¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En la India fanática del críquet el básquetbol está silenciosamente empoderando la vida de las jóvenes

The EMRS Gangyap girls. Image used with permission.

Las niñas campeonas del equipo de básquetbol del Model Residential School de Gangyap School, Sikkim, con su entrenador. Foto usada con autorización.

Ellas provienen de uno de los muchos pueblos de montaña de la India y lo más probable es que sus vidas hubieran permanecido en completo anonimato de no haber sido por un entrenador entusiasta y perseverante y su propio empuje. Pero ahora estas niñas se han transformado en campeonas a nivel nacional en un deporte del cual no habían oído hablar — básquetbol. La de ellas es una historia que inspira. Son las niñas de Gangyap.

Gangyap es un alejado pueblo montañoso localizado a 6.500 pies de altura en las montañas del Himalaya del Sikkim occidental. En los últimos años el pueblo ha salido de las sombras gracias a un grupo de niñas adolescentes quienes bajo la guía de su director y entrenador escolar se ha convertido en una potencia entre los indios menores de 19 años de la liga de básquetbol de la Junta central de educación secundaria.

Siddharth Yonzone, de 37 años, fue nombrado como el primer director de la Escuela residencial modelo Eklavya  (EMRS) para tribus registradas, abierta en Gangyap alrededor del 2009 y recuerda que en ese momento la escuela no estaba conectada por caminos transitables y no había edificio escolar apropiado ni patio de juegos. Yonzone comenzó con el básquetbol con un reducido número de estudiantes (52 se matricularon el primer año y 33 aprobaron) como una actividad extra curricular y se convirtió en su entrenador y mentor.

En Gangyap, pocos habían oído hablar del básquetbol antes pero eso no constituyó un impedimento para Yonzone quien es un aficionado. Hubo muchos retos pero el equipo de novatas y su entrenador perseveraron.  Este video del documentalista Mandira Chhetri explica como las niñas tuvieron que construir su propia cancha de básquetbol de la nada haciendo el trabajo con sus propias manos:

A pesar de los desafíos las niñas del equipo de básquetbol de Gangyap comenzaron a participar en campeonatos en el año 2010 y para sorpresa de todos se robaron los titulares en el año 2011 ganando el campeonato nacional CBSE de básquetbol para menores de 19 años, siendo el primer equipo del nordeste de India en lograrlo. El equipo femenino ha ganado el trofeo de la Zona Este por quinta vez en 2014 y cuando se hizo esta nota se preparaban para participar en el campeonato 2014 para menores de 19 años en diciembre.

The Girls of Gangyap in action. Image used with permission.

Las jóvenes de Gangyap en acción. Foto usada con autorización.

Global Voices realizó una entrevista, vía correo electrónico, con Siddarth Yonzone para conocer más sobre el equipo y cómo el juego ha tenido un impacto en las vidas de las niñas y su comunidad.

Global Voices (GV): ¿Qué le hizo pensar en crear este equipo de baloncesto con las niñas que provienen de áreas tribales lejanas de Sikkim?

Siddarth Yonzone (SY): I'm a basketball fan, a basketball lover. When I was working in a government school as an English teacher, I had taught the game to a group of boys. This was around 2001-2004. In 2007 I was offered the post of a principal in a new school called ‘Eklavya Model Residential School’ where we had to begin with just one class, that was class VI. Seeing the very sad condition of the new school, the ignorance of the children and so much more, I wanted to catch their interest through basketball, music and some other literary stuff (of course all of which I am interested in)  I brought two girls with me to the new school (who I had started coaching in the previous school) named Rinchen abd Nim Lhamu, aged 10 and 12, respectively. With them I tried to build a team. Of course there was no court to play on. So I put up basketball rings on a wooden post. Though the other girls had never heard or seen the game, I thought of instilling confidence in them of some kind and had to start from somewhere … I felt it could be done through basketball and music.

Siddarth Yonzone (SY): Soy un fanático y un amante del básquetbol. Cuando trabajaba en una escuela gubernamental como profesor de inglés les enseñé el juego a un grupo de niños. Esto fue en el período 2001-2004. En el 2007 me ofrecieron el puesto de director en una nueva escuela llamada ‘Eklavya Model Residential School’ donde debía comenzar solo con un curso, que era nivel VI. Viendo las malas condiciones de la nueva escuela, la ignorancia de los niños y demás quise atraer su interés con el básquetbol, la música y algo de literatura (por cierto en todo eso estoy interesado), traje a la nueva escuela dos niñas (que habían comenzado a entrenar en la escuela anterior) llamadas Rinchen y Nim Lhamu, de 10 y 12 años respectivamente. Con ellas traté de organizar un equipo. Por cierto no había un lugar donde jugar. Así que puse los aros de básquetbol en un poste de madera. Aunque las otras niñas nunca habían oído o visto el juego pensé en infundirles confianza en sí mismas, y tenía que comenzar por algo… sentí que podía hacerse a través del básquetbol y la música.

GV: ¿Qué hizo que usted eligiera el básquetbol como deporte para esas niñas cuando realmente no es un juego muy conocido o popular incluso en algunas de los mejores escuelas de India?

SY: For me, taking the road less travelled has always been my way. Moreover since I was such a fan of the game, I wanted to make it popular in places hidden from the rest of the world. I had also seen the standard of the game played by the girls in Sikkim and other places and I was not happy about it. I wanted to train a team from scratch. I also made them watch NBA and WNBA. Apart from the game, this also helped the girls learn about different places, etc.

SY: Para mi tomar el camino menos frecuentado ha sido siempre mi vía. Además puesto que soy un fanático del juego lo quise hacer popular en lugares escondidos del resto del mundo. También había visto el nivel de juego de las niñas de Sikkim y de otros lugares y no estaba conforme. Quería entrenar a un equipo desde cero. También les hice ver la NBA y la WNB. Además del juego esto también ayudó a las niñas a conocer diferentes lugares, etc.




GV: ¿Tuvo que enfrentar desafíos al crear este equipo y enseñarles el juego? ¿Puede compartir uno o dos incidentes para ilustrar?

SY: Yes! There were so many challenges, but with the grace of God, (and of course, we were training very hard) the girls started winning immediately. The captain, Nima Doma, naturally learned the game and became a star player. The girls started defeating opponents who were double their age and physically bigger, stronger, older. One of the biggest challenges we faced was that by class VII, they had won their first state championship (all aged 11-14) but they were not allowed to represent the state, which they wanted to very badly. Some people tried to discourage me and the girls by saying so many things. It was only in 2010 when they were in class VIII and IX that they went out of the state to play and won so many championships . But then even today, there are many tournaments to which this team is not invited; organisers give the excuse that there is no competition when our team is called … (basically there are many who have still not acknowledged this team despite the many championships they have won all over India, in Bhutan and in Nepal too. Another challenge is that some people started to grow very jealous of the girls … It was so difficult (and still is). These people criticize behind the girls’ backs, say this is not their game, they mock and try to put down the girls. Sometimes the girls tell me of how difficult it is to belong to the team. I really don't know the reason why but since these girls were from the remote tribal areas, they were first generation learners coming from economically weak backgrounds, they were not looked after well. Scholarships/incentives for winning the CBSE under-19 national championship twice were not offered or even talked about. The girls finally got a basketball court in their seventh and final year of their schooling after learning for six years on muddy, stony, unbalanced courts. There were even some people who wanted to go out of their way to deny them a basketball court! They are so many other challenges, but the girls were interested and I got the support from their families and the biggest thing was, we met several well wishers, friends and family who helped us ..

SY: ¡Sí! Hubo muchos retos pero por la gracias de Dios (y por cierto estábamos entrenando mucho) las niñas comenzaron a ganar inmediatamente. La capitana, Nima Doma, aprendió naturalmente el juego y se convirtió en una jugadora estrella. Las niñas comenzaron a derrotar a sus oponentes quienes las doblaban en edad y eran físicamente mas altas y fuertes. Uno de los mayores desafíos que enfrentamos fue el de la clase VII One, ellas habían ganado su primer campeonato estatal (todas con edades entre 11 y 14 años) pero no les alcanzó para representar al Estado y no las quería desilusionar. Algunas personas trataron de desilusionar a las niñas sobre mí diciéndoles muchas cosas. Fue solo en el 2010 cuando ellas estaban en las clases VIII y IX que salieron fuera del estado a jugar y ganaron muchísimos campeonatos. 

The EMRS Basketball team. Image used with permission

El equipo de básquetbol femenino con sus uniformes escolares. Foto usada con su permiso.

GV: ¿Qué es lo que mantiene motivado el equipo? ¿Les ha cambiado su vida diaria o quizás sus sueños en alguna forma? ¿Puede darnos algún ejemplo?

SY: I guess it's the love of the game. They have set for themselves a very high target. Nima Doma, for example, dreams of playing in the WNBA. I don’t know if that’s ever going to happen but I’m certain if lady luck does smile on her, she will not disappoint the selectors. She’ll never let that opportunity go to waste. Even the support given by friends, family and well wishers have ensured that they continue to improve in the game. I try as a coach to give them targets; we have several meetings even when there aren't any tournaments coming up. Their day-to-day life has changed tremendously. They have become athletic in nature, health conscious, more confident, they started to perform very well in their academics. They have travelled to so many places within India and also Bhutan, Nepal … they have seen more of the country because of basketball. They have higher dreams now. They've met various kinds of people on their journeys, some kind and generous, others spiteful and envious … they've even been invited for tea by her majesty, the queen of Bhutan, who spoke to and advised the girls and gave them presents. Recently, five of the outgoing (school leaving) seniors have appeared for an entrance test for physical education in Gwalior. If it not been for basketball, their options or dreams would be very little.

SY: Pienso que es el amor por el juego. Ellas se han fijado una meta muy alta. Por ejemplo Nina Doma sueña en jugar en la WNBA. No sé si eso sucederá algún día pero tengo la certeza que si la suerte la acompaña ella no decepcionará a quienes la eligieron. Ella nunca permitirá que la oportunidad se pierda. Incluso el apoyo de amigos, familia y simpatizantes han permitido que continúen mejorando en el juego. Como entrenador trato de darles objetivos; tenemos varias reuniones aún cuando no haya torneos. Su vida diaria ha cambiado muchísimo. Se han convertido en atletas por naturaleza, conscientes de la salud, más confiadas, mejoraron en su rendimiento académico. Han viajado a tantos lugares dentro de India y también en Bután, Nepal … han visto más del país gracias al básquetbol. Tienen mayores expectativas, han encontrado muchos tipos de personas en sus jornadas, algunas agradables y generosas, otras rencorosas y envidiosas … han sido incluso invitadas a tomar té por su majestad el rey de Bután quien les habló y aconsejó a las niñas y les dió regalos. Recientemente cinco de las egresadas se presentaron para una prueba de admisión para estudiar educación física en Gwalior. Si no hubiera sido por el básquetbol sus opciones o sueños serían muy pocos.

GV: El equipo femenino ha funcionado de manera excelente en tantas competencias hasta ahora. ¿Su historia ha tenido algún impacto en las comunidades locales de donde provienen — en sus aldeas o en sus familias?

SY: Yes, they have been welcomed grandly on their return after winning championships by the school and local communities. They are many people in and around Sikkim who look up to the girls as role models. We hear that in many schools, certain principals, head masters and teachers narrate stories of these players, motivating other students to try and achieve what these girls have; their families and villages are proud of them. Reports of their victories in newspapers, magazines, etc., have also inspired many other people. I sometimes meet people for the first time, but they seem to know pretty well about the team and their victories. They thank me and the team … they have said that the girls have inspired them in so many ways. On the other hand, I also feel that they should have been given a little support by the people in important positions, to enable them to get into the colleges they desired, but that has not been given …It makes me want to wonder why? Is it because they are girls? Is it because they are tribals? Is it because they are first generation learners from weak economical backgrounds? I could be totally wrong here but these things do make me think. It could also be because basketball is not a very popular game … especially with too much cricket in India, and too much fuss about contact and indoor sports in Sikkim. But one very important point I want to make is no matter the number of critics and obstacles in our path, certain well wishers have made a difference to the lives of the players.

SY: Si, ellas fueron muy bien recibidas por la escuela como por las comunidades locales a la vuelta de ganar campeonatos. Hay muchas personas en y alrededor de Sikkim que ven a estas niñas como modelos a seguir. Hemos oído que en muchas escuelas los directores, profesores jefe y maestros narran historias de estas niñas para motivar a otras estudiantes a tratar de lograr lo que han logrado estas niñas; sus aldeas y familias están orgullosas de ellas. Los informes sobre sus victorias en periódicos,  revistas, etc. han inspirado a muchas otras personas. A veces encuentro gente por primera vez y elIos parece saber muy bien sobre el equipo y sus victorias  … han dicho que las niñas los han inspirado en diversas formas. Por otro lado siento que ellas debieran haber recibido cierto apoyo de parte de personas en cargos importantes para permitirles ir a colegios a los que quieran asistir pero esto no ha ocurrido… ¿Me pregunto por qué? ¿Es porque son niñas? ¿Es porque provienen de tribus? ¿Es porqué son la primera generación de familias de bajos recursos? Podría estar totalmente equivocado pero estas cosas me hacen pensar. Podría ser porque el básquetbol no es un deporte muy popular … especialmente con la popularidad del críquet en India y mucho alboroto sobre el contacto y los deportes de interior (bajo techo) en Sikkim. Pero un elemento importante que quiero mencionar es que no importa el número de críticas y obstáculos, en nuestro camino algunos simpatizantes han marcado una diferencia en la vida de las deportistas.

Deseamos a las niñas de Gangyap muchos más éxitos en el futuro y esperamos que la visión de Siddharth Yonzone traerá un mayor empoderamiento a un número mayor de niñas. Esperamos verlas ganar en el básquetbol y en la vida.

Este post fue escrito con colaboración de Aparna Ray.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.