- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

El teatro peruano de duelo con la despedida de Sara Joffré

Categorías: Latinoamérica, Perú, Arte y cultura, Literatura
Sara Joffré (2009). Imagen en Flickr del usuario Diego Rojas.

Sara Joffré (2009). Imagen en Flickr del usuario Diego Rojas [1]. (CC BY-NC-SA 2.0).

Sara Joffré González [2], uno de los nombres más destacados del teatro peruano, falleció el 17 de diciembre a los 79 años de edad. Nació en El Callao [3] el 16 de noviembre de 1935 y desde chica conoció los aplausos, tal como cuenta Agencia NaN en una nota dedicada a ella [4] aparecida coincidentemente el 17 de diciembre de 2010, exactamente cuatro años antes de su muerte:

Tenía apenas dos años cuando conoció los aplausos y le gustaron. Acompañaba a la escuela a su hermana mayor. “No tenían dónde dejarme”, recuerda […] “Mi hermana tenía que decir un poema y se olvidó la letra. Salió tres veces. Era una fiesta importante, porque celebrábamos la independencia de Panamá. Alguien me empujó y yo recité La huerfanita harapienta. Como estaba más flaca que ahora creyeron que me refería a mí”.

Montó su primera obra en el Club de Teatro de Perú, y luego obtuvo una beca en Europa. En ese viaje se enamoró de Bertold Brecht con El resistible ascenso de Arturo Ui [5].  Este fue su primer paso de la poesía a la crítica social, un elemento común en sus obras para niños. A su regreso al Perú tuvo en mente fundar una compañía, y así surgió Homero Teatro de Grillos en 1963.

En 1974, creó la Muestra de Teatro Peruano, probablemente el más importante encuentro teatral del Perú que congregó a grupos nacionales de teatro y de donde surgieron los emblemáticos Cuatro Tablas [6] y Yuyachkani [7], entre otros. Es gracias a ese empeño que a Sara Joffré se le considera una piedra fundamental para el arte escénico del Perú.

También se dedicó a editar a otros autores y a la crítica teatral. Además, en su producción dramática encontramos títulos como La Hija de Lope, Niña Florita, Camille Claudel, Obras para la escena, Siete obras para escena, y la segunda edición de su libro Cuentos de teatro para niños. En YouTube pueden encontrarse muestras de sus obras [8], en las que se distinguen rasgos y colores particulares del mundo infantil de la obra de Joffré.

Su muerte ha conmovido al teatro peruano, y muchas de las figuras de las tablas del país han expresado su pena por la pérdida.

Eduardo Adrianzén, escritor y productor de teatro y televisión, le rinde homenaje:

El dramaturgo César de María también elogió a Sara Joffré:

La Asociación Peruana de Autores y Compositores, Apdayc, publicó:

Y los homenajes no se hicieron esperar:

Irónicamente, Sara Joffré era conocida por estar muy a disgusto con los homenajes. Así lo expresó César de María [20] en su status público de Facebook:

No pidan homenajes ni ceremonias de, por ejemplo, el Ministerio de Cultura, porque Sara les tiraría su homenaje por la cara. Les cuento una anécdota: un grupo de teatro le organizó […] un reconocimiento público por sus muchos años teatrales. Sospecho que Sara aceptó a regañadientes. En un momento determinado, con el teatro llenecito, los organizadores anuncian como super-sorpresa la llegada del alcalde de Bellavista […]. Sara, en el centro del escenario, no aplaudió, se incomodó, torció el cuello, apuntó al cielo con el mentón y cuando el alcalde se acercó a darle el diploma […] ella, sin tocarlo siquiera, pidió el micro y le soltó algo así, con el desprecio y la potencia con que podía decir las verdades más duras: «oiga señor, con lo sucio que está el distrito, con la cantidad de piletas y cochinadas en las que se gastan la plata y con todos esos manejos que los vecinos conocemos… usted que no hace NADA por la cultura ¿va a venir a homenajearme a mí? Por favor, váyase ahora mismo…

Hasta siempre, Sara.