¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La hija de Putin no puede seguir escondiéndose de Internet

Images edited by Kevin Rothrock.

Imágenes editadas por Kevin Rothrock.

El portavoz de Vladimir Putin, Dmitry Peskov, tuvo que contestar hace poco a una pregunta directa sobre la identidad de Katerina Tikhonova. Una mujer que se dice que es la escurridiza hija menor del Presidente. Esto es lo que dijo Peskov:

Я не знаю, кто это. Не могу это оценить, я не знаю. До сих пор много девушек выдавали за дочерей Владимира Путина.

No sé quién es. Soy incapaz de decirlo, no lo sé. Hasta el momento, muchas chicas se han hecho pasar por hijas de Vladimir Putin.

Así que, ¿cómo pudo el Secretario de prensa de Putin encontrarse en la situación de tener que contestar a preguntas sobre la hija de su jefe?

La historia empezó cuando el periódico RBC publicó una investigación el 28 de enero de un gran proyecto de desarrollo en Moscú estimado en más de 1.7 mil millones de dólares. La investigación de RBC desvela que una misteriosa persona llamada Katerina Tikhonova es la figura clave que está detrás del proyecto de construcción de un nuevo centro científico y tecnológico en la Universidad Estatal de Moscú.

Posteriormente, el periodista ruso Oleg Kashin, un prolífico tuitero y superviviente de un brutal ataque en 2010, ampliamente considerado como una retribucion a su trabajo, entró en la historia. En una publicación de su página web, Kashin identificó a Katerina Tikhonova nada más y nada menos que como la hija menor de Putin.

En la publicación, Kashin primero describe cómo últimamente Tikhonova ha empezado a aparecer más en público. Señala que Tikhonova asistió al Foro Económico Mundial en Davos, una acontecimiento de alto nivel para gente rica y poderosa en Suiza, con Kirill Shamalov, el director ejecutivo sustituto de la compañía energética rusa Sibur e hijo del oligarca ruso Nikolay Shamalov, un viejo amigo de Vladimir Putin. (Un conocido anónimo de la familia contó a la revista Bloomberg que Kirill Shamalov es el marido de Tikhonova).

Entonces, Kashin recuerda que una vez Putin dijo que su hija Katerina se llama así por su abuela, Ekaterina Tikhonovna Shkrebneva, y reflexiona sobre la razón por la cual el portavoz de Putin eludió la pregunta sobre Tikhonovna.

Seguidamente, Kashin señala el video de una mujer joven llamada Katerina Tikhonova bailando en un concurso de rock ’n’ roll acrobático patrocinado por los mismos intereses financieros que apoyan el megaproyecto de Moscú del que habla la investigación del RBC .

Finalmente, Kashin cita rumores del pasado verano en los que se contaba que una de las hijas de Putin dirigía el edificio de un nuevo centro científico y tecnológico en Moscú. 

Si lo juntamos todo, Kashin sostiene que las tres Katerinas, la bailarina, la mujer de negocios y la hija del presidente, son la misma persona. 

Siguiendo el post de Kashin, una fuente anónima próxima a los altos cargos de la Universidad Estatal de Moscú confirmó el 29 de enero a Reuters que Katerina Tikhonova es, en efecto, la hija de Vladimir Putin. Con esto, la historia se catapultó. 

Durante todos estos años que ha estado en el poder, Vladimir Putin se ha guardado muy bien los detalles de su vida privada. De hecho, las dos hijas de Putin, Katerina de 28 años y Maria de 29, nunca han concedido entrevistas a los medios de comunicación, y el Kremlin no ha publicado fotos de ellas como adultas.

Por lo tanto, no es de extrañar que esta historia haya atraído la atención de los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Quizá la parte de esta historia que más se ha comentado en las redes sociales han sido los movimientos de baile de Katerina Tikhonova.

La hija pequeña de Putin podría haberse convertido en el foco de atención de los medios de comunicación por la combinación de una investigación de la RBC, el ojo avizór de Oleg Kashin y la fuente anónima de Reuters. 

Por otra parte, el RBC es un periódico propiedad de Mikhail Prokhorov y, con los tiempos que corren, parece poco probable que un oligarca ruso se vaya a arriesgar a la ira de Putin por no tener su permiso para publicar una investigación de un proyecto que está siendo dirigido por su hija menor, cuya privacidad ha guardado Putin con tanto esmero. 

De todas formas, Katerina Tikhonova se ha convertido en una figura pública en su país. Y quién sabe a dónde la pueden llevar conexiones como las suyas en Rusia.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.