¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cumbre de Global Voices: Proteger la internet abierta es tarea de todos

Cada dos años, Global Voices se reúne en un encuentro comunitario. Más de cien de nuestros autores, traductores, editores y equipo han estado reunidos esta semana en Cebu, la segunda ciudad en importancia en Filipinas. Durante dos días, hemos abierto nuestras discusiones al público filipino, en una reunión en el capitolio provincial de Cebu. Los debates son transmitidos en línea y más de doscientos de nuestros miembros, así como activistas locales e internacionales están aquí con nosotros. 

En la Cumbre #GV2015@globalvoices. Leen los nombres de los blogueros presos en todo el mundo. 

El tema principal de nuestra conferencia es la obligación de todo aquel que participa en los medios ciudadanos de proteger y defender la internet abierta. Con esto en mente, el evento comienza con un ritual solemne. Ocho colaboradores de Global Voices leen los nombres de los blogueros y autores que han sido encarcelados por sus gobiernos o fuerzas extremistas a causa de sus escritos en línea. Leen docenas de nombres, de Azerbaiyán, Bahréin, Bangladesh, Cuba, China, Egipto, Etiopía, Irán, Israel, Kuwait, Macedonia, Malasia, Maldivas, Mauritania, México, Arabia saudita, Suecia, Siria, Turquía, EE. UU. y Vietnam. Entre ellos están miembros de nuestra comunidad como el activista egipcio Alaa Abdel Fatah, y los miembros del grupo de blogueros Zone9 de Etiopía, donde cuatro blogueros de Global Voices permanecen presos. Barret Brown que recientemente recibió una larga condena por enlazar un documento en línea representa a EE. UU. en esta vergonzosa lista. Global Voices ha emitido una declaración exigiendo que los gobiernos honren sus compromisos asumidos conforme a la Declaración universal de derechos humanos, señalando “No podemos permanecer en silencio y tú tampoco.”

El primer panel, está a cargo del profesor Lokman Tsui, de la Chinese University of Hong Kong, titulado “Proteger la internet es tarea de todos”. Lokman, cuyas raíces históricas están los Países Bajos y Hong Kong, Lokman identifica “internet” como su país de origen y señala que proteger la internet abierta es literalmente proteger nuestra casa. Él nos presenta a Nani Jansen, directora legal de Media Legal Defense Initiative en Londres, que está manejando más de 100 casos alrededor del mundo, entre otros amenazas a la libertad de expresión. Por lo tanto, está en un lugar estupendo para brindar un panorama de las amenazas a la libertad de expresión a nivel mundial. La legislación que regula específicamente Internet como la ley 66A en India, sanciona como delito “causar molestias o inconvenientes a otro con posts en línea o correos electrónicos”, es un gran ejemplo de una ley que genera autocensura. Con personas enfrentando condenas de tres años por estos delitos descriptos en forma vaga, la ley a menudo es usada para eliminar el discurso político. En Filipinas, una reciente ley sobre ciberdelitos ha extendido las normas sobre calumnias e injurias a Internet, y prevé penas de hasta seis años para la difamación en línea. Azerbaiyán había prometido en 2006 despenalizar la difamación pero ahora ha extendido esas leyes a la internet, con sanciones de hasta tres años de prisión.

Los gobiernos también continúan bloqueando el contenido de internet sin orden judicial, explica Jansen. Zambian Watchdog, uno de los pocos medios críticos, permanece bloqueado en Zambia desde 2013. Se podía acceder al sitio desde el exterior, pero el bloqueo local es una restricción clave a la libertad de expresión, y cuando Reporteros sin fronteras replicaron el sitio, la réplica también fue bloqueada. En Pakistán, YouTube estuvo bloqueado durante cerca de dos años. Jansen explica que en la ley no hay fundamento alguno para esos bloqueos – cualquier ministerio puede simplemente contactarse con la Autoridad de telecomunicaciones pakistaní y exigir que un sitio sea bloqueado. La responsabilidad de los intermediarios, hacer responsable al sitio por la conducta de quien hace un comentario o publica un post, es otra forma de control en línea. La aplicación también de las leyes que regulan los medios tradicionales a los contenidos en línea puede tener también un efecto de autocensura. En Rusia, la nueva ley de blogueros asimila las publicaciones en línea a las tradicionales, al agregar nuevos y costosos requisitos administrativos a la expresión en línea, provocando que algunos blogs cierren. En Italia, donde es difícil eliminar contenido mediante las leyes de calumnias e injurias, las leyes de propiedad intelectual a menudo son usadas para obligar a los sitios a eliminar contenidos. Proteger el discurso en línea involucra mantenerse atentos a todos los frentes de manera simultánea.

Chiranuch Premchaiporn de Prachatai, un sitio líder de activismo y medios ciudadanos, habla de la resistencia en línea y fuera de línea frente a los cortes del servicio de medios que siguieron al golpe del 22 de mayo de 2014 en Tailandia. Los canales internacionales de noticias fueron bloqueados en televisión y la audiencia que quería ver BBC o CNN se encontró con logos del gobierno golpista. Las estaciones de subterráneos fueron cerradas preventivamente por temor a que se convirtieran en lugar de protestas. En respuesta, activistas y ciudadanos tailandeses encontraron maneras de protestar creativamente, en línea y fuera de línea. El saludo de los tres dedos de Los Juegos del Hambre se ha vuelto un signo popular de protesta, y el gobierno de facto ha respondido deteniendo a quienes lo hacen hasta por una semana para que “cambien de actitud”.

El saludo de los tres dedos también llegó al mundo en línea, y a calcomanías y grafitis como este símbolo: .|||. Otra popular calcomanía es 2+2=4. En referencia a un video viral de un maestro que trata de enseñarles a sus alumnos que 2+2=5. Se ha convertido en símbolo de la desobediencia civil y de la resistencia. Los ciudadanos tailandeses se han destacado por el uso de los medios digitales como espacio de protesta. Cuando un grupo de alumnas de secundaria fueron obligadas a recorrer un largo camino de cemento sobre sus rodillas como castigo colectivo por llegar tarde al colegio, las adolescentes documentaron las heridas publicando fotos en línea. La etiqueta que acompañó la campaña se viralizó y resultó extremadamente vergonzosa para la escuela.

Premchaiporn señala que las personas de países donde no hay libertad se sienten más libres en línea. Pero advierte que las autoridades eventualmente también te persiguen en línea. Es el juego del gato y el ratón – cientos de usuarios de Facebook han sido condenados por delitos lege mageste en tribunales militares. Necesitamos que nuestros amigos que viven en zonas más libres soliciten a sus gobiernos que se enfrenten con firmeza a la censura, y pedirles a las empresas proveedoras de servicios en línea que protejan a sus usuarios.

Al Alegre de la Foundation for Media Alternatives nos recuerda que Cebu tiene un significado especial para los activistas filipinos. Es el hogar de Lapu Lapu, un valiente cebuano que resistió la colonización en el 1600. También se convirtió en el primer lugar en Filipinas con conexión a internet en 1994. Alegre presenta un rápido recorrido por las amenazas al derecho a la intimidad: vigilancia de teléfonos móviles; uso de métodos de coerción, cooperación y corrupción para obtener información de las compañías telefónicas; puertas traseras en herramientas fundamentales como Skype; compañías clave de internet que entregan información de usuarios a gobiernos. Las revelaciones de Snowden son sólo las últimas malas noticias en una larga y fea historia. Hasta los chicos buenos tienen aspectos oscuros, afirma Alegre. Google ha sido eficiente revelando que han sido obligados a entregar información a los gobiernos, pero ha violado el derecho a la intimidad con sus cámaras de Street View. Él nos propone que leamos el informe para ONU de Frank LaRue, calificándolo como “probablemente el informe más amplio sobre el modo en que el derecho a la intimidad y la vigilancia han impactado en los derechos humanos.”

Alegre advierte que es probable que seamos testigos de nuevas solicitudes de vigilancia a causa de lo de Charlie Hebdo. No sólo vigilancia directa de las comunicaciones, sino también de los registros de transacciones – cuando compramos, hacemos llamadas telefónicas, o viajamos por el mundo. Nos recuerda que “si un producto es gratis, nosotros somos el producto”. ¿Por qué debemos preocuparnos acerca de la vigilancia digital ? ¿No es el derecho a la intimidad un escudo para la corrupción?

Él sostiene que necesitamos vincular el derecho a la intimidad en línea y otros derechos. Necesitamos analizar derechos complementarios en el campo de los derechos humanos y necesitamos protegerlos equitativamente y de manera indivisible. Él concluye su exposición con una terrible historia filipina sobre la importancia de la vigilancia. El 23 de noviembre de 2009, 63 personas, entre ellas 31 profesionales de los medios, fueron asesinadas en un acto de violencia política conocido como la masacre de Ampatuan. Las víctimas fueron vigiladas y luego emboscadas en un cerro cuando se dirigían a registrar oficialmente los documentos electorales del candidato a alcalde. El caso permanece impune. Él nos pide que usemos la etiqueta #endimpunity, y que reclamemos que se incluya entre los derechos humanos el derecho a no ser vigilado.

Publicado originalmente (CC-BY) en el blog de Ethan “My Heart's in Accra”

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.