras misiones. De los cinco días de la semana trabajan cuatro, y en el quinto, dedicado a la superación profesional, toman un curso de atención primaria en el sistema de salud brasilero. Según Rodríguez:

Las condiciones de trabajo son mucho mejores que las que tenías en Venezuela, tenemos tranquilidad, contamos con una bolsa de ayuda mensual con el objetivo de cubrir gastos de alquiler de vivienda, electricidad, agua, internet y comida, la cual es pagada por las secretarías de salud de los municipios.

Rodríguez además reconoce que las colaboraciones suponen una mejoría para su situación económica, y ésta es una vía loable teniendo en cuenta su formación. Además resalta que una de las ventajas del programa de Brasil es “el derecho de vivir a decidir dónde y con quién vives, disponer de tu dinero cuando quieras y la posibilidad de moverte dentro del país”. Nada de esto era posible en Venezuela. Al mismo tiempo, reconoce que el idioma, la soledad y la distancia de la familia son los principales retos a vencer.

Lejos de su familia

Para muchos médicos  cubanos, mas allá del valor de los servicios que prestan, estar lejos de la familia también supone un costo para sus vidas privadas y familiares. Rodríguez recuerda:

Mi vivencia más triste fue cuando murió mi madre. Uno siempre se pregunta si hubieses podido hacer algo, si te encontraras allá, que hubiese evitado que eso ocurriera. Por otro lado, y no deja de entristecerme, me estoy perdiendo momentos de la vida de mi hija, nunca recuperables. Otra cosa es asumir el riesgo de que mi matrimonio se dañe por esta distancia. Sabes que tienes que irte de nuevo y no quieres que ese distanciamiento ocurra. Le pido a Dios todo los días para que esto que estoy haciendo solo traiga mejorías para mi familia, pues es ese mi objetivo.

Cuba ha aportado 11,456 médicos que ayudan a más de 2,000 pueblos en 26 estados brasileños, brindando así una asistencia que abarca el 74,1% de la demanda en el país. Según informes del gobierno brasileño, que publica Cubadebate, este programa de medicina comunitaria ha logrado alcanzar alrededor de 50 millones de personas, de las cuales el 85 % se encuentra satisfecho por los servicios.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.