¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La muerte del visionario artista jamaiquino Dean Rickards

Screenshot of The Afflicted Yard website after Peter Dean Rickards' death on December 31, 2014.

Captura de pantalla de la web The Afflicted Yard después del fallecimiento de Dean Rickards el pasado 31 de diciembre de 2014.

Peter Dean Rickards perdió la batalla contra el cáncer en el último día de 2014, a primeras horas de la mañana. Rickards fue unfotógrafo, cineasta y director con una visión original, perspectiva única y gran ingenio. También fue un hábil gestor de las redes sociales hasta su muerte, como vehículo para expresar sus pensamientos y su arte, con cuentas activas en Facebook, Instagram y Twitter agrupadas bajo el nombre del Afflicted Yard.

Y lo era. El consumado artista Rickards era inteligente, nervioso y fuera de lo común. Un adelantado a su tiempo, para quien el mundo y Jamaica no estaban preparados todavía, según los comentarios en Facebook de quienes le conocieron.

En una obra compartida por ARC Magazine, el pulso de la comunidad artística de la región, Ross Sheil lo calificó como el “artista más importante” de Jamaica. Sheil narró su primer encuentro con Rickards:

The day I met Peter summed him up perfectly. Sometime in 2003 I was sitting with my then boss by the Kingston Hilton poolside preparing for a meeting with some businessmen or other, when this man with crazy hair showed up for the first time. ‘I’m gonna go shoot Ninjaman [a dancehall DJ] on the run from police…guns…somewhere in the bush…ya wanna come?’

[…]

But that was Peter: prepared to do something completely nuts; a something that occurred only to him, and that only he would risk doing; and trusting me, basically a stranger at that time, to share the experience. The end result was that iconic photo of Ninjaman holding Peter’s ‘Get out of jail free’ Monopoly card – one of a

Little did I know then that I’d have the privilege of crashing on his pleather couch for the best part of the year…and dodging the occasional firework he liked to let off inside the apartment.

El día que conocí a Peter lo resume perfectamente. Una día del 2003, estaba sentado con mi jefe junto a la piscina de Kingston Hilton a la espera de una reunión con algunos empresarios, cuando vi por primera vez a ese hombre despeinado: ‘voy a ir a filmar Ninjaman [un DJ] huyendo de la policía… armas… en algún lugar de la selva… quieres venir?’ 

[…]

Ese era Peter: listo para hacer algo completamente loco; algo que solo se le podía ocurrir y llevar a cabo a él, confiando en alguien, desconocido como yo, para compartir la experiencia. El resultado final fue esa foto icónica de Ninjaman con la tarjeta de Monopolio de Peter “Salir de la cárcel”, una de las tomas, en las que se incluía al DJ con una arma cargada.

Poco podía imaginarme en esos días, que tendría el privilegio de dormir en su sofá de piel artificial durante la mayor parte del año […] y esquivar los fuegos artificiales que ocasionalmente le gustaba dejar fuera del apartamento. 

En el artículo se comenta como en los últimos días en el hospital, a a Richard solo le interesaba escuchar noticias sobre los demás.

Peter had lived life to its fullest. And it was his appreciation of life that which was such an essential quality of his art. There weren’t the conventional divides in his work: he crisscrossed uptown as much as downtown as much as country; and he looked outwards of Jamaica as much as he proudly celebrated his own culture.

His eye for a story enabled him to work across different media – from writing to video – and to chance upon random, fascinating subjects that the rest of us would pass on by. Peter would show them in an honest and fresh light: he loved the underdog the unusual, and equally, he shunned the fake or hypocrites.

Peter disfrutó al máximo de la vida y fue esta apreciación una de las características esenciales de su arte. No existían las divisiones convencionales en su obra: recorrió de norte a sur, tanto la ciudad como el país y, del mismo modo, busco tanto dentro como fuera de Jamaica celebrar con orgullo su cultura.

Su vista para las historias le permitió trabajar con diferentes medios de comunicación – desde la escritura al vídeo – y  fijarse, por casualidad, en personajes fascinantes que para la mayoría de nosotros habrían pasado desapercibidos. Peter les dotó de una luz nueva y sincera: amaba a los oprimidos y de la misma manera, rechazaba las falsificaciones y a los hipócritas. 

Richard, quien se autoproclamó como “un terrorista de los medios“, hablaba a menudo abiertamente, como lo hacen los que no tienen nada que perder. Como artista y un jamaiquino que entendía los matices y las contradicciones de su sociedad, Rickards estaba vivamente interesado en “desafiar no sólo las representaciones extranjeras despectivas sobre Jamaica”, sino también a los ‘corazones de la oscuridad’ versus ‘rastas felices’ de las serenatas a los turistas en las playas, desafiando así nuestras propias inseguridades de pequeña isla-nación.” Sheil elogió el “sentido natural de la investigación  y autoaprendizaje” de Richard:

The moment he found a subject, the little boy inside him became immediately fascinated. He didn’t know how to webcast, so he taught himself, the same way he learned how to build a website and as a photographer began with a crappy 1-megapixel, moving onto a more ‘professional’ camera only after he’d already learned how to frame shots beautifully as well as capture Jamaica’s breathtaking natural light.

I think we call that ‘creativity’. And in the Jamaican context where so many must make do with so little it made his work all the more authentic.

Desde el momento que se interesaba por un tema, su niño interior se quedaba inmediatamente fascinado. No sabía cómo hacer webcast pero aprendió, del mismo modo que aprendió a construir un página web o pasó de la pésima cámara de un megapíxel de sus inicios como fotógrafo, a otra más “profesional”. Ya había aprendido como encuadrar las fotos de una manera bellísima, así como captar la impresionante luz natural de Jamaica.

A eso se llama “creatividad”. Y en un contexto como Jamaica, donde tantos lo intentan con tan poco, su trabajo, si cabe, es mucho más auténtico.

Otro amigo cercano, la bloguera Annie Paul, estaba destrozada al enterarse de la noticia del fallecimiento de Rickards y reunió una recopilación de “algunos de los homenajes más sinceros” que encontró en los medios sociales. En la entrada, la bloguera hizo mención especial de un homenaje de LA Lewis y Rickards, con el tema “Magnífica parodia del mundo del arte – el artista conceptual”. Pueden verlo en el tuit que Rickards envió poco antes de su muerte.

Se libraron de Bab Morley, se libraron de Bill Casby y ahora quieren librarse de mí.

@walshyfire tuiteó:

Foto:  Descanse en paz un gran amigo. Uno de los más queridos, odiados y temidos por la gente en Internet. Desde 1994…

Berette Macaulay llamó a Richards “un brillante visionario con estilo, inteligencia y talento” y añadió:

He was committed to showing the world the raw side of #Jamaica that frankly few others really looked at or cared to do honest photo-essays about…and he represented this with poetry and the sexiest style. In this singularity I absolutely respected his stubborn tenacious and incomparable vision.

Su compromiso era mostrar al mundo el lado más crudo de Jamaica, ese que solamente unos pocos se preocupan de mostrar o de hacerlo de una manera honesta… y él lo representaba con un estilo poético y de lo más sexy. En esta singularidad radicaba su tenacidad, testarudez e incomparable visión.

Sweetland Photos, también mencionado en el artículo de Paul, recordó a Rickards como alguien que siempre se mantuvo al margen de lo convencional, siempre diferente, siempre… el PRIMERO”.

Still trying to grasp some of your work, thats how advanced you were.

Todavía intentando captar algo de tu trabajo y lo avanzado que fuiste.

El recuerdo más rotundo de Rickards para Chistina Xu fue su nexo con el legendario artista y grafitero Bansky. En Twitter, amigos, colegas y admiradores alabaron la visión y logros de Rickard.

Lo más triste es que hemos perdido al artista más grande de Jamaica, y ni tan siquiera se han dado cuenta.

Peter Dean, uno de los más queridos, temidos y controvertidos artistas de la era de Internet

Señales de Kingston. The Afflicted Yard. PRIMERA revista. El legado de @afflictedyard sobrevivirá para siempre. QEPD.

Y verdaderamente lo hizo. Incluso en su muerte, Rickards decidió cuál sería la última página escrita de su historia.

Bromas incluso en su tumba, ahora actualizada.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.