¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Músicos rusos y ucranianos atrapados entre el conflicto, la amarga retórica y las prohibiciones

Andrei Makarevich wears a ribbon with the colors of the Ukrainian Flag in the March of Peace in Moscow on March 15th. Image taken from Wikimedia Commons

Moscú, 15 de marzo: Andrei Makarevich llevó en la Marcha por la Paz una cinta con los colores de la bandera de Ucrania. Foto de Wikimedia Commons.

Mientras el cantante ruso Andrei Makarevich actuaba en la Casa Internacional de la Música en Moscú el 25 de septiembre, los miembros del partido nacionalista no registrado, “La Otra Rusia”, interrumpieron el espectáculo, gritaron “¡Traidor!”, arrojaron huevos y panfletos, y utilizaron sprays de pimienta en el teatro.

Makarevich actuó recientemente en Donetsk, una región que, en vista de las tensiones nacionalistas cada vez más agresivas que se están generando como resultado del conflicto entre Rusia y Ucrania, demostró ser suficiente para que los activistas pro rusos tildaran a Makarevich de ser simpatizante de Ucrania. A medida que se desarrolla el conflicto, las fronteras políticas se convierten en fronteras culturales y los artistas de ambos países sufren las consecuencias.

Artistas rusos denunciados

El panorama musical ruso y el ucraniano han estado siempre entrelazados. Jóvenes artistas ucranianos iban a Moscú buscando fama y fortuna, mientras que celebridades rusas iban a Ucrania de gira. Los dos países siempre han estado conectados gracias a la cultura, las lenguas y la historia. Pero a medida que la retórica nacionalista sube de tono, el intercambio cultural se resiente.

Junto con algunos artistas ucranianos, Makarevich, líder del famoso grupo de rock ruso Mashina Vremeni (Máquina del Tiempo), actuó para los niños de los refugiados en la región de Donetsk, cerca de Slovyansk y Svyatogorsk, a principios de agosto.

Donetsk, una ciudad en la región de Donetsk, al este de Ucrania, ha sido el foco del conflicto entre Rusia y Ucrania en verano, desde que pasó a manos de los separatistas pro rusos en abril. Aunque se declaró un alto el fuego oficial en septiembre, los enfrentamientos violentos continúan.  

Tras su regreso a Rusia, Makarevich escribió una columna para la revista rusa Snob sobre su viaje, la cual desató acalorados debates en los medios de comunicación pro Kremlin. Los titulares acusaron a Makarevich de actuar para las tropas de ocupación ucranianas. Destacadas personalidades rusas usaron distintas plataformas para denunciarle públicamente. 

Joseph Kobzon, un cantante y político ruso icónico, dijo:

И говорить о том, что демократия позволяет каждому иметь свое мнение… Свое мнение – да, но демократия не позволяет быть предателями своей страны.

Y decir que la democracia permite que cada uno tenga su propia opinión… Sí, su opinión, pero la democracia no puede traicionar a su patria. 

El diputado ruso Yevgeny Fyodorov propuso revocar todos los premios estatales que Makarevich había recibido hasta la fecha. Otro diputado, Dmitry Livintsev, sugirió deportar a Makarevich del país.

“Andrei Makarevich ha estado colaborando con fascistas durante mucho tiempo. Tomó esta decisión hace un rato, cuando se pasó al bando de los enemigos de la Federación Rusa”, dijo Fyodorov al periódico Izvestia

Después de que Nashe Radio, organizador del festival de rock Nashestvie, anunciara que Mashina Vremeni actuaría en el concierto de clausura del festival, su página web se inundó de comentarios furiosos y llamamientos para boicotear el festival. (En Nashestvie hubo una fuerte presencia militar, incluyendo tanques, soldados de uniforme y una estación de reclutamiento). 

Tras tres semanas de acoso, Makarevitch escribió una carta abierta a Vladimir Putin pidiéndole que “detenga este aquelarre”. Desde entonces ha pospuesto su próxima gira en Ucrania, alegando razones de salud.

Nochnye Snaipery, otro conocido grupo de rock ruso, ya no puede actuar en varias ciudades rusas después de que Diana Arbenina, la líder de la banda, fuera acusada de expresar solidaridad con los ucranianos. Diana Arbenina cree que su concierto de octubre en Vladimir se canceló porque su banda actuó en Kyiv en julio. Como mínimo, se han cancelado nueve conciertos de Arbenina en los últimos meses.

Durante su concierto en Kyiv, Arbenina dijo

Я за то, что бы нас не могли разлучить и поссорить наши народы […] Меня никто об этом не просил, но мне кажется, что сейчас очень правильно перед лицом Всевышнего попросить прощения за своих коллег, за тех людей, которые играют рок-н-ролл и, которые почему-то вас до сих не поддержали в страшное для Украины время

Apoyo la idea de que nada puede separar y dividir nuestro pueblo. […] Nadie me pidió que hiciera esto. Ante el Señor Todopoderoso pido perdón por mis compañeros, por aquellos que tocan rock and roll y que por algún motivo todavía no les han apoyado en estos momentos tan duros para Ucrania. 

Después de que sus conciertos fueran cancelados en toda Rusia, Arbenina publicó un vídeo mensaje en YouTube.

Dijo: 

Причини по которому это случилось очень разные. потекла крыша. был ремонт в клубе. плошадку внезапно забирали под другие городские нужды. и все ето конечно же вранье. я хочу вам сказат што мы все равно приедем. ждите нас пожалуйста, мы делаем все што би ситуация стала нармални, штобы те политические брены которые вешают мне на голову закончилес. 

Los motivos por los que [se cancelaron mis conciertos] fueron diversos: goteras en el techo, renovaciones del club o de repente la ciudad decide ocupar el lugar del concierto para sus necesidades. Por supuesto, todo esto es mentira. Quiero decirles que aún así iremos. Por favor, espérennos. Haremos todo lo que esté en nuestras manos para normalizar la situación. Y que así todo este despropósito político […] termine.

Artistas ucranianos prohibidos en Rusia

Por el contrario, algunos diputados rusos han manifestado el deseo de crear una lista de artistas ucranianos que ya no son bienvenidos en Rusia. 

La pasada primavera, Okean Elzi, una banda ucraniana, y Lyapis Trubetskoy, una banda bielorrusa, realizaron conciertos en Rusia. Ambas bandas fueron acusadas de apoyar el movimiento Euromaidán, a pesar de que los artistas negaron dichas acusaciones en varias ocasiones.

Vopli Vidoplyasova es una banda ucraniana que ha gozado de popularidad tanto en Rusia como en Ucrania desde 1986. El pasado agosto se cancelaron sus conciertos en Moscú. Oleg Skripka, el líder de la banda, le contó a Echo Moskvy acerca de los problemas que la banda enfrentaba y denominó la situación una “guerra de listas” – una enfermedad grave que hay que sobrellevar:

Мы в Россию ездить не можем. У нас были запланированы два концерта — на Кубани и в Москве. Их отменили, потому что мы украинцы.

Пока это похоже на бред, но потом все устаканится.

No podemos ir a Rusia. Teníamos dos conciertos previstos en Kubán y Moscú. Se cancelaron porque somos ucranianos. 

Hasta ahora parece absurdo; se calmará con el tiempo.

La respuesta ucraniana

Los políticos ucranianos también se han subido al tren del odio. En una entrevista reciente, Bogdan Chervak, director del Departamento de Políticas de Información del Comité Estatal de Radio y Televisión de Ucrania, declaró que los artistas rusos y sus canciones podrían prohibirse pronto en los canales ucranianos de televisión y radio.

“[Es repulsivo que] el contenido de [las emisoras de radio] se base principalmente en las actuaciones de las llamadas ‘estrellas’ rusas, muchas de las cuales han quedado desacreditadas por apoyar públicamente la política agresiva y expansionista de Putin. [No] ocultan su odio contra nuestra patria”, dijo Chervak a Komsomolskaya Pravda en Ucrania.  

Anton Gerashenko, asesor del director del Ministerio del Interior, escribió en su muro de Facebook:

Мы сейчас со своей стороны готовим список по запрету въезда в Украину около 500 российских деятелей одобривших аннексию Крыма и раздел Украину.

И я считаю правильным не давать им зарабатывать денег на концертах и выступлениях в Украине – пусть едут выступают в Крым перед чайками на пустых пляжах.

Ahora estamos preparando una lista que prohíba la entrada a Ucrania a más de 500 personajes rusos que aprobaron la anexión de Crimea y la separación de Ucrania.

No creo que sea correcto permitirles ganar dinero mediante conciertos en Ucrania. Que actúen en Crimea ante las gaviotas, en playas vacías.

Los nacionalistas ucranianos emularon las actitudes de los nacionalistas rusos al tildar a la famosa cantante ucraniana Ani Lorak de ser una traidora después de que recibiera dos premios musicales el pasado mayo en Rusia. Manifestantes boicotearon sus conciertos y destrozaron pósters que mostraban su cara. Cuando Lorak grabó una canción patriótica del renombrado compositor ucraniano Ivasiuk, los activistas del movimiento Euromaidán la acusaron de intentar “obtener beneficios de la sangre”.

En mayo, los activistas de Maidán interrumpieron su concierto en la ciudad ucraniana de Odesa y trataron de entrar en el club nocturno donde estaba actuando. Llamaron a más de 200 policías armados para detener a los manifestantes y la situación degeneró en violencia.

Gerashenko escribió un post exhaustivo en Facebook con su reacción ante el evento, declarando que no aprueba el comportamiento de Lorak respecto a Rusia, aunque finalmente acaba defendiéndola a ella y a la policía:

Я не считаю вину Ани Лорак настолько большой, чтоб не давать ей выступать в Украине. Она несколько мне известно не делала заявлений о поддержки аннексии Крыма или раздела Украины, а только поехала на награждение какой то музыкальной премией в мае этого года. Считаю, что казнить ее за это нельзя.

No creo que la falta de Ani Lorak sea tan grave como para que tengamos que impedir que actúe en Ucrania. Hasta donde yo sé, no realizó ninguna declaración apoyando la anexión de Crimea o la división de Ucrania. Simplemente asistió a un acto de entrega de premios de música en mayo. No creo que deba ser ejecutada por ello.

[enfrentamientos en el Club Ibiza – vídeo del usuario de YouTube ClikaTV] 

El conflicto entre Rusia y Ucrania ya no es solo una operación militar. En este momento, la guerra se libra en los medios de comunicación, en Internet y en las esferas culturales. Dado que históricamente entre los dos países han existido relaciones muy estrechas, el conflicto es en muchos sentidos una guerra civil. Que los hacedores de cultura continúen con el vilipendio mutuo muestra qué tan personal es realmente el conflicto. 

Corrección: La versión original del artículo afirmaba incorrectamente que Makarevich actuó en la ciudad de Donetsk en agosto. Para entonces, la ciudad de Donetsk ya se encontraba bajo el control de los rebeldes. Makarevich actuó en la región de Donetsk, cerca de las ciudades Slovyansk y Svyatogors.

Esta historia la encargó Freemuse, el defensor principal de los músicos en todo el mundo, y Global Voices para Artsfreedom.org. Pueden publicar el artículo los medios de comunicación no comerciales, mientras se mencione a la autora Masha Egupova, a Freemuse y a Global Voices, y se incluya un enlace al artículo original.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.