¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Emigrantes de Asia Central en Rusia humillan en vídeos a sus compatriotas «deshonrosas»

Mujeres uzbekas escarnecidas por un hombre con un palo en un vídeo subido al canal tayiko RFER/L

Mujeres uzbekas escarnecidas por un hombre con un palo en un vídeo subido al canal tayiko RFER/L

«¿Por qué lo vendes [sexo]?»

«Por favor, no lo hagas… Tengo un hijo de dos años…. Te juro sobre el Corán que voy a dejar este trabajo. Si me vuelves a ver aquí, mátame».

En un vídeo, una mujer de mediana edad intenta ocultar su rostro de la cámara mientras admite que es prostituta. Implora al hombre de la cámara que no la castigue. El hombre se enfurece con ella y su amiga por «denigrar» el nombre de los tayikos en Rusia. Amenaza con castigarlas afeitándoles la cabeza y difundiendo el vídeo en las redes sociales.

A pesar de suplicar el anonimato, las mujeres se ven forzadas a revelar su identidad. Se arrodillan con la obediencia que surge del miedo, esperando que les corten el cabello. La impactante escena se ha propagado como la pólvora en Odnoklassniki –una popular red social fundada en Rusia– y en YouTube.

En los últimos tiempos, en algunas plataformas de archivos compartidos pueden verse numerosos vídeos, subidos por usuarios anónimos, de mujeres procedentes de Asia Central a las que se acusa de prostitución y en general, de «avergonzar a su país y a su religión». Los moderadores de los medios sociales borran los vídeos, que vuelven a aparecer subidos por distintos usuarios.

Mientras el mundo condena la esclavización que ISIS impone a las mujeres, los internautas de Asia Central se ven sumidos en un acalorado debate sobre los vídeos que muestran la implacable persecución y el castigo físico que sufren las mujeres asiáticas sospechosas de ejercer la prostitución.

Los vídeos de mujeres kirguisas y tayikas sufriendo humillaciones públicas en Rusia no son nada nuevo, pero la tendencia a imitarlos significa que el fenómeno afecta ya a las comunidades emigrantes en otros estados de la región. En noviembre apareció un vídeo en YouTube en el que se veía a dos jóvenes uzbekas con las manos atadas a la espalda, mientras que un hombre las golpeaba con un palo y las llamaba «putas».

Pic1a

Captura de pantalla del debate sobre el video en Odnoklassniki.

Este incidente se filmó ante otras personas, entre ellas mujeres y adolescentes. Aunque el original fue eliminado de YouTube, una parte del vídeo aún es accesible en el canal de la cadena RFE/RL en dicho servicio.

Además, un vídeo anterior que muestra mujeres tayikas humilladas por un compatriota en Rusia ha vuelto a hacerse popular entre los usuarios de Odnoklassniki. El repuesto vídeo ha recibido más de 5200 comentarios en las últimas semanas. Global Voices ha decidido no hacer públicos los nombres de los usuarios debido a lo delicado del tema.

Comparativamente, pocos comentarios condenaban este castigo basado en el honor, y los restantes, tanto hombres como mujeres, aplaudían a los torturadores.

La usuaria M. llama «putas, deshonradas» a las mujeres del vídeo. Otra pide que «se impida a todas las mujeres musulmanas ir por el mal camino y se les guíe por el bueno, y tengan el honor de llevar el hiyab». Otra mujer, S., condena a las familias de las víctimas: «Si la familia es buena, los hijos se criarán como buenas personas».

Los comentarios de los hombres tienden a la brutalidad. T. escribe: «Les deberían rapar la cabeza y echarlas a la calle». R. adhiere a la opinión de T., mientras que otro usuario, I., alaba a los hombres que perpetran el castigo: «Que Alá aumente el número de tayikos honorables como ellos».

H. sugiere un castigo más radical: «En Afganistán las colgarían o les dispararían como a perros». Algunos, como D. y B., dicen que «los tayikos somos clementes. En otro país las fusilarían».

Pic1b

Captura de pantalla del debate en Odnoklassniki

Solo una pequeña parte de los comentarios muestran simpatía hacia las víctimas. Un usuario, de nombre «Solo temo a Alá», escribió: «Mejor denles 100 dólares y mándenlas a casa». J. increpa a los que filmaron el vídeo y a quienes los apoyan, diciendo que «si esas mujeres les pidieran 1000 somonis [200$], ninguno de ustedes les daría ni un céntimo. ¿Se consideran jueces? Solo Dios puede juzgar a los musulmanes».

A. añade: «¿Dicen que ultrajan el nombre de los tayikos? Ella siente lo que hizo. Pero ustedes avergüenzan a los tayikos al hacer este vídeo y enseñárselo a todo el mundo».

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.