¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Estos son los “autos de resistencia” en Brasil y lo que se está haciendo para darles fin

by Latuff

Más del 70 % de todos los asesinados en Brasil en 2012 eran negros. A cargo de Carlos Latuff, CC BY-NC-ND.

Funciona así: el policía mata a un supuesto “sospechoso”, alega legítima defensa y que hubo resistencia al arresto. El hecho se registra como “auto de resistencia” y los testigos son los propios policías que participaban en la acción. El crimen casi nunca se investigará.

Este es el llamado “auto de resistencia”, que, solamente en el estado brasileño de Río de Janeiro ya ha causado la muerte de 481 personas entre 2013 y 2014, según datos del Instituto de Seguridad Pública de Río de Janeiro obtenidos por Agência Pública.

A pesar de no existir una ley específica que lo defina, el auto de resistencia se ampara en el artículo 292 del Código del Proceso Penal, que dice: “Si hay, aunque sea por parte de terceros, resistencia a la prisión en flagrancia o determinada por autoridad competente, el ejecutor y quienes lo ayuden podrán usar los medios necesarios para defenderse o para vencer la resistencia, todo lo que constará también con la firma dos testigos”. Sin embargo, el artículo no prevé cuáles son las reglas para la investigación en casos de excesos.

Según el estudio “Autos de resistencia: Análisis de homicídios cometidos por policías en Río de Janeiro (2001-2011)”, realizado por el sociólogo Michel Misse del Núcleo de Estudios de la Ciudadanía, Conflicto y Violencia Urbana de la Universidad Federal de Río de Janeiro, el Ministerio Público Estatal propuso el archivo el 99,2 % de los casos de auto de resistencia en este período. Esto significa que la justicia casi siempre cree en la versión de la policía, hasta cuando las pruebas demuestran lo contrario.

Michel Misse dijo a Agencia Pública que hay una “narrativa estándar” para los casos registrados como auto de resistencia.

Os termos de declaração diziam que os policiais estavam em patrulhamento de rotina ou em operação, em localidade dominada por grupos armados, foram alvejados por tiros e, então, revidaram a ‘injusta agressão’. Após cessarem os disparos, teriam encontrado um ou mais ‘elementos’ baleados ao chão, geralmente com armas e drogas por perto, e lhes prestado imediato socorro, conduzindo-os ao hospital. Em quase todos os ‘autos de resistência’ é relatado que as vítimas morreram no caminho para o hospital, e os boletins de atendimento médico posteriormente atestam que a vítima deu entrada no hospital já morta”

Los términos de declaración decían que los policías estaban en patrullaje de rutina o en operación, en una localidad dominada por grupos armados, que fueron soprendidos por tiros y, entonces, respondieron a “la injusta agresión”. Al cesar los disparos, hallaron a uno o más “elementos” baleados al suelo, generalmente con armas y drogas cerca, les proporcionaron auxilio inmediato y los condujeron al hospital. En casi todos los autos de resistencia se informa que las víctimas murieron de camino al hospital y en los expedientes de atención médica posteriormente se deja constancia de que la víctima ingresó al hospital ya muerta”.

Dificultades a la aprobación del proyecto de ley que pone fin a este práctica

"Por que o senhor atirou em mim" perguntou Douglas Rodrigues ao PM que o matou.

¿Por qué me disparó?” , dijo Douglas Rodrigues al policía que lo mató. Reproducción /Facebook.

Organizaciones de defensa de derechos humanos, movimientos sociales y algunos parlamentarios presionan para que se dé la votación y aprobación del proyecto de ley 4471/12, que desde 2012 se tramita en la Cámara de Diputados de Brasil. Es el proyecto que pretende acabar con los autos de resistencia y, en consecuencia, busca disminuir las muertes perpetradas por agentes del Estado.

El PL 4471/12 obliga a preservar la escena del crimen, realizar pericias y recolección de pruebas inmediatas, abrir una investigación para el examen del caso, vetar el transporte de víctimas en “confrontación” con agentes, que deben llamar socorro especializado, sustituir los “autos de resistencia” o “resistencia seguida de muerte” por “lesión corporal derivada de intervención policial” y “muerte derivada de intervención policial”. Estas dos últimas medidas ya fueron adoptadas en el estado de São Paulo.

Paulo Teixeira, diputado federal de São Paulo por el Partido de los Trabajadores y uno de los autores del PL 4471/12, defiende la idea. En una entrevista al Puente, comentó sobre el PL 4471/12:

Um estudo realizado no Rio de Janeiro demonstrou que 60% dos 12 mil autos de resistência da cidade foram meras execuções sumárias, onde não foram encontrados vestígios de pólvora nas mãos das vítimas e as vítimas foram atingidas por trás, quase sempre na nuca. Esses crimes são executados durante a “prestação” de “socorro” as vítimas, no trajeto até o hospital.

Un estudio realizado en Río de Janeiro demostró que el 60 % de los 12 000 autos de resistencia de la ciudad fueron meras ejecuciones sumarias, donde no se encontraron restos de pólvora en las manos de las víctimas y las víctimas fueron golpeadas por detrás, casi siempre en la nuca. Estos crímenes se ejecutan durante la “prestación” de “socorro” a las víctimas, en el trayecto hasta el hospital.

Según Alexandre Ciconello, asesor de Derechos Humanos de Amnistía Internacional, el PL 4471/12 crea mecanismos para controlar la letalidad policial:

No geral, o PL fortalece o direito à vida, à medida que orienta a conduta policial ao uso proporcional da força e busca responsabilização pelas condutas desviantes. O PL não acaba com o direito de defesa do policial frente a uma resistência armada, mas deixa claro que execuções arbitrárias e sumárias não serão toleradas. 

En general, el proyecto fortalece el derecho a la vida, en la medida que orienta la conducta policial al uso proporcional de la fuerza y busca responsabilizar por las malas conductas. El proyecto no acaba con el derecho de defensa del policía frente a una resistencia armada, pero deja en claro que no se tolerarán ejecuciones arbitrarias y sumarias.

Sin embargo, mientras por un lado muchos militan y abogan por el final de los autos de resistencia, por otro lado están quienes discrepan ferozmente.

Es el caso del diputado federal Jair Bolsonaro (Partido Progresista, Río de Janeiro), radicalmente contrario a cualquier medida de defensa de los derechos humanos. Bolsonaro es participante activo de lo que se conoce como “bancada de la bala” en la Cámara de Diputados en Brasilia – un frente parlamentario de línea dura, compuesta por políticos vinculados a la industria de las armas, expolicías y militares. Esta bancada se ha convertido en una de las mayores fuerzas contra la aprobación del PL4471 / 12.

A bancada da bala na Câmara dos Deputados em Brasília. Da esquerda para direita, Alberto Fraga, Delgado Waldir, Jair Bolsonaro e Moroni Torgan. Reprodução/Facebook

La bancada de la bala en la Cámara de Diputados en Brasilia. El presidente de la Comisión Europea, José Luis Rodríguez, se pronunció sobre la propuesta de la Comisión de las Comunidades Europeas. Imagen: Reproducción / Facebook.

Sus hijos, el diputado estatal Flavio Bolsonaro (Partido Progresista), el diputado federal Eduardo Bolsonaro (Partido Social Cristiano por São Paulo) y el concejal de Río de Janeiro Carlos Bolsonaro (Partido Progresista) también se muestran totalmente contrarios al final de los Autos de Resistencia. En la misma línea de pensamiento está el concejal de São Paulo por el Partido Laborista Brasileño Conte Lopes. El excapitán de la ROTA (Rondas Ostensivas Tobias Aguiar), uno de los brazos de la Policía Militar de São Paulo, es conocido como uno de los mayores “verdugos de la policía militar de São Paulo.

Alega:

O policial que está fardado, de serviço, está agindo em legítima defesa. No meu tempo, o povo tinha segurança. Hoje os bandidos tomaram conta, matam policial e ninguém tem segurança. Nós estamos morrendo na frente da nossa família.

El policía que está de servicio actúa en legítima defensa. En mis tiempos, el pueblo tenía seguridad. Hoy los bandidos tomaron el control, matan policías y nadie tiene seguridad. Estamos muriendo delante de nuestra familia.

En una entrevista realizada por radio Câmara, el diputado federal João Campos del Partido de la Social Democracia Brasileña de Goiías, que también es delegado de la Policía Civil (y que en la campaña de 2010 recibió 40 000 reales en donaciones de la industria armamenta, según reportaje de Agência Pública), dijo que las “nuevas reglas” en relación al proyecto de ley no deben ser tan rigurosas como para inhibir la acción policial.

A PL 4471/12 do ponto de vista “filosófico e conceitual” é “muito boa” por que se criam mais regras de controle em cima da atividade policial no aspecto operacional para garantir direitos individuais de quem está sendo abordado pela polícia, mas por outro lado cria mecanismos que amarram e amedrontam o policial durante a ação.

El PL 4471/12, desde el punto de vista “filosófico y conceptual”, es “muy bueno” porque se crean más reglas de control sobre la actividad policial en el aspecto operativo para garantizar derechos individuales de quien está siendo abordado por la policía, pero por otro el lado crea mecanismos que atan y amedrentan al policía durante la acción.

El PL 4471/12 es de 2012, pero viene sufriendo para ser aprobado. Se iba a votar el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, pero se le retiró del programa. El PL está listo para votación en el plenario –en el sitio de la Cámara de Diputados consta que su situación actual es “lista para pauta en pleno“.

El mismo sitio lanzó una encuesta en que la población pudo pronunciarse respecto al PL 4471/12. No menos del 72 % de los encuestados dijó apoyar la permanencia de los autos de resistencia. Debajo, las personas comentaron: “el delicuente bueno es el muerto” o “el fin del auto de resistencia: ¡NO! Derechos humanos para humanos rectos”.

Aparentemente, en lo que depende del público, la práctica aún no acabará.

Resultado da enquete feita pela Câmara dos Deputados, sobre o fim do auto de resistência.

Resultado de la encuesta realizada por la Cámara de Diputados, sobre el fin del auto de resistencia.

La policía más letal del mundo

Pinturas na frente da Igreja da Candelária, no Rio de Janeiro, em memória ao massacre de 1993. Foto: quentindelaroche/Flickr, CC BY-2.0

Pinturas frente a la Iglesia de la Candelaria, en Río de Janeiro, en memoria de la masacre de ocho niños y adolescentes en 1993. Foto: quentindelaroche / Flickr, CC BY-2.0.

Un estudio realizado por el Instituto Sangari muestra que entre 2009 y 2013 las policías brasileñas mataron cerca de seis personas por día, todos los días. Se trata de 11 097 homicidios cometidos por el Estado registrado en ese período, poco más que la policía estadounidense mató a lo largo de 30 años (11 090).

Desde la década de 1990, la policía cometió innumerables notorios asesinatos y matanzas en las periferias de las ciudades brasileñas. Entre ellos, el episodio de 1993 que se conoció como la “Chacina de la Candelaria”, donde ocho muchachos sin hogar, de edades comprendidas entre los 11 y 19 años, fueron asesinatos mientras dormían frente a una catedral en el centro de Río de Janeiro. En el mismo año, en la favela de Vicario General, 21 personas fueron ejecutadas por policías encapuchados.

En ambos casos, la venganza fue el principal motivo para los asesinatos a quemarropa –en el primero, porque había sospechas de que los chicos practicaban pequeños hurtos; en el segundo, para vengar la muerte de cuatro policías en la región.

Este tipo de comportamiento no terminó en la década de 1990. Entre los casos recientes de asesinatos registrados como “autos de resistencia”, y que son vehemente disputados por organizaciones de la sociedad civil, están el del albañil Amarildo, muerto por la policía militar en la favela de la Rocinha (Río de Janeiro), el de Davi Fuiza, adolescente negro de 16 años, que desapareció después de que la policía militar se lo llevó en Salvador. También está el caso del joven Douglas Rodrigues, de 17 años, baleado por la policía militar en la Zona Norte de São Paulo.

Es importante recordar que la inmensa mayoría de los habitantes de periferias y favelas en Brasil es negra –por lo tanto, es esa la población que más sufre con la violencia en Brasil. El mismo estudio del Instituto Sangari muestra que de las 56 000 personas asesinadas en Brasil en 2012, el 77 % eran personas negras, y el 53 % tenía entre 15 y 19 años de edad. Esos números estimularon a Amnistía Internacional a lanzar la campaña “Joven Negro Vivo”, en noviembre del año pasado.

En un artículo titulado “La violencia en Brasil tiene color“, Atila Roque, director ejecutivo de Amnistía Internacional Brasil, argumenta que la población brasileña trata con indiferencia el asesinato de jóvenes negros y pobres. También traza un paralelo entre las muertes de Michael Brown y Eric Garner, en Estados Unidos, que generaron innumerables protestas por el país, con la violencia policial en Brasil. Pero cree que las semejanzas paran ahí:

No caso dos Estados Unidos, a morte desse jovem pela polícia provocou comoção e revolta, enquanto no Brasil raramente chega aos ouvidos da maioria da população. A sociedade convive com isso como se a morte violenta fosse o destino inevitável desses jovens. Não é.

En el caso de Estados Unidos, la muerte de ese joven a manos de la policía provocó conmoción y revuelta, mientras que en Brasil raramente llega a los oídos de la mayoría de la población. La sociedad convive con eso como si la muerte violenta fuera el destino inevitable de esos jóvenes. No es.

En diciembre del año pasado, se organizó en São Paulo una protesta llamada “Ferguson está aquí“. Más que un acto de solidaridad con los negros estadounidenses, el objetivo era llamar la atención sobre la realidad brasileña –en que jóvenes negros son asesinados sistemáticamente por la policía.

Ferguson. Comoção, indignação e mobilização. Foto por Jamelle Bouie (Flickr) CC BY - 2.0

Ferguson: Indignación y movilización como nunca se vio en Brasil. Foto: Jamelle Bouie/Flickr CC BY-2.0.

Para el rapero y activista Genival Oliveira Gonsalves, el GOG, en la raíz del problema está el racismo velado que impregna las relaciones en la sociedad brasileña. Dijo en una entrevista a Carta Mayor:

O país construiu políticas públicas, aprovou medidas, e sancionou o Estatuto da Juventude. Em contrapartida, nunca se matou tantos jovens negros no país. A importância do investimento em cultura e educação é essencial. A maioria dos brasileiros não crê na existência de racismo no país. Um bom exemplo é a “segmentação dos temas”, a grande mobilização de artistas negros e negras para aprovação do PL 4471/12 e quase nenhum artista branco, do primeiro escalão, para um tema considerado vital para a maioria dos brasileiros. Mas quando o assunto é a PEC da Música, que reduz impostos, está todo mundo lá. O opressor é fisiológico, muda com as circunstâncias. Por isso, a lei é importante, mas também precisamos mudar a cultura do país.

El país construyó políticas públicas, aprobó medidas, y aprobó el Estatuto de la Juventud. En contrapartida, nunca se mató a tantos jóvenes negros en el país. La importancia de la inversión en cultura y educación es esencial. La mayoría de los brasileños no cree en la existencia de racismo en el país. Un buen ejemplo es la “segmentación de los temas”, la gran movilización de artistas negros para la aprobación del PL 4471/12 y casi ningún artista blanco, del primer escalón, para un tema considerado vital para la mayoría de brasileños. Pero cuando el asunto es la propuesta de reforma constitucional de la Música, que reduce impuestos, todo el mundo está. El opresor es fisiológico, cambia con las circunstancias. Por eso, la ley es importante, pero también necesitamos cambiar la cultura del país.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.