¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La carrera espacial terminó pero la alegría rusa por los problemas de los cohetes norteamericanos aumenta

Images edited by Kevin Rothrock.

Imágenes editadas por Kevin Rothrock.

Antes de que se disipara por completo el humo del fracasado lanzamiento del cohete de carga Antares el 28 de octubre en Virginia, una gran cantidad de medios rusos, blogueros nacionalistas y usuarios habituales de RuNet estaban radiantes de orgullo nacional. Los estadounidenses lo habían arruinado, y en el campo de los cohetes espaciales, donde el orgullo patriótico ruso es especialmente intenso. 

Los medios rusos revelaron pruebas de que los componentes del cohete Antares no eran rusos, aunque el misil lleva un motor NK-33 fabricado en Rusia, modificado por diseñadores estadounidenses y ucranianos. La cadena rusa RT recibió críticas en línea, pues los usuarios de los medios sociales señalaron que el canal de noticias describió al Antares como un “cohete ruso-estadounidense” en 2013, luego de numerosos lanzamientos exitosos, pero de repente lo llamó un misil “estadounidense-ucraniano”, cuando explotó.

Un usuario de Twitter escribió:

Esas basuras hipócritas trabajan en RT. El cohete es lanzado con éxito—es ruso. Explota al ser lanzado—es ucraniano
[Titular a la izquierda: “Lanzamiento del cohete ruso-estadounidense ‘Antares’ hacia la Estación espacial internacional completado con éxito.” Titular a la derecha: “El cohete estadounidense-ucraniano de carga Antares explotó a segundos del despegue en el estado de Virginia.”]

En cierto sentido, el fallido lanzamiento del cohete estadounidense reavivó el orgullo de la era soviética por el programa espacial ruso. Aunque presumiblemente fue planeado con anterioridad, Rusia dio a conocer su logo para la Copa del Mundo 2018 a bordo de la Estación espacial internacional, días después de la explosión del Antares.

El usuario de Twitter Dmitri Rogozhin comparó el fracaso del Antares en Estados Unidos con el exitoso lanzamiento del Soyuz-2.1a ruso unos pocos días después. Atribuyendo la culpa por la explosión del Antares a una relación envenenada entre Kiev y Washington, Rogozhin bromeó:

Estados Unidos envía a Ucrania barras defectuosas para plantas de energía nuclear y reciben a cambio motores defectuosos para cohetes. ¡Qué amistad!
[El texto de la imagen dice, “Cómo enviaron carga a la Estación espacial internacional… Estados Unidos / Ucrania (Antares)… Russia (Soyuz-2.1a).”]

El popular bloguero pro-Kremlin Anton Korobkov-Zemlyansky también aprovechó la oportunidad para burlarse de Estados Unidos. luego del fallido lanzamiento del cohete, comparando el acontecimiento con el desastre del submarino Kursk en 2000, cuando Vladimir Putin le dijo a Larry King “se hundió,” cuando King le preguntó qué había sucedido con el Kursk.

“¿Qué sucedió con tu cohete Barack?”
“Se estrelló”.

Otro usuario le echó la culpa de la explosión a los “acondicionadores de aire ucranianos”, en referencia a las dudosas afirmaciones del gobierno ucraniano en junio acerca de que una unidad defectuosa de aire acondicionado atrajo un misil teledirigido disparado por los separatistas (que explotó y causó la muerte de ocho personas).

¡No es tan simple!
[Texto de la imagen, “¡Acondicionadores de aire ucranianos están conquistando el espacio!”]

Sin tener en cuenta la tragedia humana, muchos usuarios de Internet han relacionado la explosión del Antares con la caída del vuelo 17 de Malaysian Airlines. La gran mayoría de los rusos acusa al ejército ucraniano del desastre (no a los separatistas pro-rusos de Ucrania) y muchos en RuNet consideran la idea de que Rusia esté involucrada en el accidente del avión como una farsa. El usuario de Twitter Alexey Bushuev, por ejemplo, bromeó acerca de que Occidente pronto acusaría al armamento ruso de la falla del Antares:

Han aparecido fotos en el sitio web del servicio de seguridad ucraniano de un sistema de misiles Buk moviéndose desde el lugar del accidente del cohete hacia la frontera rusa. 

Algunos blogueros usaron un poco de meta humor, para arrancar:

¡ÚLTIMAS NOTICIAS! Según Kiev, fueron los separatistas usando un sistema de misiles Buk quienes derribaron el cohete estadounidense Antares. Kiev también está considerando una versión de la historia que involucra un acondicionador de aire.

Recientemente, Rusia ha analizado trasladar su programa de entrenamiento para astronautas extranjeros a Crimea. El viceprimer ministro ruso ha sugerido que Estados Unidos envíe sus astronautas a la Estación Espacial Internacional con un “trampolín,” en lugar de usar los cohetes rusos. Luego del juego de acusaciones por el accidente del Antares y rumores de una propuesta de contrasanciones rusas adicionales que limitarán la cooperación extranjera en la Estación Espacial Internacional, las posibilidades de cooperación extra entre Estados Unidos y Rusia en el espacio están desapareciendo rápidamente. 

En la era post-Crimea en Rusia, el mínimo incidente parece capaz de despertar el fervor patriótico. Ya sea que se trate de los sucesos de Ferguson o de la decapitación de un periodista estadounidense, los usuarios rusos de internet han comentado con interés —y en ocasiones celebrado— cualquier mala noticia que provenga de Estados Unidos. Gracias al legado de la Guerra Fría, los viajes al espacio son un tema especialmente sensible.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.