¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El lenguaje secreto de la comunidad LGBT de Turquía

A drawing of Sevval Kilic by Mine Bethet. Credit: Courtesy of Mine Bethet. Published with PRI's permission.

Este artículo y un reporte de radio de Dalia Mortada para The World in Words originalmente apareció en PRI.org el 14 de enero del 2015 y es republicado como parte de un acuerdo para compartir contenidos.

Sevval Kilic mide alrededor de 1. 80. Su cabello, en varios tonos de castaño, cuelga hasta la mitad de su espalda, y sus ojos, delineados por largas pestañas, se parecen a almendras perfectamente dibujadas.

Listen to this story on PRI.org »

Ella tiene una de las más grandes sonrisas que jamás he visto, y es contagiosa. Parece mucho más joven de sus 40 años, y le gusta recordar los viejos días cuando ganaba buen dinero.

“En mi tiempo”, recuerda, “yo compraba. Yo compraba como loca…  zapatos, sólo zapatos….” ella interrumpe el relato para reír. Eso fue en los 1990, cuando Sevval vivía en un barrio famoso por sus burdeles ilegales. Tenía 19 cuando se mudó.

Ahora, la tranquila calle en el centro de Estambul luce como lo hacía en los 1990. Pero los sonidos que invaden la calle son completamente diferentes.

Una señora que limpia sus ventanas en el tercer piso toma un descanso para charlar con un vecino que le grita hola desde la calle. No está, cómo alguna vez lo fue, llena de chicos eligiendo su aventura sexual para la noche. No hay silbidos provenientes de las ventanas como hace un par de décadas, como el que Sevval usaba para atraer clientes: “Psh psh, psh psh, este es el camino”, explica Sevval, “o sfoot sfoot.” Sólo un pequeño y sutil sonido para atraer la atención de los chicos.

En Turquía, la prostitución es legal con una licencia y los burdeles estatales tienen un severo proceso de registro. Pero Sevval y sus colegas no están calificadas: el estado no aprobó, y aún no aprueba, a las mujeres transgénero ni a los hombres homosexuales. Sevval no había completado su transición para convertirse en mujer cuándo se registró en su burdel.

Ulker St in Istanbul used to be part of a red-light district. The streetwalkers have long since moved on. Credit: Dalia Mortada. Published with PRI's permission

La calle Ulker en Estambul solía formar parte del distrito rojo. Las prostitutas hace tiempo que se fueron. Créditos: Dalia Mortada. Publicado con permiso de PRI

De hecho, ella llegó sólo con su ropa masculina. Una de las mujeres más experimentadas la apoyó. “Ella cuidó de mí como una verdadera madre. Me lavaba, me alimentaba, me vestía, me enseñó todo acerca del trabajo, sobre la discreción”, comenta. La discreción incluía usar un lenguaje secreto, o como lo llamarían los lingüistas, un argot, conocido como lubunca.

Sevval y sus colegas usan lubunca cuando hablan sobre su trabajo en frente de los clientes o los policías. Usa frases y gramática del turco, pero ciertas palabras se reemplazan. Las palabras que Sevval usó fueron relacionadas a su trabajo. Hay términos para cabello y maquillaje, posiciones sexuales y diferentes tipos de clientes. “Digamos que hay un cliente rico y una chica grita: ¡es un cliente de 100 doláres!. Eso se conoce como bir but baari, explica Sevval.

Bir es la palabra turca para “uno” y “but” significa muslo o cuarto trasero, como un gran corte de carne. “Bari” es como decir “al fin”. Estas son todas palabras turcas, pero la forma en que se combinan significa algo que nunca entendería a menos que sepa lubunca.

Otras palabras de esta jerga vienen de diferentes idiomas. “Algunos de los elementos centrales del lubunca vienen de otros idiomas de las minorías que no han sido muy usados en algún tiempo”, explica Nicholas Kontovas. Kontovas es un lingüista socio-histórico que ha estudiado los orígenes del lubunca. Él explica que la mayoría de las palabras provienen del romaní, el lenguaje de la etnia roma, o gitanos, que viven en Turquía.

Hay palabras del griego, kurdo y también del búlgaro. Kontovas explica que los individuos de esas comunidades han sido, en mayor o menor escala, segregados por la sociedad turca, así que tienden a vivir en los mismos barrios de la ciudad. Por eso el lubunca tiene un matiz extranjero.

Kontovas dice que las palabras del lubunca están íntimamente ligadas con estos barrios y con lugares de reunión dentro de ellos. La palabra turca para el baño estilo otomano, por ejemplo, es hamam. En lubunca, es tato que deriva de la palabra romaní para templado. “El hecho de que haya una palabra para hamam es muy revelador. Las variedades del lenguaje gay que fueron usadas anteriormente, al menos lo que está registrado, fueron usadas predominantemente en los hamams, que es donde la prostitución masculina ocurrió durante el imperio Otomano”, dice Kontovas.

Por supuesto, el lubunca ha evolucionado. Los términos para los órganos sexuales y las posiciones se han vuelto muy creativos, y no son apropiados para publicarse. Los términos para coquetear son también muy astutos. Badem alikmak, equivale a echar un ojo. Badem, significa almendra, es una obvia referencia a la forma del ojo”, describe Kontovas. “Hay otra cosa que es genial, que es badem sekeri, y significa “dulce de almendra”, y es agradable a la vista”, añade.

Es muy similar al polari, el argot homosexual británico que hizo furor en los 1960, cuando ser homosexual aún era criminalizado en el Reino Unido. Un ejemplo del polari sería: “Bona to vada your dolly old eek.” Eso significa: “Es agradable ver tu bella cara”. Eventualmente, después de que la homosexualidad fue despenalizada en el Reino Unido, el argot cayó en desuso. Kontovas dice, “el uso del polari empezó a declinar mucho, así que la gente tuvo que grabarlo e ir a archivos a buscar en las grabaciones y preguntar a miembros viejos de la comunidad”. Mientras más gente use el lubunca, la posibilidad de que este pueda desaparecer, como el polari, parece poco probable. Así como el polari, el lubunca existe porque es necesario. No sólo es probable que el trabajo de homosexuales y transgénero continúe siendo ilegal, sino que el uso del lubunca ha crecido en los últimos años. Más miembros de la comunidad LGBT, especialmente hombres homosexuales, han adoptado el uso del argot. A veces lo usan para presumir, para declarar que son parte de la comunidad gay mientras mantienen este secreto al público. Y ser transgénero o trabajador sexual puede ser mal visto aún en la sociedad LGBT. Turgay Bayindir, por ejemplo, se declaró gay en la universidad, pero él no sabía nada sobre la comunidad. Escuchó a sus nuevos amigos usar el lubunca por diversión, pero él no lo entendía. “Al inicio me sentía incómodo, especialmente porque está asociado con mujeres transgénero que son prostitutas”, recuerda Turgay, diciendo que eso era considerado degradante. Pero él se sobrepuso al prejuicio después de aprender un poco más del lubunca y por qué cierta gente necesitaba usarlo. La palabra “lubunya” es usada frecuentemente por hombres homosexuales y mujeres transgénero para describirse a sí mismos, y se ha colado en el vocabulario de Turgay. Él dice que puede que no sea una cosa tan mala si el lenguaje secreto se hace menos secreto. “Creo que la exposición general sería buena y también haría que la comunidad lubunya tuviera menos temor de la gente cuando comiencen a conocer el lubunca”, dice. Aún así, debido a que ciertas palabras se han hecho populares, han dejado de ser usadas en la comunidad de prostitutas. Sevval, que abandonó el trabajo sexual para convertirse en activista después de su cirugía de cambio de sexo, dice que no reconoce ya muchas palabras. “Las chicas inventan nuevas palabras, incluso yo no las entiendo. En el 2015, las chicas hablarán algo más”, dice. “Esto evoluciona, tal vez la sociedad evolucionará también, de forma que el lubunca pueda ser usado por diversión y no sólo porque es necesario”. El mundo en palabras, podcast en Facebook y iTunes.

National Endowment for the Humanities

Con el apoyo del National Endowment for the Humanities

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.