¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Bienvenido al “Kriguistán” de Vocativ.com: Una tierra que no existe

Screen Shot 2015-01-07 at 22.58.04

Captura de pantalla del documental de Vocativ.com sobre Kirguistán: The Land of Kick-Ass Women, Wild Weed and Rising Extremism (“Una tierra de mujeres fuertes y marihuana salvaje donde el extremismo está en auge”). ISIS se está haciendo con el control del país.

El medio de comunicación independiente Vocativ.com acaba de presentar un documental acerca del país centroasiático, cuyo nombre ni siquiera se han molestado en buscar en Google. De manera previsible, el documental no se destaca por su imparcialidad, matices u otros requisitos necesarios para producir buen periodismo. 

Para ser justos, a mucha gente le cuesta pronunciar el nombre de este país—un nombre que es continuamente ridiculizado en los medios de comunicación de masas y considerado como todo un reto de pronunciación—sin embargo esa gente no se dedica a hacer un documental titulado The Land of Kick-Ass Women, Wild Weed and Rising Extremism (“Una tierra de mujeres fuertes y marihuana salvaje donde el extremismo está en auge”).

El nombre de Kirguistán (en inglés, Kyrgyzstan) es el más utilizado para referirse al país y el presentador de Vocativ Mikey Kay les explica a los espectadores que “no se debe confundir con Kazajistán o Kurdistán”, no obstante, el nombre oficial es República de Kirguistán (en inglés, Kyrgyz Republic).

Vocativ no acierta con ninguno de los nombres, por primera vez en la presentación del documental en el sitio web:

While you may not be able to find it on a map, Kyrgyzstan (aka the Kyrg Republic) faces a crossroads in history. Less than 25 years after achieving its independence, the former Soviet republic is now a prize coveted by the two main forces competing for hegemony in Central Asia: Russian President Vladimir Putin and radical Islam.

Quizás no sea capaz de localizarlo en un mapa, pero Kirguistán (también conocido como República de Kriguistán, en inglés Kyrg Republic) se encuentra en un momento decisivo en la historia. Tras casi 25 años de independencia, la antigua república soviética se ha convertido en un codiciado premio para las dos principales potencias que compiten por la hegemonía de Asia Central: el presidente ruso Vladimir Putin y el radicalismo islamista. 

Y después en el Twitter promocional que escribió Joe Stramowski, productor del documental:

Mi documental @vocativ con @MikeyKayNYC sobre una parte del mundo que no sabías que debías conocer: #Krygyzstan

En el documental Kay también se refiere a la capital, Bishkek, que visitó para realizar el filme, con el nombre de “Bishek”. El documental lleva la etiqueta #TheWildEast (El salvaje este).

Sin embargo, Kirguistán no debería sentirse discriminado ya que Vocativ.com ha presentado otros videos que incluyen títulos como: My Breast Twerking Video Got 30 Million Views, and I'm Appalled, (“Mi video haciendo twerking con mis pechos tuvo 30 millones de visitas, estoy horrorizada” The Oligarch Wanted Sex With His Dog: Tales From Ukrainian Hookers (“El oligarca que quería tener relaciones sexuales con su perro: las historias de las prostitutas ucranianas”) Mormon Men Wage War Over Beards. Yes, Beards (“Los hombres mormones en guerra contra la barba. Sí, contra la barba”) .

Pero la República de Kirguistán ya ha sufrido en otras ocasiones a manos de otros documentalistas necios. De hecho, el documental de Vocativ ha conseguido superar con creces el documental de Vice dedicado a los secuestros de futuras esposas que alcanzó tres millones de visitas en YouTube. Vice no se mostró particularmente respetuoso ante un tema tan delicado, pero al menos acertó a la hora de escribir o pronunciar el nombre del país. 

El tema principal detrás del video de Vocativ parece ser el radicalismo islamista, que según los temores de Kay “está a la vuelta de la esquina de Asia Central”. En cambio, los autores del artículo académico publicado por Chatham House presenta una serie de argumentos bastante convincentes acerca de que esta amenaza se puede considerar un mito, pese a que un pequeño porcentaje de ciudadanos de Kirguistán—probablemente poco más de cien—se hayan unido al grupo radical ISIS en Siria e Irak. Tras ver el documental, muchos pensarán que el resto de los kirguisos se dedican a vender marihuana, predecir el futuro y maltratar a homosexuales mientras se preparan para la próxima yihad. La descripción de las mujeres kirguisas como fuertes es el único acierto de este documental ampliamente condenatorio que pasa por alto las zonas grises y se centra en los extremismos de ISIS por su fuerza comercial.  

Además, cuando se refieren al “análisis en profundidad de los datos”, los cuales han utilizado para documentarse, Vocativ.com cita con frecuencia el sitio web centralasiaonline.com, un medio de consulta que ha sido apodado Propagandastan por uno de los periodistas extranjeros que escribe habitualmente acerca de la región. Financiado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, el sitio web es otro de los extraños intentos de Washington para forjar alianzas con los gobiernos autoritarios de la región, ayudándoles a exagerar la amenaza que supone el radicalismo islamista para sus países. Unas exageraciones con las que justifican las campañas de represión que llevan a cabo contra las formas no tradicionales del Islam, los testigos de Jehová o cualquier otro colectivo que haya sido considerado como “extremista” por parte de las administraciones centroasiáticas.

El documental de Vocativ se puede ver aquí:

 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.