¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué ha significado la muerte de Baby Doc para los haitianos?

Protests as 'Baby Doc' returns to Haiti, 18 January 2011, photo by Jean Jacques Augustin. Demotix.

Protestas por el regreso de ‘Baby Doc’ a Haití, el 18 de enero de 2011, Puerto Príncipe, Haití. Foto de Jean Jacques Augustin. Demotix.

El exdictador haitiano Jean-Claude Duvalier murió el 4 de octubre de 2014, a los 63 años de edad. Fue enterrado una semana después, en una ceremonia privada. Aunque muchos haitianos esperaban con ansias un mundo sin Duvalier, conocido como “Baby Doc”, su muerte ha sido vista como un suceso excepcionalmente ambiguo.

Duvalier, o “Baby Doc”, sucedió a su padre, François “Papa Doc” Duvalier, como presidente de Haití en 1971. Al momento de la muerte de su padre, Jean-Claude tenía 19 años de edad —supuestamente, el presidente más joven del mundo. Aunque fue considerado menos brutal que su padre, “Baby Doc” continuó con muchas de las mismas políticas represivas. Lo más vergonzoso fue que siguió usando a los Tonton Macoutes, un grupo paramilitar, para reprimir por la fuerza cualquier oposición política. Se estima que los Tonton Macoutes son responsables por la muerte de más de 60,000 haitianos.

Jean-Claude Duvalier fue depuesto en un golpe en 1986 y huyó a Francia, con su entonces esposa Michelle, y por lo menos $300 millones de dólares, robados de las arcas haitianas. Era una gran cantidad de dinero en ese momento, por supuesto, pero es difícil medir su enormidad en el contexto de Haití. Según recientes estadísticas, la hostigada nación insular es el país más pobre del Hemisferio Occidental y el vigésimo país más pobre de todo el mundo.

Luego del devastador terremoto de Haití de 2010, “Baby Doc” controvertidamente regresó del exilio. A pesar de las acusaciones hechas en su contra por corrupción y abuso de derechos humanos, los procedimientos legales formales nunca avanzaron y murió como un hombre libre. Sin embargo, a Duvalier se le negó un funeral del estado —una pequeña victoria para los que tenían la esperanza de hacerlo responsables por sus crímenes.

En un texto en francés en Facebook, Pierre Joel dio una lista incompleta de las víctimas de los regímenes de los Duvalier (tanto de “Papa” como de “Baby” Doc) en el periodo de 1957–1986. Amnistía Internacional también publicó un video que presenta a las víctimas del régimen de Duvalier:

Cuando se conoció la noticia de la muerte de Jean-Claude Duvalier, varios haitianos que viven fuera de Haití, muchos de los cuales salieron del país debido a la persecución, buscaron compartir sus sentimientos. El haitiano-estadounidense Patrick Gaspard, embajador de Estados Unidos en Sudáfrica, tuiteó sus opiniones:

Con la muerte de Duvalier, pienso en la mirada en los ojos de mi madre cuando habla de su hermano Joel, que fue desaparecido por ese dictador.

Algunas personas en Twitter han señalado que Estados Unidos ayudó a apoyar a los Duvalier, a pesar de sus violentas tácticas con los opositores en el país:

Estados Unidos apoyó fuertemente a Duvalier porque mantuvo a la enorme mayoría de haitianos bajo control. Y era anticomunista.

Otros criticaron al actual presidente haitiano, Michel Martelly, por su asociación con Duvalier y sus partidarios:

Pero el silencio de Martelly sobre las atrocidades de Duvalier, incluso ofreciendo condolencias en nombre del pueblo haitiano, es inadmisible.

NO debemos -como haitianos, como pueblo que defiende la justicia- permitir que el ilegítimo gobierno de Martelly esconda el terrible legado de Duvalier.

Aunque Duvalier ya está bajo tierra, algunos usuarios de Twitter siguen afligidos porque muchas de las figuras de los días oscuros de su dictadura siguen por ahí:

La mayor concentración de criminales de derecha estuvo en el funeral de J.C.Duvalier en Saint-Louis de Gonzague (centro educativo católico de Haití).

El funeral de Duvalier nos recuerda que muchos criminales siguen deambulando por Haití con impunidad.

Los Duvalier nunca pagaron por sus crímenes en vida; ciertamente, el hecho de que no se hizo justicia sigue siendo una espina clavada en muchos haitianos. Algunos tienen la esperanza de otras formas de justicia, y buscan consuelo en un antiguo proverbio haitiano:

Hermanos haitianos, ahora que el dictador Duvalier ya está enterrado, recuerden el proverbio haitiano: “Un bello funeral no garantiza el cielo”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.