¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ocho años después de su muerte, el periodista turco-armenio Hrant Dink sigue sin poder descansar en paz

Miles de personas se reunieron en Estambul para recordar a Hrant Dink<br />19 de enero de 2014, por Bulent Selcuk. Demotix.

Miles de personas se reunieron en Estambul para recordar a Hrant Dink
Foto de Bulent Selcuk, 19 de enero de 2014. Demotix.

El 19 de enero de 2007, el periodista armenio Hrant Dink fue asesinado por Ogün Samast, un ultranacionalista de 17 años natural de la ciudad turca de Trabzon. Después de un juicio que duró media década, Samast fue condenado en 2011 a 23 años de cárcel.

Mucha gente consideraba que Dink era el líder de la comunidad armenia de Turquía, y que presionaba para que se reconociera el genocidio armenio de 1915, al tiempo que se sentía orgulloso de ser ciudadano turco.

Los seguidores de Dink, que editan el diario bilingüe turco-armenio Agos, creen que el asesinato fue un acto organizado, en el que estuvieron involucrados varios oficiales de alto rango. Para responder a estas afirmaciones, se llevó a cabo un juicio en Estambul que duró cinco años. A pesar de las pruebas reunidas por el equipo legal de Dink, solo otro hombre se enfrentó a cadena perpetua por encargar el asesinato, mientras que 19 sospechosos fueron absueltos del cargo de pertenecer a una organización terrorista. El veredicto provocó una ola de indignación pública al comprobarse que el gobierno turco fue incapaz, una vez más, de esclarecer un asesinato político.

En mayo de 2013, el Tribunal Supremo de Apelaciones de Ankara consideró insatisfactorio el veredicto del tribunal de Estambul, argumentando que el gobierno había enmarañado el proceso, eliminando pruebas que podrían haber conducido a la detención de varios oficiales, por lo que ordenó un nuevo juicio.

Nido de nacionalistas en el estado turco

La idea de que el nacionalismo es popular en Turquía no es nueva, pero el primer arresto de Ogün Samast fue una lamentable manera de confirmar su extensión: cuando lo llevaron a la comisaría después de su detención, Samast se hizo fotos con varios policías y una bandera turca. 

Arresto de Ogün Samast's arrest, 2007

Ogün Samast, asesino de Hrant Dink, en una fotografía con dos policías ante una bandera turca tras su arresto en Samsun en 2007. Imagen ampliamente difundida.

Los cinco años que siguieron a esta detención fueron una sucesión de declaraciones falsas de distintos funcionarios del estado, desapariciones de pruebas, y la persistente reticencia de la policía a interrogar y castigar a oficiales de alto rango.

En 2012, mientras se investigaba por distintas razones al grupo ultranacionalista Ergenekon – sospechoso de conspirar para derrocar a Justicia y Desarrollo (AKP), el partido en el gobierno, el bloguero Gün Zileli criticó la patente hipocresía de la situación:

Ogün Samast ve birkaç arkadaşı beş yıl boyunca yargılandılar. Hrant Dink’in arkadaşları ve avukatları, katillerin devlet içindeki azmettiricilerini, ilişkilerini, cinayeti örgütleyen devlet ve polis görevlilerini ortaya çıkartmak için beş yıl boyunca büyük çaba gösterdiler. Buna karşılık, Hrant Dink davasının savcıları ve mahkeme de, cinayeti sadece yargılananlarla kısıtlı tutmak için büyük çaba gösterdi. Örneğin, “Ergenekon” davası, “çeşitli bağlantıları bulmak” adına azami ölçüde genişletilir ve bu davaya, hükümete muhalif herkes sokulurken, Hrant Dink davası, çok bilinçli bir çabayla, sadece yargılananlarla kısıtlı tutuldu, ayan beyan ortaya çıkan bağlantılara gidilmesi bizzat mahkemenin kararlarıyla engellendi.

El juicio de Ogün Samast y un par de amigos suyos duró cinco años. Los amigos y abogados de Hrant Dink hicieron un enorme esfuerzo para dar a conocer a los instigadores del asesinato, pertenecientes al aparato del estado, su relación [con el asesinato] y la identidad de los funcionarios y policías que lo organizaron. Aún así, los fiscales y el propio tribunal intentaron por todos los medios limitar el caso a la gente que ya había sido juzgada. Por ejemplo, mientras el «caso Ergenkon» se amplió al máximo con la justificación de «encontrar las distintas conexiones» y se acusó a cualquiera que se opusiera al gobierno, el caso Hrant Dink se redujo deliberadamente a los acusados que ya habían pasado por un juicio, y la propia decisión del tribunal impidió que alguien siguiera las evidentes conexiones. 

El sentimiento nacionalista que rodea al caso Hrant Dink ha sido tan visible en la calle como en el tribunal. El año pasado, al día siguiente de la conmemoración de su muerte, la web del diario Agos fue pirateada por nacionalistas que ocultaron sus contenidos tras una imagen de Mustafá Kemal Atatürk, un poderoso símbolo de la homogeneidad turca. La policía que patrullaba la ceremonia de conmemoración en 2014 lucía gorros blancos similares al que llevaba Ogün Samast el día que asesinó a Hrant Dink. Este año, Twitter se llenó de mensajes que elogiaban el asesinato y felicitaban a Samast. 

19 de enero de 2014, conmemoración del asesinato de Hrant Dink

19 de enero de 2014, conmemoración del asesinato de Hrant Dink. La policía lleva gorros blancos. Imagen ampliamente difundida.

¿Esperanzas de justicia o simplemente más represalias políticas?

El nuevo juicio ha suscitado esperanzas de que importantes funcionarios se enfrenten a acusaciones formales. De momento, el entonces comisario de Estambul, Celalettin Cerrah, el gobernador adjunto Erol Güngör, y el jefe de inteligencia de la policía de Estambul cuando se produjo la muerte de Dink, Ahmet İlhan Güler, han sido convocados por el tribunal como  testigos.

Este año, el comisario de Cizre, Ercan Demir, se entregó en Ankara en el aniversario del asesinato de Dink.

Pero muchos temen que el gobierno esté utilizando el nuevo juicio para procesar a miembros del llamado «estado paralelo», que según cree el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, está apoyado por Fethullah Gülen, académico residente en EE. UU. y acérrimo rival político del presidente, para llevar a cabo una purga en el gobierno.

Utilizando el término «cemaat», que se refiere a los seguidores de Gülen, este tuit rezuma desesperanza: 

Intentan convencer de que el asesinato de #HrantDink fue obra de seguidores de Gülen. Están intentando borrar 12 largos años de tiranía del AKP con «cemaat» Si te lo crees.

 

Titular de Agos de mañana [«Este caso no coincide con “paralelo-2″]. ¿Todos de acuerdo?

De hecho, el caso de Hrant Dink no encaja en la narrativa del «estado paralelo», ya que Gülen y Erdogan se consideraban aliados políticos en esa época. Como escribe Ümit Kıvanç en el blog Riya Tabirleri: 

Başta cumhurbaşkanı, bu hükümetin özellikle unutturmaya çalıştığı bir hakikati hatırlamanın tam da yeri burası: Cemaat'in silahlı bürokratları bu işleri yaparken, şimdiki gibi, hükümetle kavga halindeki bir “paralel yapı”nın elemanları saymıyorlardı kendilerini. Hükümet de onlara kendi adamları gözüyle bakıyordu. 

Me toca recordar a todo el gobierno, sobre todo al presidente, una verdad que intentan hacernos olvidar: a diferencia de hoy, cuando los burócratas armados [de Gülen] actuaban, no se consideraban miembros de una «organización paralela» en conflicto con el gobierno. El gobierno [en esa época] los percibía como si fueran también sus propios hombres.

El 19 de enero de 2015 se cumplen ocho años de la muerte de Hrant Dink, y este año marca también el centésimo aniversario del genocidio armenio.

Como en años anteriores, la marcha comenzó en la plaza Taksim y finalizó frente a la sede el diario Agos, donde se cometió el asesinato. Miles de personas se reunieron en esta conmemoración, pidiendo justicia por este asesinato y el reconocimiento del genocidio armenio.

8 años después del asesinato de #HrantDink, periodista armenio, una pancarta en Agos dice: «Den la cara por Hrant, den la cara por el genocidio»

Al igual que el año pasado, la gente que participó ha utilizado las etiquetas #HrantIcinAdaletIcın (Por Hrant, y por la justicia), #FasizmeInatKardesimsinHrant (Eres mi hermano a pesar del fascismo), #BuradayızAhparig(Aquí estamos, hermano) y #HrantDink

Uno de los tuits más emotivos sobre la conmemoración del asesinato de Dink habla del carisma que ejercía el periodista entre turcos de todos los credos y culturas:

Era una de esas raras personas que para todos tienen sentido y con las que creamos un vínculo real. «Todos somos Hrant»
#Buradayızahparig
#HrantIcinAdaletIcin

Hrant Dink. Imagen ampliamente difundida.

Hrant Dink. Imagen ampliamente difundida.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.