¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El bloguero egipcio Alaa Abd El Fattah condenado a cinco años de cárcel

Alaa Abdel Fattah in a cage at his hearing today. Photograph shared by @amirahoweidy on Twitter

Alaa Abdel Fattah en una jaula durante la audiencia del lunes 23 de febrero. Fotografía compartida por @amirahoweidy en Twitter

El lunes 23 de febrero, el destacado activista y bloguero egipcio Alaa Abd El Fattah, un icono de la revolución egipcia, fue condenado a cinco años de prisión por su presunta participación en una protesta y por “agredir a un policía y robarle su walkie-talkie”. También fue multado con 100.000 libras egipcias (13.000 dólares).

El veredicto se dictó pocos minutos después de que comenzase la audiencia y fue recibido con gritos de enfurecidos familiares y periodistas pidiendo el derrocamiento del régimen militar, que ahora controla Egipto.

Abd El Fattah es uno de los 25 acusados en lo que se conoce como el caso del Consejo de la Shura. Fue detenido por primera vez en relación con este caso el 28 de noviembre de 2013. El pasado mes de junio, fue condenado a 15 años en rebeldía y multado con 100.000 libras egipcias tras ser declarado culpable de atacar a un agente de policía y violar una ley antiprotesta de 2013 que prohíbe las manifestaciones no autorizadas. Según Mada Masr, que cita el sitio web de propiedad estatal Ahram Gate, están acusados de: “organizar una protesta no autorizada frente al Consejo de la Shura en El Cairo, atacar a un agente de policía, robar un walkie-talkie, vandalismo, agresión contra agentes de policía, bloquear la calle, abarrotar un lugar público y destruir propiedad pública”.

Tras un recurso interpuesto por sus abogados, Abd El Fattah fue remitido a un nuevo juicio en agosto de 2014. El 15 de setiembre de 2014, el juez presidente del tribunal se excusó del caso tras un incidente que tuvo lugar la semana anterior, en el cual la fiscalía presentó un vídeo en el que se veía bailar a Manal Hassan, la esposa de Abd El Fattah. El vídeo, obtenido del portátil de Hassan, que la policía confiscó y se llevó del hogar de la familia en noviembre de 2013 cuando Abd El Fattah fue arrestado, no guardaba relación alguna con su actividad política.

La saga volvió al punto de partida el 23 de febrero, con el nuevo juez dictando una sentencia de cárcel de cinco años contra Abd El Fattah y otro acusado, Ahmed Abdel Rahman, que pasaba cerca de la protesta y fue arrestado junto con Abdel Fattah, cuando socorría a unas chicas que estaban siendo acosadas por la policía. Abdel Rahman también fue sancionado con una multa parecida. Otros dieciocho acusados fueron condenados a tres años de prisión y tres años de libertad condicional, además de una multa similar.

Mohammed Aziz compartió un audio del veredicto (en árabe) y sus secuelas en SoundCloud aquí.

Según la periodista Sherine Tadros, que estaba en la sala del tribunal cuando se leyó el veredicto:

El tribunal estalla en gritos contra el régimen militar. Gritos. Llantos.

Y añadió:

Otro día en el tribunal de injusticia 

Abd El Fattah ha sido encarcelado o investigado bajo todos los jefes de Estado de Egipto que han gobernado durante su vida. En 2006, fue arrestado por participar en una protesta pacífica. En 2011, pasó dos meses en la cárcel, perdiéndose el nacimiento de su primer hijo, Khaled. En 2013, fue arrestado y detenido sin juicio durante 115 días. Y ahora se enfrenta a cinco años de cárcel. 

Abd El Fattah ha trabajado durante mucho tiempo en proyectos de tecnología y activismo político con su esposa, Manal Hassan. Proviene de una familia de importantes defensores de los derechos humanos. Su padre, el destacado abogado de derechos humanos Ahmed Seif El Islam, fue encarcelado en múltiples ocasiones bajo el régimen de Hosni Mubarak. Alaa estaba detenido cuando su padre falleció. Las hermanas de Abd El Fattah, Mona y Sanaa Seif, se han enfrentado a reprobaciones en relación con su activismo en los juicios militares del país. Sanaa Seif se encuentra actualmente en la cárcel cumpliendo una condena de tres años, también por presuntamente violar la polémica ley antiprotesta.

Justo antes de comenzar el juicio, la famosa escritora egipcia Ahdaf Soueif, que es tía de Abd El Fattah, tuiteó:

Nuestros pobres corazones, todos y cada uno de nosotros. Decenas de miles de corazones.

También compartió esta fotografía mostrando la reforzada seguridad en el tribunal:

Hoy, el doble de seguridad, con dos soldados al final de cada banco y una pareja de generales rondando.

Y añadió:

Están en la jaula. Creo que vi a @alaa y nos saludamos.

Los familiares lanzaban besos y hacían gestos con las manos a sus seres queridos, en jaulas con paneles acristalados, instalados para garantizar que no se oían entre sí. Laura Dean compartió esta fotografía desde dentro de la sala del tribunal: 

Familia y amigos lanzando besos y gesticulando a los detenidos del Consejo de la Shura, porque no pueden oír dentro de la jaula acristalada.

Pero no se permitió entrar a la audiencia a todos los periodistas ni familiares. Como informaba el periodista Omar Robert Hamilton:

La escena en el exterior del principal tribunal de Egipto. No se permitió entrar a familias y periodistas. El veredicto se acerca.

Lecciones de la sentencia de Alaa:

En los medios sociales, la condena de Abdel Fattah provocó gran indignación.

El egipcio Mina Fayek señaló:

La lección que ofrece la judicatura egipcia: puedes matar, torturar, oprimir, robar fondos públicos… pero si protestas vas a la cárcel.

Lobna Darwish añadió:

Enseñe a sus hijos que nunca deben defender la justicia; si ven a la gente intimidando a otros en la calle, pídales que se aparten hacia otro lado. Y Egipto será poderoso.

Hermas Fawzy advirtió:

Aquellos de ustedes que callan ante la injusticia, no crean que la maldición está lejos de ustedes

La bloguera libio-estadounidense Hend observó:

El derecho a manifestarse pacíficamente sigue siendo uno de los barómetros más significativos del autoritarismo gubernamental en el mundo árabe.

Y el activista y bloguero egipcio Ahmad Gharbeia se preguntaba:

¿Alguien que no sean los revolucionarios ha sido condenado desde 2011 en relación con la revolución?

A pesar de la “revolución”, los activistas continúan siendo castigados por su trabajo en un Egipto igualmente autocrático ─ un Egipto que ellos crearon al liderar las manifestaciones que pedían el derrocamiento del régimen anterior.

El caso del Consejo de la Shura ahora pasará al tribunal de casación, prolongando una saga agonizante que comenzó en noviembre de 2013.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.