¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Serbia: Comparece activista contra leche contaminada

Street art in Novi Sad, Serbia. Photo by molimonster69 on Flickr.

Arte callejero en Novi Sad, Serbia. Imagen de molimonster69 en Flickr.

Otro tuitero de origen serbio fue convocado por la policía y los tribunales para que compareciese por su activismo en las redes sociales y “en la vida real”. En el año 2013, Marko Živković, natural de Belgrado, participó en protestas contra la decisión del gobierno de aumentar la cantidad permitida de aflatoxinas en la leche y los productos lácteos fabricados e importados en el país.

Esta mañana me llamó la policía para decirme que tienen orden de llevarme a los tribunales por “Arriba La Leche”. Más de 20 meses después, este es el epílogo en torno a la cuestión de la aflatoxina.

Las aflatoxinas son metabolitos tóxicos que producen ciertos tipos de hongos y que se pueden encontrar en la leche y otros alimentos. Hasta ciertos niveles, son seguros para el consumo. Pero en el 2013, el gobierno serbio decidió aumentar los límites legales en lo que se considera niveles seguros de aflatoxina en la leche de 0,05 a 0,5 microgramos por kilogramo. Este aumento de la noche a la mañana de diez veces la cantidad permitida condujo a que ciudadanos y algunos fabricantes exigieran exhaustivas explicaciones por el cambio al gobierno, y a otros a una protesta por la decisión tomada.

A small group protests peacefully against the decision to raise permitted aflatoxin levels in milk in Belgrade in March 2013. Photo from Istinomer.

Un pequeño grupo protesta pacíficamente en Belgrado en marzo de 2013 contra la decisión de aumentar los niveles permitidos de aflatoxinas en la leche. Imagen de Istinomer.

Tras meses de presión ciudadana a comienzos de 2013, organizaciones locales y la Unión Europea, que advirtió a Serbia de que sus productos lácteos ya no serían bienvenidos en la mayor parte de Europa (con niveles permitidos de aflatoxinas en la leche de 0,05 microgramos por kilogramo), el gobierno canceló su decisión.

Živković, un programador informático de Belgrado, participó a través de las redes sociales en actividades contra la decisión del gobierno. De paso, fue elegido por otras personas que protestaban frente a la sede del gobierno de la República de Serbia para dirigirse a los periodistas en nombre de los manifestantes del 1 de marzo de 2013. En ese momento, Živković dijo a la prensa:

“Okupili smo se spontano na Twitteru i već danima razgovoramo o ovome što se dešava (sa mlekom), a kada smo juče na televiziji čuli odluku vlade da za 10 puta uveća dozvoljenu koncentraciju toksičnog aflatoksina, odlučili smo izrazimo protest.”

“Nos reunimos de forma espontánea en Twitter y a los pocos días discutíamos lo que pasaba (con la leche). Cuando oímos ayer en TV la decisión del gobierno de aumentar 10 veces la concentración permitida de la aflatoxina tóxica, decidimos expresar nuestro desacuerdo.”

Más de un año y medio después, Živković recibió una desagradable llamada de la policía informándole de que se le buscaba para ser interrogado, pero compareciendo en los tribunales. En otros tuits, Živković relató que el oficial de policía al otro lado de la línea no le dijo exactamente cuáles eran los cargos en su contra, pero que iba a comparecer ante el tribunal por no responder a una solicitud para ser interrogado en relación con lo que popularmente ha sido conocido como “El Asunto de la Aflatoxina”. El tuitero declara que nunca ha recibido semejante solicitud para informar a las autoridades antes de la llamada telefónica.

Živković ha recibido un gran apoyo de los demás residentes de Belgrado y tuiteros de toda Serbia y los Balcanes. También dijo que sus seguidores sabrán cuando se esté reportando a la policía en los próximos días respecto a este asunto.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.