¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los derechos reproductivos de la mujer en Croacia: ¿contra el reloj?

An image widely shared on the web, promoting reproductive rights as human rights.

Imagen ampliamente compartida en la web que promueve los derechos reproductivos como derechos humanos

El estatus de los derechos reproductivos de la mujer ha sido un tema preocupante en Croacia recientemente. En una protesta organizada en Zagreb (Croacia), se gritaba “Abortos ilegales – no volveremos” el día 28 de noviembre y, el 11 de diciembre, se celebró una reunión conjunta del Comité para la Igualdad de Género y el CESI (Centro para la Educación, el Asesoramiento y la Investigación) sobre los derechos reproductivos en Croacia

Estos eventos tuvieron lugar después de que los medios de comunicación hicieran preguntas sobre el tema, provocados por los portales activistas independientes, como Libela.org (que es el único portal en Croacia que escribe constantemente sobre los derechos reproductivos) y la investigación realizada y publicada por el CESI — “Zona Gris – cuestión de abortos en la República de Croacia”. En Croacia, las mujeres pueden abortar sin que se les hagan preguntas hasta la décima semana de embarazo desde el año 1978, gracias a una ley que se estableció mientras Croacia formaba parte de la antigua Yugoslavia y que sigue estando en vigor desde entonces.

Durante los últimos 23 años, desde la independencia de Croacia, varios grupos religiosos y neoconservadores han intentado oponerse a tales leyes y prohibir los abortos inducidos legalmente. Ninguno de ellos, de momento, ha intentado presionar a los legisladores de forma que prohibieran los abortos por completo, aunque muchos han organizado protestas y campañas en contra de la elección como “40 días de vida”. Ninguna de las organizaciones que se concentran en contra de los derechos de la mujer han discutido sobre la obtención de métodos anticonceptivos y los factores educativos y socio-económicos implicados en las tasas de abortos y en las prácticas.

No hay educación sexual institucional en los colegios, y los grupos que están “rezando por la vida” se oponen a introducir educación sobre la materia y expandir conocimiento básico de los derechos reproductivos y de los métodos anticonceptivos en el país. Tales acciones solo han aumentado el estigma y la vergüenza dirigidos a las mujeres que han decidido abortar.

Una amenaza aun mayor para los derechos reproductivos de las mujeres en Croacia es la objeción de conciencia, que permite a los ginecólogos elegir no llevar a cabo abortos ni amniocentesis, ni subscribir anticonceptivos, ni algunos aspectos de fertilización asistida médica. Si los procedimientos sobre la salud sexual femenina no están conciliados con sus razones morales, el ginecólogo está autorizado a negarse a llevarlos a cabo.

Pro-choice protesters gathered in Zagreb on November 28, 2014, carrying a banner that reads: "We don't want to go back to illegal abortions". Photo by Center for Civic Courage, used with permission.

Pro-choice protesters gathered in Zagreb on November 28, 2014, carrying a banner that reads: “We don't want to go back to illegal abortions”. Photo by Center for Civic Courage, used with permission.

Teniendo en cuenta que el sistema sanitario croata está a punto del colapso, debido a los sistemas anticuados y a nuevas reformas, y una economía inestable, muchas mujeres simplemente no se encuentran en la situación financiera adecuada para pedir asistencia sanitaria en instituciones privadas de su elección. Esto ha causado una situación en la que no se les permite a las mujeres decidir sobre su propio cuerpo.

Como el aborto electivo no forma parte del programa de asistencia sanitaria básica, los precios oscilan generalmente entre los 100 y los 400 euros (aproximadamente entre 124 y 500 dólares estadounidenses). En algunos casos, las juntas de los hospitales han llegado incluso a decidir no llevar a cabo abortos en sus instituciones, que es una violación directa de las leyes existentes, pero las autoridades han hecho oídos sordos.

Recientemente, el Ministro de Sanidad ha hecho unas mejoras y obligaciones para que el aborto inducido esté disponible como servicio médico en cada hospital que tenga un departamento ginecológico. En cambio, mientras que se está intentando dar acceso a los abortos legales, el mismo ministro está permitiendo que el Sv. Duh de Zagreb esté exento de esta obligación. Aunque Croacia es un estado laico, la Iglesia católica del país sigue teniendo una influencia extrema en la creación de las leyes y opiniones.

El año pasado se llevaron a cabo 3.816 abortos inducidos en Croacia, lo que se traduce en solo el 35% de todos los abortos en 2013 en el país. El otro 65% fueron abortos médicamente necesarios debido a malformaciones o a otras razones médicas. Estas estadísticas no dibujan por completo la escena real, ya que los activistas pro-elección en Croacia se han dado cuenta de que algunos abortos se han llevado a cabo fuera de las instituciones médicas equipadas para llevarlos a cabo y algunos procedimientos han registrado otras condiciones médicas.

Aunque en 2014 el gobierno croata garantizó una “conexión a Internet rápida” de 1Mb/s, supuestamente para que permita más acceso y libertad de información, Croacia sigue enfrentándose a un bajo PIB, altas tasas de desempleo, crecimiento de tendencias nacionalistas, que incluye la influencia religiosa extrema en la sociedad y en los asuntos de Estado, y en la regresión sobre los derechos reproductivos de la mujer y en los asuntos sanitarios.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.