¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué puede verse detrás del arresto de Antonio Ledezma en Venezuela?

Momento del arresto de Antonio Ledezma. Captura de pantalla del video compartido por La Patilla.

La confusa situación política y la división entre las partes en Venezuela dio un paso adelante esta semana con el arresto del Alcalde Mayor de Caracas, Antonio Ledezma. Según las autoridades, Ledezma es acusado de ser parte de un complot para arrancar del poder a la administración actual en colaboración con entes extranjeros. Las redes, en particular Twitter, rebosan de datos de todo tipo y de noticias cuyo flujo no deja de mostrar cómo las opiniones pueden rebotar de la indignación al apoyo por la detención de quien es también un representante fuerte de la oposición.

Entre la gran cantidad de noticias y notas de opinión compartidas, los seguidores del gobierno chavista de Nicolás Maduro destacan alianzas y acusaciones en la carrera política de Ledezma y justifican su detención más allá de los cargos que le imputan hoy. Muchos celebran la detención de un personaje político visto como una de las imágenes de la corrupción de partidos políticos que son hoy de oposición en Venezuela, pero que estuvieron en el centro del poder antes de la era de Chávez:

Según JM Álvarez:

El presidente llama al pueblo a resistir, anuncia que no va a renunciar y captura a este criminal en un gesto muy bien acogido por todos los chavistas pero también por los opositores moderados que no quieren una guerra civil ni que este “monstruo” (como le llama el pueblo) sea su jefe político y por la gran mayoría del pueblo. Tiene toda razón Maduro en expresar su desconfianza con respecto hacia este político profesional, jefe administrativo y policíaco de un régimen podrido y agente del imperialismo [estadounidense] que resume en su persona toda la inmundicia de una camarilla de traidores sin moral alguna que se enriquecieron en un país petrolero mientras el 80 % del pueblo era relegado entre pobreza y miseria.

Los internautas opositores exigen la liberación del Alcalde a través de campañas en línea, como #LiberenALedezma. Acusan al gobierno de tomar, una vez más, acciones al margen de la Ley y de aumentar el número de presos políticos en el país. La aprehensión del Alcalde hace que otros tantos recuerden la lista de personas que han sido, y que continúan siendo, privadas de libertad sin procesos legales claros. Uno de los personajes políticos de la oposición nombrados en estas líneas de opinión es Leopoldo López, quien desde hace un año se encuentra en prisión acusado de haber participado intelectualmente en las violencias que tuvieron su raíz en las protestas de 2014.

De este modo, la detención del Alcalde Mayor alimenta preguntas con respecto a la legalidad y también a la radicalización del Gobierno en el uso de la Ley contra sus opositores. Muchas de las opiniones en contra que han sido compartidas en línea ven con preocupación la renuencia en los sectores del poder a detenerse por exigencias legales o incluso constitucionales.

Hugo Pérez Hernáis, desde su blog Venezuela Conspiracy Theories [en inglés] reflexiona acerca las movidas políticas del gobierno de Maduro y sus posibles significados, entre ellos, un divertimento a las penurias económicas del país. Así, destaca cómo los voceros del gobierno forman parte de una estrategia ya antes puesta en marcha, en la que que las evidencias de apoyo a las decisiones tomadas se describen como contundentes, pero no se muestran en el momento. Su exposición se promete para después:

The government does not seem to be in any rush to show the evidence of its conspiracy claims and thus convince the opposition and the undecided voters of the existence of an actual and real coup d’état plot. Instead the government is concerned with clearly stablishing an “either us or them” rhetoric by pointing to a struggle against a broadly defined enemy which includes the [American] Empire, the local opposition, exiles in Miami, Bogota, and Madrid, and basically anyone who does not pledge loyalty to the [bolivarian] revolution.

El gobierno no parece muy apurado por mostrar la evidencia de sus argumentos de conspiración y así convencer a la oposición y a los votantes indecisos de la existencia real de la planificación de un golpe de Estado. En lugar de esto, al gobierno le preocupa más bien establecer una retórica de “ellos o nosotros” al apuntar a una lucha contra un enemigo ampliamente definido, que incluye el Imperio [estadounidense], la oposición local, los exilados en Miami, Bogotá y Madrid; y básicamente cualquiera que no jure lealtad a la revolución [bolivariana].

En el portal Prodavinci varios opinantes y analistas siguen la noticia y proponen análisis de los elementos que a veces quedan fuera de las discusiones. José Ignacio Hernández presenta argumentos que invitan a preguntarse si el arresto de Ledezma puede considerarse constitucional y advierte que el caso “debe valorarse en un contexto más amplio, teniendo siempre a la vista los estándares internacionales de protección de los Derechos Humanos”, un punto que debiera preocupar a chavistas y opositores por igual:

[Los] hechos noticiosos comentados permiten concluir en el carácter arbitrario de la detención, al no haberse mostrado esa supuesta orden al momento de su detención, al no existir información sobre aspectos tales como el sitio de reclusión y los motivos de la detención, y por el uso desproporcionado de la fuerza y por el carácter político con el cual se ha asociado esta detención.

Por su parte, Franciso Toro, desde Caracas Chronicles sostiene que toda esta serie de sucesos muestra cómo el gobierno de Nicolás Maduro, lejos de caer, evoluciona:

How to read yesterday’s arrest of Caracas Mayor Antonio Ledezma? Is it a sign of a government that’s desperate? On its last legs? Or is it a show of strength, a display of their ability to do what they want to do without fear of the consequences?

It’s neither. The regime isn’t crumbling, but it is weak. It can no longer command an electoral majority. And it’s adapting to that radically new reality.

Cómo puede leerse el arresto del Alcalde Mayor de Caracas Antonio Ledezma? Es una muestra de un gobierno desesperado en sus últimos bastiones? O es una muestra de fuerza, un despliegue de su habilidad para hacer lo que quiere sin temer consecuencias?

Ninguna de las dos. El régimen no se está derrumbando, pero es débil. Ya no puede mandar sobre una mayoría electoral, y se adapta entonces a esta nueva y radical realidad.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.