- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

¿Pena de muerte por traficar 15 gramos de heroína? Agrupaciones de Singapur dicen basta

Categorías: Asia Oriental, Singapur, Derecho, Gobernabilidad, Medios ciudadanos
Screenshot from the campaign video of The Online Citizen.

Captura de pantalla del video de la campaña de la web The Online Citizen.

Aunque en 2011 Singapur impuso una moratoria sobre la aplicación de la pena de muerte obligatoria para los traficantes de heroína, reanudó [1] las ejecuciones el año pasado. Agrupaciones para los derechos humanos han instado [2] al gobierno a que reconsidere su decisión y se una a la mayoría internacional al abolir la pena capital.

La asociación contra la pena de muerte Second Chances (Segundas Oportunidades) cita un estudio [3] de 2009 que compara las tasas de homicidios en Singapur y en Hong Kong y que sugiere que la pena de muerte “no es más efectiva que otras medidas alternativas”. La publicación también indica que “los factores socioeconómicos y la probabilidad de ser descubierto influyen más sobre la delincuencia que la severidad de la sanción”. Dicha asociación pone en duda que, como afirman las autoridades, la pena de muerte sea un elemento efectivo de disuasión del crimen, y apuntan que la pena capital convierte cualquier infracción menor en una cuestión de vida o muerte, lo que motiva a los criminales a ser más violentos.

Promedio de ejecuciones en #Singapore [4]: 1981 – 1989 = 2   1990 – 1999 = 32.2 2000 – 2009 = 13.1 2010 – 2013 = 1 #deathpenalty [5](pena de muerte)

 

#previoustweet [7] (tuit anterior) Por ejemplo, si estás robando un banco y disparas al aire, ya te condenan obligatoriamente a pena de muerte.

Priscilla Chia, directora de Second Chances, expone [9] que para castigar a los delincuentes pueden usarse penas alternativas.

While law is an expression of societal values, state-sanction murder is not the only way to express moral outrage at the conduct of murderers and drug traffickers. It can be expressed equally through alternative sentences such as life imprisonment.

Aunque la ley es la expresión de los valores sociales, el asesinato como sanción impuesta por el estado no es la única manera de expresar la indignación moral que supone la conducta de asesinos y traficantes de drogas. Puede expresarse igualmente mediante penas alternativas como la cadena perpetua.

The Singapore Working Group on the Death Penalty (Grupo de trabajo de Singapur sobre la pena de muerte), una coalición que se opone a la ley de la pena de muerte, explica [10] su postura en la materia:

Singapore should not resort to the death penalty without concrete proof of its necessity, especially if alternative forms of punishment can have the same effect. The inevitability of human error within the system also makes the chances of wrongful executions far too high a cost for us to use capital punishment as an instrument of justice.

Singapur no debe recurrir a la pena de muerte sin una prueba concreta de que sea necesaria, en especial si sanciones alternativas pueden tener el mismo efecto. La inevitabilidad de un error humano en el sistema hace que las probabilidades de una ejecución injusta sean demasiado altas para que sigamos utilizando la pena capital como instrumento legal.

Por su parte el gobierno dice que la pena de muerte es útil para desalentar la delincuencia.