¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Descontento un sector del exilio cubano de Miami por el acercamiento de Obama a Cuba

El restaurante Versalles, ubicado en La Pequeña Habana, ha sido el lugar predilecto del exilio cubano para alzar su voz. Y esta vez no fue la excepción. En la foto se aprecia la gran actividad mediática que el establecimiento ha experimentado a raíz del anuncio de Obama. Foto cortesía del autor.

El restaurante Versailles, ubicado en La Pequeña Habana, en Miami, ha sido el lugar predilecto de la línea dura del exilio cubano para alzar su voz. Y esta vez no fue la excepción. En la foto se aprecia la gran actividad mediática que el establecimiento ha experimentado a raíz del anuncio de Obama. Foto del autor.

El anuncio sorpresivo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para reanudar las relaciones diplomáticas con Cuba después de 50 años de ruptura, ha sido recibido con beneplácito por muchos cubanos en la isla y otros actores de la comunidad internacional. Sin embargo, el poderoso sector más conservador del exilio cubano en Miami ha mostrado su enojo.

Lo ocurrido en la tarde del 17 de diciembre ha pasado a los anales históricos. En un discurso televisado, el Presidente Barack Obama anunció una serie de cambios en las relaciones bilaterales, entre los que se cuentan la creación de embajadas en ambas naciones, la revisión de Cuba como estado que auspicia el terrorismo, posibles visitas de ambos jefes de estado, y la participación de Cuba en la próxima Cumbre de las Américas en el 2015 que se llevará a cabo en Ciudad de Panamá.

Ha sido tal el impacto del discurso de Obama que ha generado una fuerte oposición entre el sector del exilio cubano de línea dura en la Florida, hogar de más de 1 millón de residentes de ascendencia cubana. El  Senador Marco Rubio (Republicano por Florida) lo llamó “el peor negociador en lo que llevo de vida”, en tanto que los representantes republicanos por la Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz Balart catalogaron al presidente de “ingenuo”.

Entre tanto, el restaurante Versailles, punto de encuentro de muchos exiliados cubanos en Miami, fue el barómetro para medir, lo que muchos catalogan, un día de infamia. Un ejemplo de ello es Miguel Saavedra, dirigente del grupo Vigilia Mambisa, descrito en su cuenta de Facebook como un grupo “de línea dura, de derecha, anti-Castro y anti-comunista”. En una breve charla con Global Voices Saavedra expresó su disgusto por las medidas:

Aunque las generaciones más jóvenes de cubanoamericanos son un poco más moderados frente a temas de corte conservador, en este caso Gabriel, un joven que nació en el exilio, muestra pesimismo frente a la medida: 

A pesar de ser un estrecho acercamiento entre ambas naciones después de más cinco décadas, aún falta por ver el verdadero impacto que las nuevas medidas de la administración Obama tendrán en Cuba y Estados Unidos.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.