¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Indonesios evalúan la pena de muerte ante próximas ejecuciones por tráfico de drogas

Australians Andrew Chan and Myuran Sukumaran, believed to be the ring leaders of Bali Nine, are among those condemned to death. Photo from the Facebook page of Mercy Campaign

Los australianos Andrew Chan y Myuran Sukumaran, sospechosos de ser los líderes de la red Bali Nine, se encuentran entre los condenados a muerte. Foto proveniente de la página de Facebook de Mercy Campaign.

El gobierno indonesio ha anunciado que se llevarán a cabo las ejecuciones de once convictos, incluyendo ocho traficantes de drogas, provenientes de varios países.

Sólo uno de los ocho traficantes es indonesio. Los australianos Andrew Chan y Myuran Sukumaran, sospechosos de ser los líderes de la red llamada Bali Nine, se encuentran entre los condenados a muerte. Ciudadanos de Brasil, Francia, Ghana, Nigeria y Filipinas también aguardan el mismo fin. 

El presidente indonesio Joko Widodo rechazó los pedidos de clemencia y declaró que el país esta luchando con un problema de drogas urgente. De acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Indonesia está rápidamente convirtiéndose en el centro de tráfico de drogas para varios carteles transnacionales de crimen organizado.

Aunque, en general, los indonesios están conformes con la guerra declarada por su país contra las drogas, en lo que concierne a la pena de muerte, la opinión se encuentra dividida.

La Mercy Campaign (Campaña de piedad) se inició en Australia pidiendo que no se lleve a cabo la ejecución de Chan y Sukumaran.

Pero en respuesta a la campaña “Yo estoy en favor de la piedad”, el usuario de Facebook Bagus Paramarta escribió que los traficantes de drogas no merecen piedad:

Bagus Paramarta
February 4 at 12:42pm
I STAND FOR NO MERCY.

Terpidana Bali Nine, mereka menyelundupkan 8,3 kilogram heroin. Orang-orang disebrang sana begitu peduli dgn nyawa kedua orang ini lalu muncul kampanye I stand for mercy, tapi maaf…saya tidak!
Andai 1 orang menggunakan 1 gram heroin artinya ada 8300 orang korban yang akan menghabiskan heroin2 ini…DITAMBAH…keluarga pecandu akan juga jadi korbannya, ambil saja 1 orang keluarga yang terkena dampaknya maka 16600 akan jadi korbannya.
Ada yang setuju…ada yang tidak, semua bisa didebat. Tapi bagi Anda yang tidak setuju silahkan berdebat dengan mereka yang keluarganya mati karena narkoba, jangan dengan saya.
BPK.

Bagus Paramarta
4 de febrero a las 12:12
YO NO ESTOY EN FAVOR DE LA PIEDAD.

La red Bali Nine contrabandeó 8,3 kg de heroína. A la gente [australianos] de allá les importa tanto la vida de estos dos hombres que comenzaron la campaña “Yo estoy en favor de la piedad”, pero yo no lo lamento. Si sólo usarían un gramo de heroína por persona, esto significaría que 8.300 personas se volverían víctimas del abuso de drogas. Además, las familias de quienes las consumen también se vuelven víctimas. Algunos pueden estar de acuerdo, otros no, todo es discutible. Los que no lo están, debatan el asunto con aquellos que perdieron a un familiar por el abuso de drogas, no conmigo. 

En Twitteralgunos apoyaron la decisión del presiente de rechazar el pedido de clemencia:

Ejecución parte dos para un francés, un ghanés, un indonesio, un brazilero, un filipino y unos australianos. Denles [a los traficantes] miedo. 

Indonesia tiene que estar libre de drogas, continúen con la sentencia de muerte. 

Otros se expresaron en contra de la pena de muerte: 

La pena de muerte le saca al sentenciado el derecho a arrepentirse.

Human Rights Watch (HRW) criticó la decisión gubernamental de conservar la pena de muerte, una práctica que ha sido abolida en una gran cantidad de países. La organización notó que Indonesia ha trabajado mucho para prevenir que sus ciudadanos en el exterior sean ejecutados, pero en repetidas ocasiones ha ignorado pedidos de otros gobiernos para revertir sentencias a los condenados por tráfico de drogas. HWR agregó:

International human rights law limits use of the death penalty to only “the most serious crimes,” typically crimes resulting in death or grievous bodily harm. This makes Indonesia’s application of the death penalty for drug-related convictions particularly odious.

Las leyes internacionales de derechos humanos limitan la sentencia de la pena de muerte solo a “los crímenes más serios”, normalmente aquellos que provocan la muerte o severo daño corporal. Esto hace de la aplicación de Indonesia de la pena de muerte para condenas relacionadas con las drogas algo particularmente aberrante.

Soe Tjen Marching, profesora de sociología de la Universidad de Monash, compartió en Facebook su opinión acerca de por qué cree que la pena de muerte no es una forma efectiva de combatir el problema de drogas en el país:

Soe Tjen Marching Full
January 28 at 1:13pm

Hukuman mati utk pengedar narkoba biasanya menjerat kroco2nya. Bos-bos besarnya seringkali lolos. Karena kalaupun mereka tertangkap, bisanya bisa pakai duit utk bermacam2 cara utk lolos, termasuk menyewa pengacara kelas kakap yg pasti akan meloloskan mereka dari hukuman mati. Ini tidak hanya terjadi di Indonesia. Bahkan di Inggris & negara2 Eropa pun, sebelum hukuman mati dihapus, hal ini juga terjadi. Ini adalah thesis (lengkap dengan data), bahwa hukuman mati ternyata tidak efektif dalam menanggulangi pengedaran narkoba:

Soe Tjen Marching Full
28 de enero a la 1:13 pm

Las ejecuciones por tráfico de drogas generalmente terminan con los criminales menos importantes [tras las rejas]. Los grandes jefes rara vez son condenados. Aun si son capturados, generalmente pueden financiar formas de escapar, como contratando a los mejores abogados para evitar ser condenados a la pena de muerte. Esto no pasa sólo en Indonesia. Situaciones similares también sucedían en Inglaterra y otros países europeos antes de que abolieran este castigo. Lo que sigue es una tesis (completa con estadísticas) acerca de la ineficacia de la pena capital para combatir el tráfico de drogas. 

La profesora también cita un estudio llevado a cabo por los criminalistas Yingyos Leechaianan y Dennis Longmire, quienes demostraron que la pena de muerte es incapaz de resolver los problemas del tráfico de drogas en varios de los países del sureste asiático.  

Orbit Foundation, una fundación anti drogas conformada por ex-drogadictos, declaró que están en contra de la pena de muerte porque la mayoría de las veces aquellos que son condenados no son los verdaderos jefes de la operación. 

El blogger Candra Wiguna señaló que la pena capital en Indonesia no tiene un efecto disuasivo en lo que concierne al delito:

eksekusi terpidana mati di Indonesia dilakukan secara tertutup, tidak ada masyarakat yang menyaksikan secara langsung, pun tidak disiarkan media. Masyarakat hanya tau bahwa pelakunya sudah mati, itu saja. […] Bagaimana caranya memberi peringatan kepada calon kriminal akan sakitnya penderitaan ditembak ketika eksekusi penembakan itu tidak pernah ditunjukkan pada mereka? Hal ini tentu sulit dan tidak efektif. […] Sebelum beranjak ke hukuman mati, seharusnya kita menuntut agar pelaku divonis maksimal dulu, atau setidaknya kita bisa menuntut vonis maksimalnya ditambah..

En Indonesia, las ejecuciones no son públicas, el público y los medios no pueden presenciarlas ni transmitirlas. ¿Cómo puede ser que esto sirva para disuadir? Antes de elegir la pena de muerte, deberíamos pedir que el convicto reciba la condena máxima o que su sentencia sea extendida.

Wiguna agregó que el derecho a la vida y a defender la vida está protegido en la constitución de Indonesia, y, por lo tanto, la pena de muerte representa una violación hacia la misma.   

La Agencia Nacional Anti-Drogas (BNN) dijo que hay otros 66 prisioneros condenados a la pena de muerte. 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.