¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Niegan sepultura a bebé romaní en Francia: entre la indignación y el vacío jurídico

Ayuntamiento de Champlan (91), Francia - Wikipedia CC-BY-30

Ayuntamiento de Champlan, Francia – Wikipedia CC-BY-30

No es la primera vez que la discriminación afecta a la comunidad romaní de Francia. Por suerte, tampoco es la primera vez que la sociedad francesa, al menos en parte, reacciona con emoción. Maria Francesca, una niña romaní, falleció víctima de la muerte súbita del lactante durante la noche del 25 al 26 de diciembre en Essonne. Según la empresa de funerales que contactó la familia y la Asociación de solidaridad con las familias rumanas y romaníes en Essonne (ASEFRR), el alcalde independiente de derecha de Essone, población de residencia de la familia, se negó a que el bebé fuera inhumado en el cementerio de la localidad con el pretexto de que la muerte se había declarado en otra población, que el cementerio estaba casi lleno y que las plazas restantes están reservadas a los ciudadanos que pagan sus impuestos.

La historia, publicada por le Parisien, ha tenido tal repercusión en los medios tradicionales y sociales que el alcalde se vió obligado a justificarse y afirmó que se trató de un malentendido. La niña ha sido enterrada en el cementerio de Wissous, mientras este asunto sigue llenando páginas en la prensa. ¿Podemos esperar que este asunto sea la gota que colma el vaso? ¿Que obligue a las autoridades francesas a posicionarse más claramente en la cuestión de los romaníes? Imposible de saber. 

Roms_credit_creative-commons_Francesco_Paraggio

Romaníes, por Francesco Paraggio. Con licencia Creative Commons

Parece que Twitter es hoy el punto de reunión de los indignados, sobre todo los políticos (de derecha e izquierda). Laurence Rossignol, secretaria de estado de la Familia, fue la primera funcionaria de gobierno en mostrar su repulsa.

Perder un bebé es un dolor universal. Ver cómo se le niega la sepultura es una humillación inhumana.

Manuel Valls, en su papel de primer ministro, también dejó claro su rechazo, que se puede matizar a la vista de sus recientes actuaciones respecto a la comunidad romaní.

Negar la sepultura a un niño por su origen: una afrenta a su memoria, una afrenta a lo que Francia representa.

Richard Trinquier, alcalde por UMP de la localidad de Wissous, que desde que se conoció el rechazo del alcalde de Champlan se ofreció a facilitar una sepultura al bebé en el cementerio de su comuna, recuerda que se trata de «una simple cuestión de humanidad».

Si bien toda esta indignación se refiere a cuestiones de humanidad y dignidad, solo una pequeña parte evoca la cuestión del derecho. Aunque se ha hablado del tema en muchos artículos, nadie parece centrar realmente el debate en la ley, que resulta bastante imprecisa. De hecho, según el testimonio de Julien Guenzi, director de la funeraria Escarcelle de Corbeil, al Huffington Post:

Le maire a refusé sans “aucune explication. Il n'est pas obligé de se justifier, mais des réponses comme ça, c'est très rare”.

El alcalde negó la autorización «sin ninguna explicación. No está obligado a justificarse, pero este tipo de respuestas es muy raro».

Jacques Toubon, Defensor de los derechos, declaró a la radio France Inter:

Sur un plan humain, je suis bouleversé, stupéfait par cette nouvelle. En même temps, en tant que défenseur des droits, dans une situation comme celle- là, je dois avoir toutes les informations pour juger.

En el plano humano, estoy escandalizado, estupefacto por esta noticia. Al mismo tiempo, como Defensor de los derechos, en una situación como esta, debo tener toda la información para juzgar.

¿Hará esto que se estudie seriamente el problema? Parece que así lo deja entender.

Il est clair qu'il y a dans cette affaire des questions de droit.

Está claro que en este asunto hay cuestiones legales.

Las asociaciones que pensaban denunciar al alcalde de Champlan han abandonado la idea de momento porque no parece que haya ninguna infracción de la ley en la respuesta negativa del alcalde. No obstante, también parece que no es la primera vez que el alcalde, Christian Leclerc, se ve envuelto en un asunto de discriminación contra la comunidad romaní, según Loic Gandais, presidente de ASEFRR. Por tanto, el problema no es quizás que haya o no infracción de la ley en este caso preciso de negación de sepultura, sino que a menudo, las discriminaciones que sufre la comunidad romaní por parte de los políticos electos franceses no constituyen, en sí, infracciones de la ley.

Según el blog de Gilles Devers, Les actualités de droit, el alcalde habría cometido una «total ilegalidad» en este asunto.

Je suis scié par la décision du maire de Champlan… et je dois dire autant par la réaction de l’association qui a juste titre a dénoncé – « C’est du racisme, de la xénophobie et de la stigmatisation » – pour annoncer aussitôt qu’elle n’exercerait pas de recours. C’est une vraie prime à l’impunité. « Sur le plan moral, c’est absolument contestable, mais sur le plan juridique, on ne pourra pas faire grand-chose »… Allons, allons…

Estoy alucinado con la decisión del alcalde de Champlan… y debo decir que también por la reacción de la asociación que muy justamente ha denunciado que esto «es racismo, xenofobia y estigmatización» por anunciar que no interpondría un recurso. Es un auténtico premio a la impunidad. «En el plano moral, es absolutamente discutible, pero en el plano jurídico, no se podrá hacer gran cosa»… Venga ya…

Y sigue desarrollando en su artículo numerosas referencias a los distintos textos legales que prueban que el alcalde de Champlan ha infringido la ley. Devers concluye:

D’une manière plus générale, on est nécessairement inquiet devant des phénomènes de radicalisation rapide de ces maires de droite, et le ministère de l’Intérieur serait bien inspiré de créer un centre d’écoute pour que les familles inquiètes puissent informer les autorités, avant le passage à l’acte, qui est vite possible, comme le montre cette lamentable affaire.

De una manera más general, hay que inquietarse ante estos fenómenos de rápida radicalización de los alcaldes de derecha, y el Ministerio de Interior debería crear un centro de escucha para que las familias preocupadas pudieran informar a las autoridades antes de que se consumaran los hechos, lo que puede suceder muy deprisa, como evidencia este asunto lamentable.  

Louis de Gouyon Matignon, presidente del Partido Europeo y de la Asociación de Defensa de la Cultura Gitana, escribe un blog en el Huffington Post, en el que denuncia esta discriminación estatal, que va más allá del racismo ordinario.

Les Roms sont-ils considérés et se considèrent-ils comme des citoyens? Les difficultés de ces populations sont identifiées depuis de très nombreuses années tant dans les pays développés de l'Ouest européen, que dans leur pays d'origine. Ces populations sont sciemment tenues en dehors de toutes formes de développement, et ce tant pour des raisons historiques que de racisme ordinaire. Rares sont ceux qui ont accès à l'instruction de base, à la formation professionnelle, moins encore au travail régulier.

¿Los romaníes están considerados y se consideran a sí mismos ciudadanos? Las dificultades de estas poblaciones están identificadas desde hace muchos años, tanto en los países desarrollados de Europa occidental como en su país de origen. Estas poblaciones se mantienen conscientemente fuera de toda forma de desarrollo, por razones históricas y de racismo ordinario. Raros son los que obtienen acceso a una educación básica, a la formación profesional, y aún menos a un trabajo regular. 

Tras el linchamiento de un joven romaní el pasado mes de julio en Seine Saint Denis, el propio Louis de Gouyon Matignon denunció enérgicamente en una entrevista televisada esta estigmatización que ejerce el estado sobre la comunidad romaní.

Una a una, las historias del linchamiento de Gheorghe, de la expulsión de Leonarda y de la negación de sepultura a Maria Francesca podrían pasar por actos aislados o sucesos trágicos. La indignación que crece con cada uno de estos hechos, pero también el número incalculable de reacciones de odio a la comunidad romaní en la red, cada una peor que la anterior, tienden a probar que estos asuntos no son en modo alguno sucesos trágicos. Más bien serían la punta del iceberg, alegorías espantosas y miserables de la forma en que se discrimina cotidianamente a los romaníes en un país que les niega todos sus derechos de ciudadanos y de seres humanos. ¿Cómo sorprenderse del racismo ordinario que soportan los romaníes, cuando son los propios políticos quienes lo promueven? Las lágrimas de cocodrilo que se han visto estos últimos días sobre el asunto del horrible alcalde que niega la sepultura a un bebé no pueden enmascarar la parte oculta del iceberg. La indignación humana no es suficiente, hay que centrar el debate en la ley.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.