¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Residentes del Sinaí expulsados de sus hogares mientras las fuerzas egipcias combaten el “terrorismo”

A sign which reads: "No entry. Anyone entering this area will be shot." This sign was put up in Al Arish, Sinai, on January 31, according to @Cairotoday. Photo source: Twitter

El cartel reza: “No pasar. Se disparará a quien entre en esta área.” Este cartel se colocó fuera de los puestos de vigilancia en Al Arish, Sinaí, el 31 de enero, según @Cairotoday. Fuente de la foto: Twitter

El conflicto entre las fuerzas armadas egipcias y los grupos yihadistas en Sinaí alcanzó un nuevo nivel de violencia después que el jueves 29 de enero una serie de explosiones y disparos en la península causaran la muerte de 25 personas, tanto miembros de la fuerza de seguridad como civiles.

Los yihadistas que se hallaban en el área utilizaron coches bomba y proyectiles de mortero en el mayor ataque a la propiedad militar en el país desde el derrocamiento del anterior presidente egipcio, Mohamed Morsi. El Estado de Sinaí, un grupo yihadista previamente llamado Ansar Bayt Al-Maqdis (ABM), antes de que anunciaran su lealtad a ISIS, se atribuyó la autoría de los ataques en las ciudades de Arish, Rafah y Sheikh Zuweid en Sinaí en un comunicado publicado en su página de Twitter.

Los ataques iban dirigidos a un puesto de control y a un complejo militar de la brigada 101 en Arish, puestos de control y campamentos militares en Sheikh Zuweid, y dos puestos de control en Rafah. Según el comunicado, el ataque al complejo militar en Arish se llevó a cabo mediante tres coches bomba y dos suicidas infiltrados con bombas. El comunicado también afirmaba que en los ataques hubo aproximadamente 100 yihadistas involucrados. 

Según el periodista egipcio con residencia en Sinaí Muhamed Sabry, los civiles que vivían cerca de los cuarteles de seguridad que fueron atacados empezaron a abandonar sus hogares. 

Se ha visto como algunas familias abandonaban edificios residenciales de apartamentos situados junto a los cuarteles de seguridad que fueron atacados, después que fueran gravemente afectados por los acontecimientos. 

En un comunicado posterior a los ataques, el portavoz militar de Egipto declaró que los ataques fueron el resultado de ofensivas militares y policiales llevadas a cabo con éxito contra los terroristas y sus fuentes de financiación.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto (SCAF) emitió un comunicado al día siguiente. El presidente de Egipto, Abdel Fattah el-Sisi, acortó su visita a Etiopía el viernes con motivo de una cumbre de la Unión Africana para reunirse el sábado con el SCAF.

El-Sisi creó un nuevo comando conjunto para el área este del Canal de Suez y lo puso bajo el mando del mariscal Osama Rushdie Askar, según un comunicado emitido por el SCAF tras la reunión. 

En un discurso televisado en el que aparece de pie junto con un grupo de oficiales militares, el presidente el-Sisi responsabilizó de los ataques a la Hermandad Musulmana, grupo político que llegó al poder tras la revolución del 25 de enero hasta que fue derrocado en 2013, a pesar que el Estado de Sinaí se había atribuido la autoría.

El Estado de Sinaí, ABM e ISIS

El Estado de Sinaí fue anteriormente un grupo yihadista independiente conocido como Ansar Bayt Al-Maqdis (ABM, lo que podría traducirse como “Los partidarios de Jerusalén”). Este grupo perpetró una variedad de ataques, desde los sabotajes al gasoducto entre Israel y Egipto durante el periodo de transición en el que el SCAF estaba en el poder, hasta ataques a las tropas israelíes en la frontera con Egipto durante el mandato de Mohamed Morsi.

No hay registrado ningún ataque de ABM contra las fuerzas de seguridad de Egipto desde el derrocamiento de Mohamed Morsi el 3 de julio de 2013 hasta la masacre de Rabbaa el 14 de agosto de 2014, donde murieron cientos de manifestantes pro-Morsi. Un ataque aéreo acabó con la vida de cuatro miembros de ABM el 10 de agosto de 2014. Se redactaron informes contradictorios con respecto a si la huelga había sido llevada a cabo por el ejército egipcio o por Israel. Como represalia, ABM lanzó un cohete dirigido a Eilat, Israel. El misil fue interceptado por el sistema de defensa antimisiles de Israel.

ABM se ha atribuido la responsabilidad de varios ataques contra las fuerzas egipcias desde la masacre de Rabaa, incluyendo un intento de asesinato fallido contra Mohamed Ibrahim, el Ministro egipcio del Interior, el 8 de setiembre de 2013, y una serie de bombardeos en la ciudad fronteriza de Rafah que, tres días después, le había arrebatado la vida a seis soldados.

ABM anunció su lealtad a ISIS en un vídeo publicado en YouTube en noviembre. Antes de este anuncio, Reuters había reportado en setiembre que existía cierto nivel de cooperación entre ISIS y ABM.

La situación en el Sinaí

En agosto de 2012, el ejército egipcio inició una operación contra ABM y otros grupos militantes en la península después que una serie de ataques por parte de asaltantes desconocidos acabara con la vida de varios miembros de las fuerzas de seguridad de Egipto. Según un artículo de la BBC publicado en octubre del año pasado, “los residentes dicen que no se hace distinción entre militantes y civiles” en los esfuerzos de los militares contra los grupos armados en el Sinaí. 

El pueblo de Al Lafitat, en el noreste de la península, fue destruido en gran parte por el ejército. Según el sitio web de información y análisis regional Al-Monitor, un hombre llamado Suleiman explica una de las razones del aumento de grupos armados en el Sinaí. “El ejército combate el terrorismo mediante terrorismo o incluso creando terrorismo”, dijo refiriéndose a los bombardeos indiscriminados del ejército en Al Lafitat. El pueblo ha recibido “más de un centenar de proyectiles” en una semana.

Por otra parte, el ejército ha bloqueado sistemáticamente los sistemas de comunicación civiles durante sus operaciones en el Sinaí. Mediante la comparación del apagón de los sistemas de comunicaciones en el Sinaí por parte del ejército egipcio con la estrategia de Israel durante la ofensiva en Gaza, el galardonado bloguero y activista político Wael Abbas escribió:

Israel ataca Gaza pero no bloquea Internet… El Sinaí también es atacado, pero toda comunicación es obstruida y no sabemos qué está pasando allí. 

Durante su mandato, el ex presidente de Egipto Mohamed Morsi eligió una manera más diplomática de resolver los problemas en el Sinaí. En octubre de 2012, celebró una reunión con líderes tribales del Sinaí y les hizo una lista de promesas, que incluía un nuevo juicio para los residentes en el Sinaí que fueron condenados en rebeldía, así como el establecimiento de un marco jurídico que permitiría a los nativos del Sinaí adquirir terrenos en la península a precios bajos. Según Sky News Arabia, Morsi visitó el Sinaí dos veces en una semana en agosto de ese año. (La segunda visita tuvo lugar tras un ataque militante contra una base del ejército que dejó 15 soldados egipcios muertos.)

La operación militar actual no es el primer episodio de violencia que enfrenta la península del Sinaí. La península, hogar de 550,000 personas, ha sido la puerta de entrada para el comercio entre Asia y África a lo largo de los siglos, cambiando de manos varias veces. El área fue gobernada por el Imperio Otomano desde 1517 hasta el final de la Primera Guerra Mundial a principios del siglo XX, que fue cuando la península pasó a manos de Egipto. 

En 1967, Egipto perdió la península ante Israel en la Guerra de los Seis Días. Seis años después, Egipto lanzó una ofensiva en un intento por recuperar la península. Tras la firma de los acuerdos de Camp David en 1979, Israel aceptó devolver el Sinaí a los egipcios.

El área ha sido testigo de varios ataques en zonas turísticas durante los últimos años. En octubre de 2004, tres explosiones en tres zonas turísticas distintas acabaron con la vida de decenas de personas, la mayoría ciudadanos israelíes. Unos tres meses más tarde, al menos 88 personas murieron cuando explotaron varias bombas en Sharm El-Sheikh, destino popular en la costa del Mar Rojo. En abril del año siguiente, las bombas mataron a más de 23 personas en Dahab.

The Economist, en un artículo publicado en 2010, puso de relieve las campañas indiscriminadas de arrestos por parte del gobierno de Egipto en ese entonces, tras los bombardeos que habían tenido lugar con anterioridad. Se calcula que unas 3,000 personas fueron arrestadas, algunas de las cuales languidecían en prisión sin cargos. “La brutalidad de la campaña policial ha creado una sensación de amargura permanente, que estalló a principios de este año en forma de huelgas, protestas y ataques esporádicos contra edificios del gobierno”, decía el artículo.

El Sinaí ha sufrido durante décadas un sentido de separación del resto de Egipto. Según un informe realizado por International Crisis Group, organización sin ánimo de lucro para la prevención de crisis, publicado en 2007, “Sinai ha sido, a lo sumo, una región semiindependiente, con una identidad que difícilmente se puede asegurar que sea egipcia”. El informe analiza además la falta de implicación del gobierno egipcio en relación con el desarrollo de la península, afirmando que:

The government has not sought to integrate Sinai’s populations into the nation through a far-sighted program responding to their needs and mobilizing their active involvement [ . . . ] The government has done little or nothing to encourage participation of Sinai residents in national political life, used divide and rule tactics in orchestrating the meagre local representation allowed, and promoted the Pharaonic heritage at the expense of Sinai’s Bedouin traditions.

El gobierno no ha tratado de integrar a las poblaciones del Sinaí en la nación mediante un programa con visión de futuro que responda a sus necesidades y que estimule la participación activa […]. El gobierno ha hecho poco o nada para fomentar la participación de los residentes del Sinaí en la vida política nacional; en cambio, ha usado tácticas del tipo “divide y vencerás” en la orquestación de la escasa representación local permitida y ha promovido el legado faraónico a expensas de las tradiciones de los beduinos del Sinaí.

En abril, Wael Abbas criticó el continuo desprecio del gobierno egipcio hacia las demandas y necesidades de los habitantes del Sinaí mediante tuits satíricos sobre el Día de la Liberación Nacional del Sinaí, que conmemora la retirada total israelí de la península:

Día de la Marginación del Sinaí.

El ejército egipcio comenzó a establecer una zona de seguridad a lo largo de la frontera con Gaza, a través de la destrucción de cientos de hogares y forzando a más de 1,000 familias a abandonar la zona después de que un ataque de ABM el 24 de octubre de 2014 le arrebatara la vida a más de 30 miembros de las fuerzas de seguridad.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.