¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Asesinato de activista por matrimonio igualitario en Venezuela evidencia consecuencias de la desigualdad legal

Giniveth Soto y Migdely Miranda en el acto de entrega de firmas a la AN por el matrimonio igualitario. Fotografía tomada del blog Un Pobre Peatón.

Giniveth Soto (derecha) y Migdely Miranda en el acto de entrega de firmas a la AN por el matrimonio igualitario. Fotografía tomada del blog Un Pobre Peatón.

La comunidad de defensores de los derechos LGBTI comparten mensajes de duelo por el asesinato de la venezolana Giniveth Soto, activista reconocida en la lucha contra las desigualdades basadas en género y quien recibió un disparo al resistirse al robo de su vehículo en Caracas, según fuentes extraoficiales. Entre sus luchas más significativas estuvo la apertura legal al matrimonio igualitario en Venezuela, un derecho al que aún no se tiene acceso a pesar del avance en este sentido de otros países de la región.

El matrimonio de Giniveth Soto con su pareja Migdely Miranda tuvo lugar en Argentina en el año 2013, pero su reconocimiento, así como el de la maternidad de su hijo Salvador, concebido a través de un proceso de reproducción asistida, fue denegado luego en Venezuela. El asesinato de Soto abre así dos fuentes de discusión en las redes venezolanas, pues por un lado, se amplía la ya larga lista de víctimas de la violencia urbana y, por otro, pone de manifiesto los resultados de la discriminación legal contra las parejas del mismo sexo.

En el blog Un Pobre Peatón se discuten ambos puntos:

En medio del robo del vehículo que usaba para hacer carreras de taxi y mantener a su familia, un delincuente le disparó y acabó con su vida (…) Todo el dolor que significa una pérdida tan trágica como ésta, parece haberse vuelto parte de la cotidianidad de Venezuela. Un país que luego de 13 Ministrxs del Interior y mas de 20 planes de “seguridad” se mantiene en los primeros lugares de muertes violentas en el mundo con decenas de miles de víctimas cada año. Aquí da la sensación de que todxs tenemos un número en la fila y estamos esperando que nos toque el turno.

Y en cuanto a los efectos de la legislación, el autor agrega:

Como si fuese poco el riesgo al que estamos expuestxs todxs lxs venezolanxs de ser víctimas de la violencia y la impunidad, las personas LGBTI de Venezuela y nuestras familias también debemos enfrentarnos a la falta de protección legal. Luego del doloroso asesinato de su madre, el pequeño Salvador de apenas 3 meses de nacido ha quedado en situación de vulnerabilidad. Ni él ni su madre Migdely tienen el derecho de heredar los bienes que Gini deja en Venezuela, ni de recibir pensión de sobreviviente de corresponderle. Migdely no tenía derecho a decidir sobre los restos de su esposa, la persona a la que amaba y con la que soñaba pasar el resto de su vida.

Del mismo modo, la abogada y activista Tamara Adrián apunta con un tuit el trasfondo de la historia:

 

Por otro lado, la Prensa ACVI (AC Venezuela Igualitaria) urge a través del portal Aporrea a luchar contra la impunidad y hacer justicia por “un crimen que aflige las bases de la lucha por la igualdad”:

El esclarecimiento del asesinato de nuestra valiente e imparable activista es urgente, no puede quedar impune un crimen y más aún si se trata de un crimen que aflige dolorosamente las bases de la lucha por la reivindicación de derechos de la población sexodiversa venezolana. Es imperante hacer justicia, pero además es neurálgico fortalecer nuestros poderes públicos para garantizar el efectivo ejercicio del derecho a la vida en libertad y equidad, sin discriminación ni estigmas basados en prejuicios atávicos judeo-cristianos, sin violencia psicológica y moral a consecuencia de una cultura heterosexista, machista y sexista…

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.