¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

El activista por los DDHH Iyad El-Baghdadi habla sobre su deportación de los Emiratos Árabes Unidos

Iyad El-Baghdadi was arrested and deported from the UAE for his Tweets

Iyad El-Baghdadi fue arrestado y deportado de los Emiratos Árabes Unidos por sus tuits

El 30 de abril de 2014, el bloguero palestino y defensor de los derechos humanos Iyad El-Baghdadi, que lleva toda una vida viviendo en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), de repente enmudeció en Twitter. Hasta la semana pasada, poco se sabía sobre su destino.

El 20 de octubre, El-Baghdadi apareció en Oslo, Noruega, y las noticias anunciaban que había sido arrestado por las autoridades de EAU el 30 de abril. El bloguero no ha sido acusado de delitos penales oficialmente — simplemente se le ofreció optar entre vivir retenido indefinidamente en los Emiratos Árabes Unidos, o ser deportado a Malasia. Eligió Malasia, llegando allí el 13 de mayo. Dada su falta de documentación oficial, permaneció en el aeropuerto de Kuala Lumpur hasta el 8 o 9 de junio cuando logró obtener el pasaporte de la Autoridad Palestina. El-Baghdadi no pudo abandonar el país hasta mediados de octubre.

El-Baghdadi contó su experiencia en un evento de Oslo, obteniendo el afecto y el apoyo de la audiencia. El-Baghdadi, en una entrevista vía e-mail con Global Voices, contó como “las reacciones al discurso fueron arrolladoras. La gente se me acercaba para decirme cuanto habían llorado. La gente me mandaba mensajes diciéndome que lo estaban viendo entre lágrimas. Espero que esto pueda ser un punto de inflexión, un hito y una llamada a la acción.” 

Permaneció en Malasia hasta octubre antes de mudarse a Noruega, donde ha pedido asilo político, El-Baghdadi ha especulado sobre si tuits específicos provocaron su deportación, pero declaró a Global Voices que él no “cree que sea un tuit en particular sino mi activismo en general.”

Iyad El-Baghdadi ha sido un firme defensor de los derechos humanos y la democracia en las redes sociales y en la blogósfera. Su blog describe su implicación con las revueltas árabes de 2011:

In 2011, with the “Arab Spring” uprisings, Iyad began tweeting about the Egyptian revolution, translating statements, chants, and videos from Arabic to English, which allowed the international audience to understand what was happening. In February 2011 he translated Asmaa Mahfouz’s now-famous pre-revolution call for Egyptians to go down and protest. This video collected over a million views, and Iyad’s translation became the standard in literature documenting the revolution.

During the Libyan revolution, Iyad continued tweeting, cultivating reliable sources for information, making him one of the most active and important voices during that revolution. Between February 17 and the international intervention on March 19, 2011, he became known for his maps showing strategic on-the-ground positions.

En 2011, con las revueltas de la “Primavera árabe”, Iyan comenzó a tuitear acerca de la revolución egipcia, traduciendo declaraciones, cantos y vídeos del árabe al inglés, lo que permitía a la audiencia internacional entender que estaba pasando. En febrero de 2011 tradujo la ahora famosa llamada pre-revolucionaria de Amaa Mahfouz a los egipcios a que bajaran a la calle y protestaran. Este vídeo tuvo alrededor de un millón de visitas, y las traducciones de Iyad se convirtieron en el estándar de la literatura que documentaba la revolución.

Durante la revolución de Libia, Iyad continuó tuiteando, cultivando fuentes fiables de información, haciendo de él una de las voces más activas e importantes durante la revolución. Entre el 17 de febrero y la intervención internacional del 19 de marzo de 2011, empezó a ser conocido por sus mapas mostrando las posiciones estratégicas en el terreno.

El-Baghdadi es un ávido usuario de Twitter y su patente silencio de 179 días- del 29 de abril al 22 de octubre (casi  6 meses)- llamó la atención. Alex Rowell comenta: 

It wasn’t long after Iyad El-Baghdadi’s last tweet, on 30 April, that I realized something had to be wrong. This was Iyad, after all, a man who (literally) averaged over 35 tweets a day – and could comfortably double that figure when he got on a roll, or when some new dictator’s speech or sectarian massacre sent him into a fury. For him not to have tweeted at all for several weeks was, frankly, alarming. I wondered at first if he was observing a 40-day silence in mourning of the tragic death of Bassem Sabry, the Egyptian writer and friend of his who passed away the day before. But that milestone came and went without result. I feared he too had come into some misfortune, and asked on Twitter if anyone knew anything. No one did, but several people re-tweeted the question, suggesting many of us had the same concerns.

No mucho después del último tuit de Iyad El-Bahgdadi, el 30 de abril, me di cuenta de que algo iba mal. Después de todo Iyad era un hombre que (literalmente) tenía un promedio de 35 tuits al día – y podía perfectamente duplicar esta suma cuando se metía en el papel, o cuando un nuevo discurso de algún dictador o alguna masacre sectaria le ponía furioso. En su caso no haber tuiteado para nada durante varias semanas era un hecho alarmante. Al principio me preguntaba si estaría guardando 40 días de silencio en memoria a la trágica muerte de Bassem Sabry, el escritor egipcio y su amigo, que murió el día anterior. Pero esa idea como vino se fue. Temí que a él también le hubiera ocurrido una desgracia, y pregunté en Twitter si alguien sabía algo. Nadie sabía nada, pero varias personas re-tuitearon la pregunta, dejando ver que muchos de nosotros teníamos las mismas preocupaciones.

Pero las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos estaban evidentemente inquietas por sus tendencias y por eso lo arrestaron. Glenn Greenwald en The Intercept dio un informe detallado del arresto de El-Baghdadi y la subsecuente expulsión: 

Baghdadi….maintained a highly active social media presence during the revolutions which suddenly went quiet earlier this year, shortly after the death of his friend and well-known Egyptian activist Bassem Sabry. His last Tweet, about Sabry’s death, was on April 30th.

The very next day, he was summoned to an immigration office in the UAE, arrested, and told that he would be immediately deported from the country. “The morning I was arrested,” Baghdadi says, “I woke up still crying over losing him…I didn’t get to mourn him like everyone else.”

Baghdadi….mantuvo una muy activa presencia en las redes sociales durante las revoluciones y de repente se acalló poco después de la muerte de su amigo y bien conocido activista egipcio Bassem Sabry. Su último tuit sobre la muerte de Sabry, fue el 30 de abril.

Al día siguiente fue citado a una oficina de inmigración en los Emiratos Árabes Unidos, arrestado, y dicho que podía ser inmediatamente deportado del país. “La mañana en la que fui detenido” dice Baghdadi, ” Me levanté aún llorando por haberle perdido… No pude velarle como el resto.”

 Además tuiteó lo siguiente:

 Acabo de pedir asilo en Noruega

 Fui arrestado la mañana después de la muerte de Bassen Sabry. Y estoy alcanzando mi seguridad y buscando asilo en su cumpleaños.

  Todo desde la muerte de Bassem- incluyendo su muerte- parece como un sueño. Todo ello.

En mi primera noche en la cárcel, todos mis sueños fueron sobre Bassem Sabry.

Bassem fue “amigo, camarada, colega y hermano” de El-Baghdadi. Aún está recuperándose del dolor causado por la pérdida de su amigo Bassem, que murió al caer de un balcón en El Cairo. El-Baghdadi escribió sobre Bassem: 

His sincerity and love touched everyone he met or worked with. He was of course very smart and ambitious, but over anything else it was his humanity and warmth that won people over. He himself was a liberal, but he talked to and worked with everyone for the good of Egypt and the Arab world. Importantly, he was an excellent networker and a hub through which so many activists knew other activists and ultimately became best friends. Bassem knew everyone and everyone knew him and loved him. His death at such a young age and in such a tragic way was especially sad because Bassem was someone who could have made a great politician, a new kind of politician who is driven not by power and greed but by a genuine desire to do good. Bassem could have gone all the way, I honestly believed that one day he would be the President of Egypt. Even if he didn't get to do that, and didn't get to do so many things in his short life, he's still great and we'll never forget him. He'll always be a symbol and an idol for our movement.

Su sinceridad y amor llegó a todos aquellos que conocía o que trabajaban con él. Era, por supuesto, muy inteligente y ambicioso, pero ante todo era su humanidad, su amabilidad lo que hacía que se ganara a la gente. Él mismo era un liberal, pero habló y trabajó con todo el mundo por el bien de Egipto y el mundo árabe. Era un excelente participante en las redes sociales y el núcleo a través del cual muchos activistas se conocieron entre sí y básicamente se hicieron mejores amigos. Bassem conocía a todo el mundo, y todo el mundo le conocía y le amaba. Su muerte a tan temprana edad, y de tan trágica manera fue especialmente triste porque Bassem era alguien que podía haber sido un gran político, un nuevo tipo de político que no estuviera guiado por el poder y la avaricia sino por un sincero deseo de hacer el bien. Bassem podía haber recorrido todo ese camino, honestamente creí que algún día sería el presidente de Egipto. Incluso no pudiendo hacer eso y no pudiendo hacer otras muchas cosas en su corta vida, sigue siendo maravilloso y nunca le olvidaremos. Siempre será un símbolo y un ídolo para nuestro movimiento.

Las reacciones a la dura experiencia de El-Baghdadi han sido variadas, algunas en apoyo de las acciones de los Emiratos Árabes Unidos y otras en contra. Preguntamos a El-Baghdadi  acerca de los que piensa de esas reacciones:

The overwhelming response was shock and horror, disgust and anger at the decision, and genuine sympathy. The reaction across the board warmed my heart even in these difficult circumstances. So many people wrote to me to show their support and to tell me this is only a slight setback and that I continue to be an important voice. A small minority – the tyrant-lovers – continue to insult me and to call me names, but I never cared about them before and won't start to care now.

La arrolladora respuesta fue una conmoción y un horror, disgusto y furia frente a la decisión, y sincera compasión. Las reacciones en todos los ámbitos templaron mi corazón incluso en estas difíciles circunstancias. Tanta gente me escribió para mostrar su apoyo y para decirme que esto solo era un ligero contratiempo y que sigo siendo una voz importante. Una pequeña minoría – los amantes del tirano- continúan insultándome, llamándome cosas, pero nunca me preocupé por ellos y no voy a empezar ahora.

Cuando se le preguntó sobre su decisión de pedir asilo, respondió: “la mayoría de la gente no se sorprendió, y me dijeron que era el paso correcto, necesario para mi protección y para poder continuar con mis actividades con plena productividad y capacidad sin sufrir acoso.” Deseamos lo mejor para El-Baghdadi y esperamos que pronto se reúna con su familia.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.